*

X

Biblioteca Pijama Surf: grandes obras del anarquismo (PDFs)

Por: pijamasurf - 12/27/2014

Una filosofía política que ha transitado por diversas definiciones y que por ello mismo no es sencillo caracterizar, pero qué mejor que sean sus obras las que hablen al respecto

anrHablar sobre una corriente de pensamiento político no es sencillo, sobre todo cuando esta es más bien antigua y a lo largo de la Historia ha seguido distintas ramificaciones hacia también distintas definiciones. Tal es el caso del anarquismo, que con ese y otros nombres puede encontrarse aun en las épocas más remotas de la humanidad. Es cierto que su consolidación teórica puede fecharse con precisión en el siglo XIX, ¿pero no podría decirse que el cinismo de Diógenes era también un poco anarquista? ¿Y qué decir de fantasías como la del Tristam Shandy de Laurence Sterne o incluso el Quijote de Cervantes? Puede parecer exagerado, pero ese deseo de vivir al margen de las normas y las instituciones, en la soberanía del individuo con un alto sentido del bien común, es el núcleo del anarquismo.

Críticamente se dirá que, en casi todos los casos, llevamos esas reglas sociales adondequiera que estemos porque es un componente importante de lo que nos estructura como sujetos. Sin embargo, por eso el anarquismo es tan seductor, porque una de sus vetas más estimulantes se dirige a la construcción del sujeto social. Para abolir al amo antes tenemos que dejar de ser siervos, dejar de pensar que hay un amo ahí en el Estado, en el Padre, en el Maestro, y descubrirnos como sujetos autónomos, que requieren de los demás, sí, pero no como si pidieran una gracia o un favor, sino en una relación más bien horizontal de cooperación y apoyo mutuo.

En términos muy generales, esa sería la búsqueda del anarquismo como filosofía política. Una filosofía con un fuerte componente libertario y también, por qué no decirlo, utópico.

 

¿Qué es la propiedad?, Pierre-Joseph Proudhon

 

Dios y el Estado, Mikhail Bakunin 

 

El único y su propiedad, Max Stirner

Memorias del subsuelo, Fiódor Dostoievski

 

Desobediencia civil, Henry David Thoreau

 

La zona temporalmente autónoma, Hakim Bey

 

También en Biblioteca Pijama Surf: Tres elogios: a la pereza, a la ociosidad y a la servidumbre voluntaria

Te podría interesar:

Cómo sería pasar un año en el lugar más frío y solitario del mundo (VIDEO)

Por: pijamasurf - 12/27/2014

Durante 10 años, el director neozelandés Anthony Powell documentó la vida en la Antártica para ensamblar su nuevo documental: "Antarctica: A Year On Ice"

zr9wi75de8wbdtjib3mo

Todo lo que podamos imaginar sobre la Antártida no se acerca ni un poco a como realmente se ve y se siente. Lo más seguro es que muy pocos de nosotros vayamos algún día, pero mientras tanto tenemos este documental llamado Antarctica: A Year on Ice del director neozelandés Anthony Powell. Nada de lo que se ha hecho hasta ahora sobre la Antártida (p. ej. Encuentros en el fin del mundo, de Herzog o The Thing, de John Carpenter) captura la experiencia de vivir allí, según el director.

Powell trabajó 10 años en el documental debido a todos los inimaginables problemas técnicos y médicos de filmar a -60ºC en inviernos de 6 meses donde nunca sale un rayo de Sol. En entrevista con io9, Powell habla de todas las cámaras que perdió en temperaturas extremas y cómo tuvo que recurrir a la tecnología más simple porque hay “menos cosas que puedan salir mal”.

También menciona la diferencia de “personas de verano y personas de invierno”. Él es de los que se va a la Antártida a pasar todo el invierno, pero para ello necesitas ser “del tipo introvertido”, dice. “Tienes que estar feliz con tu propia compañía y al mismo tiempo estar feliz en compañía de otros, y poder trabajar con otras personas. Pero definitivamente debes ser ingenioso e inventivo. Si algo se rompe, no puedes ir a la tlapalería de la esquina y comprar un repuesto. Tienes que arreglártelas con lo que tienes”.

sjmgkudzrojgjfugfkl2

Uno de los problemas físicos de pasar un invierno allá es el llamado síndrome T3 (abreviación de la hormona triyodotironina). Aparentemente es una de las cosas que promueve la regeneración y crecimiento de los tejidos. En condiciones de frío extremo, se desplaza del cerebro hacia sistemas más críticos como los músculos. El cerebro comienza a ir más lento con el tiempo. Así, la pérdida de memoria a corto plazo y la deficiencia cognitiva son algunos de los padecimientos de “las personas de invierno”.

Pero nada de lo anterior merma los espectáculos boreales y las millones de estrellas que se pueden apreciar prácticamente a cualquier hora del día (que siempre es noche). El siguiente es el tráiler del documental de Powell, lanzado el 28 de noviembre de este año.