*

X

3 drones de uso civil que son perfectos regalos para (espiar) esta Navidad

Por: pijamasurf - 12/08/2014

Si esperas lo suficiente, Amazon podría entregarte uno de estos tres drones hechos para uso civil directamente en la ventana de tu casa... ¡En tu cara, Santa Claus!
drone

"I see what you did there..."

 

Al igual que los smartphones, los drones son objetos de alta tecnología que engloban en unos pocos centímetros cúbicos un volumen de tecnología equivalente al total de la civilización humana... y ahora puedes comprarlos por Amazon.

Esta semana fueron presentados en el Consumer Electronics Show en Las Vegas muchos modelos de drones para uso civil. Equipados con cámaras de alta definición y capaces de ser comandados a través de una tablet, estas máquinas voladoras sin duda son el sueño húmedo de los fotógrafos del futuro y de los fanáticos de los gadgets trendy.

Esta Navidad, nada dice "Te quiero y quiero tomarte fotos desde el aire" como uno de estos tres modelos:

AR.Drone 2.0 Quadricopter Power Edition

1. AR.Drone 2.0 Quadricopter Power Edition

La nave insignia de los drones personales, este pequeño chico malo toma video a 720p de alta definición a 30 cuadros por segundo, y está equipado con lentes capaces de un ángulo de 92 grados. Puedes subirlo directamente a Youtube con un botón cuando te canses de volarlo durante los 36 minutos que dura su batería, además de pilotearlo desde un dispositivo iOS y Android. Su alcance es de 50m, viene con algunos juegos de realidad aumentada y se dice que un tipo incluso logró hackearlo para usarlo con Google Glass. Cómpralo aquí.

UDI U818A 2.4GHz 4 CH 6 Axis Gyro RC Quadcopter with Camera RTF Mode 2

2. UDI U818A 2.4GHz 4 CH 6 Axis Gyro RC Quadcopter with Camera RTF Mode 2

Su batería se recarga en 2 horas y puedes volarlo entre 7 y 9 minutos, a unos 30m de distancia. Fuera de eso, hace todo lo que se supone que debe hacer un drone: hacer que todos los que lo vean volando piensen: "¿Viene para vigilarme o para asesinarme?". Es uno de los drones más económicos disponibles.

DJI Phantom Aerial UAV Drone Quadcopter for GoPro

3. DJI Phantom Aerial UAV Drone Quadcopter for GoPro

Se trata de uno de los cuadracópteros más precisos para la dronáutica civil, gracias a que utiliza GPS para compensar la fuerza del viento. Nosotros tampoco entendemos muy bien cómo funciona, pero es increíble y serás la envidia de todos. Viene con un tren de aterrizaje con botón de emergencia para aterrizajes automáticos en condiciones difíciles y utiliza cuatro pilas AA. Tiene espacio para llevar a bordo los últimos modelos de cámaras GoPro (aunque no incluye ninguna), y el fabricante recomienda que los menores de 18 años no lo vuelen en interiores porque, bueno, eso sería estúpido. ¿Verdad?

Si no quieres/puedes comprarlo estas Navidades, no te preocupes: si esperas a que el servicio de entregas de Amazon vía drone sea una realidad, tu drone podría ser entregado vía drone. Un drone que entrega drones a domicilio, ¿entienden? Droneception.

En serio, tenemos que dejar morir esa broma.

Te podría interesar:

Esta aplicación registra automáticamente todo lo que ve y escucha tu teléfono durante el día

Por: pijamasurf - 12/08/2014

Tomar fotos y videos de manera automática y discreta sin agotar la batería de nuestros móviles ya es un hecho

Probablemente los smartphones sean el instrumento tecnológico más útil cuando de abusos de autoridad se habla. Tener a la mano una cámara de foto o video en el momento crucial de la arbitrariedad nos facilita evidenciar lo que no debe ser ignorado; nuestros teléfonos se han convertido en el testimonio de estos tiempos de crisis moral. Incluso a la hora de manifestarnos en las calles, filmar y retratar los acontecimientos resulta importante. No obstante, la batería de nuestros aparatos sigue siendo un problema al correr aplicaciones que devoran la energía en un corto periodo de tiempo.

Bajo estas nociones Jeff Myers, desarrollador de aplicaciones, ha diseñado Alibi, una app que registra constantemente los datos de localización de tu smartphone, enciende el micrófono automáticamente y toma fotos cada pocos segundos durante horas sin drenar significativamente tu batería. No muestra ninguna indicación de que algo se esté grabando; no hay notificaciones, no hay sonido o flash que delaten a la cámara, ni alguna otra alerta que dé señales del teléfono encendido. La aplicación está diseñada para ser una especie de "DVR para el teléfono"; se puede dejar encendido todo el día y guardar la última hora de lo registrado en cualquier momento. Después de 1 hora, el material grabado previamente se sobrescribe y se limpia a menos de que se indique que la información debe guardarse. Algo así como un artículo de espionaje de bolsillo.

Alibi

Aparentemente es una aplicación muy práctica y fácil de usar; sin embargo, la cuestión primordial del asunto es especular con qué fines sería utilizada por las personas. Myers dice que originalmente se diseñó para que los agentes de policía pudieran emplear sus teléfonos como una especie de cámara incrustada en sus cuerpos pero, en un gesto generoso por compartírsela al mundo, decidió ponerla a disposición del público en general. En su página web, la aplicación menciona su objetivo esencial: Alibi busca proporcionar evidencia de cualquier situación: de la arbitrariedad policíaca, la intimidación, los accidentes de vehículos, los altercados, las discusiones, el acoso laboral, las disputas legales, y mucho más. Por supuesto, no está demás imaginar que cualquiera podría usarla para grabar clandestinamente a otra persona con alguna intención enferma, un minucioso detalle que tal vez no se tomó en cuenta a la hora de lanzar al mercado este artículo de espionaje tan práctico que podría amenazar la intimidad de las personas.  

Retomando la parte positiva, esta aplicación también estaría resolviendo el problema de cualquier supratecnología que presuma calidad y novedad en sus aparatos móviles, pues la deficiencia principal de cada uno de ellos se centra en la batería y todo lo que no puedes hacer sin ella. Tal vez sea el momento de darnos cuenta que los programadores llevan la batuta del futuro en sus manos.