*

X

¿Sientes que tu cerebro no funciona muy bien? Un virus podría estar haciéndote estúpido

Salud

Por: pijamasurf - 11/15/2014

40% de las personas podría ser portador del Clorovirus ACTV-1, el cual disminuye la capacidad cognitiva de hombres y ratones (y tal vez explica muchas cosas sobre la realidad que te rodea)

stupid

No, no se trata de la progresiva degradación intelectual de nuestra civilización infectada por los programas de reality, la cultura de las celebridades (y lo "viral"), el amor por la comida chatarra, los juegos de futbol y los juegos para matar el tiempo en "smartphones" (el nombre de estos aparatos es cuestionable) o algún otro virus memético. Científicos han hallado un virus que afecta la cognición humana, el cual previamente se creía que sólo infectaba a ciertas algas de la familia clorela (Chlorella).

El clorovirus ACTV-1 forma parte del viroma orofaríngeo de los seres humanos y, según la investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de John Hopkins y la Universidad de Nebraska, produce alteraciones en la función cognitiva de humanos y roedores. La mucosa humana contiene una enorme cantidad de microorganismos, muchos de ellos inofensivos, otros benéficos y otros más, patógenos; a ellos se suma el clorovirus, el cual fue identificado en 40 de 92 humanos de diferente extracción poblacional a los  que se les tomó una muestra de mucosa. 

Los investigadores señalan que este virus afecta la expresión de ciertos genes, la memoria, la coordinación motriz y el sistema inmune (una disminución de 10% de capacidad, lo que se confirmó también después de inyectar el virus a ratones). No se tiene evidencia de que el virus sea contagioso (¿la estupidez es contagiosa?). Se cree que probablemente el virus infecte a otro microorganismo y de esta manera llegue a la garganta del ser humano. Posiblemente la infección humana sea un efecto colateral en la verdadera guerra por el control de este planeta, que lleva más de 3 mil millones de años: los virus vs. las bacterias.

Decir que casi 40% de las personas de este planeta son portadores de este virus sólo después de este estudio sería excesivo --falta mucha información para poder arriesgar una aseveración de ese peso (¿sería estúpida? ¿sería el virus hablando?). Es un poco reduccionista pensar que este virus es responsable del nivel intelectual de nuestra civilización, cuando existen innumerables virus y bacterias y demás microorganismos en el microbioma humano que afectan nuestra cognición (y por supuesto "virus" informativos, como es cualquier programa cultural). Por ejemplo, el parásito Toxoplasma gondii, el cual habita comúnmente en los gatos, puede ser la causa de ciertas enfermedades mentales y cambios en la población bacteriana han sido asociados con la depresión y el autismo; pero también bifidobacterias y lactobacilos son vitales en la producción de ciertos neurotransmisores que se generan en el intestino (donde el ser humano tiene un "segundo cerebro") y el consumo de probióticos ha sido asociado con un mejor funcionamiento cognitivo.  Por otro lado, si miras a tu alrededor, una vez que la idea misma de que este virus puede ser casi ubicuo te ha infectado, el clorovirus podría explicar muchas cosas. Además de ser una buena excusa para actos fallidos: "No fui yo, fue el virus". O un buen recurso para el comentario político: "los gobernantes de ese país parecen tener un alto índice de clorovirus ACTV-1"; se ha desatado una "epidemia de la gripe del alga". Al final, lo más interesante de esto es que el "yo" individual en realidad no existe o es un colectivo formado por miles de millones de microorganismos que usan al cuerpo "humano" para perpetuarse.

Y tú, ¿sientes el virus dentro de ti?

 

Hermana del Primer Ministro de Francia superó adicción a la heroína con ayahuasca

Salud

Por: pijamasurf - 11/15/2014

Giovanna Valls narra en su libro "Aferrada a la vida" su viaje de sanación a la selva amazónica, donde obtuvo las herramientas para combatir una larga y desgarradora adicción a la heoína
[caption id="attachment_88338" align="aligncenter" width="575"]La-hermana-del-nuevo-primer-mi_54404632043_54028874188_960_639 Giovanna Valls en su casa en Barcelona. IMAGEN: LA VANGUARDIA[/caption]

En la última década ninguna sustancia psicodélica ha crecido más en popularidad y en interés que la ayahuasca, el milenario brebaje amazónico. En medio de una incipiente industria del turismo psicodélico, películas de Hollywood y artistas que la promueven y promesas de visiones divinas y sanaciones milagrosas, hay algo que parece contundente más allá del "hype": la ayahuasca es una herramienta poderosa para tratar las adicciones. Junto con la ibogaína, es posible que no existe una sustancia y un método más efectivo en la actualidad para tratar la patología desarrollada por el abuso de drogas y las condiciones mentales que la acompañan. La evidencia sigue apilándose: aquí pueden consultarse algunos estudios con resultados positivos; Gabor Maté, uno de los expertos en adicciones más reconocidos del mundo, considera que la ayahuasca puede "revolucionar" el tratamiento de las adicción y desde hace años ha realizados retiros con este fin; el etnobotánico Dennis McKenna cita estudios en los que se muestra que las personas que ingieren ayahuasca frecuentemente tienen niveles más altos de serotonina, un neurotransmisor cuya deficiencia suele estar involucrada en la depresión. A esto se suma el caso de Giovanna Valls, la hermana del actual Primer Ministro de Francia.

Giovanna Valls tuvo una larga adicción a la heroína; logró interrumpirla pero se reenganchó a los 38 años de edad cuando vivía en Barcelona. Su adicción le hizo contraer VIH, hepatitis C y le costó varios viajes a prisión. Después de tocar fondo, según narró en la Conferencia Global de Ayahuasca en Ibiza este año, un doctor le aconsejó viajar a Brasil en búsqueda de la medicina de la ayahuasca (palabra que significa "viña de la muerte").

Durante su tratamiento, Vall cuenta que tomaba ayahuasca una o dos veces por semana “siempre con un control, siguiendo un ritual e integrándolo en la experiencia”, y en la actualidad la sigue tomando con periodicidad mensual: “La ayahuasca me ayuda a encontrar herramientas para seguir luchando; gracias a esta sustancia he aprendido a abrirme, a tolerarme a mí misma, y la uso como una herramienta de crecimiento personal”. Valls habla de la sustancia como "una inteligencia que debe respetarse" y enfatiza la importancia de la guía y el contexto ceremonial, el famoso "set and setting" que notó el Dr. Tim Leary.

Sus experiencias luchando con las drogas son narradas en el libro Aferrada a la vida, publicado en español, celebrado como un valiente testimonio que busca trazar un puente de empatía y recursos para personas que sufren este profundo conflicto psicopatológico. Advierte, sin embargo, que "hay que ser muy cauteloso: yo no soy nadie para dar consejos, sólo expongo lo que me ha servido a mí".

Cuando se le pregunta sobre si su experiencia podría influir en su hermano Manuel Valls y posiblemente llevarlo a legalizar el consumo medicinal de la ayahuasca u otras plantas psicodélicas, Giovanna marca su distancia, aunque afirma que Manuel --quien no le ayudó especialmente mientras luchaba con su adicción--  ha leído su libro y se ha mostrado conmovido.