*

X

Stephen King cree que el mundo se parece cada vez más a la visión totalitaria de Orwell (VIDEO)

Por: pijamasurf - 11/27/2014

La literatura y la política son formas con que los humanos aprovechamos las palabras para dar forma al mundo. Según el best seller Stephen King, el mundo tiene cada vez más la forma de una novela totalitaria y distópica

Un sobrio y feliz Stephen King fue entrevistado recientemente para el HuffPostLive para hablar de A Good Marriage, la adaptación fílmica de su novela homónica, y de su último libro, Revival. Aunque se le ubica frecuentemente en el rubro del terror, su visión del mundo no deja de lado el matrimonio indisoluble entre literatura y política, es decir, el estatuto de la palabra en el mundo de los símbolos.

Al referirse a la situación global y especialmente a la de Estados Unidos, el autor destacó su similaridad a 1984, la novela de George Orwell sobre un estado de vigilancia global que acaba con toda posibilidad de pensamiento autónomo.

"Es agotador ver que el mundo se parece más a la visión de 1984 de George Orwell, donde la guerra es una constante." King se refirió al desastroso papel que EU jugó en la desestabilización de Medio Oriente a principios del siglo XXI, con la administración de George W. Bush actuando como un irresponsable policía global.

Refiriéndose a las amenazas de grupos extremistas, el escritor explicó que E.E.U.U. había lidiado con Al-Qaeda como mejor pudo y luego siguió ISIS, y luego "vendrá alguno más". Sin embargo, a pesar de las amenazas, la solución militar sólo lleva a los estados totalitarios, como en la novela de Orwell: "Es imposible para nosotros desplegar tropas por todas partes. No podemos ser la policía del mundo".

¿Por qué los médicos dejaron de administrar orgasmos a las mujeres histéricas?

Por: pijamasurf - 11/27/2014

La estimulación del clítoris era indicada en el tratamiento de la histeria por parte de la medicina occidental hasta hace 100 años

hysteria-patient

 

Por más escandaloso que parezca, hasta hace poco más de 100 años algunos doctores trataban a ciertas mujeres con estimulación manual del clítoris. Orgasmos eran administrados a mujeres a las que se les diagnosticaba con el misterioso cuadro de "histeria" (un diagnóstico que se remonta a Hipócrates). 

Rachel Maines habla sobre esta extraña práctica en su libro The Technology of Orgasm, la cual no era considerada como algo sexual, ya que el razonamiento consistía en que "al no haber penetración, entonces no había sexo". El tratamiento era indicado para detener una especie de fiebre. Así la frialdad médica que, sin embargo, tenía la calidez táctil para brindar el servicio de estimular el clítoris de las mujeres para combatir su histeria. Existen reportes de casos de estimulación orgásmica desde el siglo XVI.

La razón por la cual esta práctica fue descontinuada, según Maines, no tiene que ver con que los orgasmos hayan sido desacreditados como un tratamiento científico para la histeria, sino simplemente con la aparición en el mercado de los vibradores, los cuales se volvieron de uso común en casa en los años 20 e hicieron que los médicos consideraran su antiguo tratamiento como pornográfico. Fue hasta 1957 que los manuales de diagnóstico dejaron de incluir a la histeria.

Evidentemente, esta práctica revela cómo en 100 años ha habido verdaderamente una revolución en cuanto al conocimiento científico de la sexualidad (algo que antes era limitado por la religión). Por otro lado, más allá del sexismo primitivo de agrupar bajo un diagnóstico vago e impreciso a las mujeres histéricas, es un atisbo temprano también de la importancia de la sexualidad para la salud. Algo que hoy en día ha sido asimilado en diferentes ámbitos del conocimiento, particularmente a partir del trabajo de Freud (si bien el orgasmo femenino sigue mistificando a propios y extraños). Por cierto, relata Maines, Freud, el psiconaalista que "no sabía lo que querían las mujeres" no era muy bueno aplicando este tratamiento, por lo que encontró una causa alternativa para la histeria, la cual trataba hablando y ya no masturbando a las mujeres en terapia.