*

X

Visualizando la música de las esferas con luz (VIDEO)

Por: pijamasurf - 11/25/2014

La idea pitagórica que heredó Platón de un universo rítmico en el que todo tiene una vibración y está agrupado conforme a una armonía cósmica ha influido enormemente en el arte, la música y las matemáticas. En el caso de la música el concepto de la "música de las esferas", el sistema de cuerpos celestes cada uno con una octava, una quinta, una cuarta y un tono influyó también en Copérnico y Kepler, quienes creyeron encontrar en la física reflejos de este orden perfecto. El tiempo mismo era visto como una emanación de la geometría cósmica (una imagen proyectada de la eternidad).

Pitágoras había dicho: "Hay geometría en el zumbido de las cuerdas, hay música en el espaciado de las esferas". Esta poderosa idea que es también una imagen (idea e imagen son en el origen lo mismo: aquello que vemos es también aquello que nos hace ver), es ejecutada en la obra de instalación platónica Timée, de Guillaume Marmin, con la música de Philippe Gordiani, para el Centro de Investigación Astrofísica de Lyon.

En la oscuridad el espectador se enfrenta "a las revolución de las órbitas celestes", a la luz como cuerdas sutiles de una secreta armonía. El sonido y la luz, las estrellas como máquinas musicales, son intercambiables, vibración pura que se hace visible, geometría que se escucha.

Te podría interesar:

Biblioteca Pijama Surf: grandes obras del anarquismo (PDFs)

Por: pijamasurf - 11/25/2014

Una filosofía política que ha transitado por diversas definiciones y que por ello mismo no es sencillo caracterizar, pero qué mejor que sean sus obras las que hablen al respecto

anrHablar sobre una corriente de pensamiento político no es sencillo, sobre todo cuando esta es más bien antigua y a lo largo de la Historia ha seguido distintas ramificaciones hacia también distintas definiciones. Tal es el caso del anarquismo, que con ese y otros nombres puede encontrarse aun en las épocas más remotas de la humanidad. Es cierto que su consolidación teórica puede fecharse con precisión en el siglo XIX, ¿pero no podría decirse que el cinismo de Diógenes era también un poco anarquista? ¿Y qué decir de fantasías como la del Tristam Shandy de Laurence Sterne o incluso el Quijote de Cervantes? Puede parecer exagerado, pero ese deseo de vivir al margen de las normas y las instituciones, en la soberanía del individuo con un alto sentido del bien común, es el núcleo del anarquismo.

Críticamente se dirá que, en casi todos los casos, llevamos esas reglas sociales adondequiera que estemos porque es un componente importante de lo que nos estructura como sujetos. Sin embargo, por eso el anarquismo es tan seductor, porque una de sus vetas más estimulantes se dirige a la construcción del sujeto social. Para abolir al amo antes tenemos que dejar de ser siervos, dejar de pensar que hay un amo ahí en el Estado, en el Padre, en el Maestro, y descubrirnos como sujetos autónomos, que requieren de los demás, sí, pero no como si pidieran una gracia o un favor, sino en una relación más bien horizontal de cooperación y apoyo mutuo.

En términos muy generales, esa sería la búsqueda del anarquismo como filosofía política. Una filosofía con un fuerte componente libertario y también, por qué no decirlo, utópico.

 

¿Qué es la propiedad?, Pierre-Joseph Proudhon

 

Dios y el Estado, Mikhail Bakunin 

 

El único y su propiedad, Max Stirner

Memorias del subsuelo, Fiódor Dostoievski

 

Desobediencia civil, Henry David Thoreau

 

La zona temporalmente autónoma, Hakim Bey

 

También en Biblioteca Pijama Surf: Tres elogios: a la pereza, a la ociosidad y a la servidumbre voluntaria