*

X

Si el reloj es la respuesta, ¿cuál es la pregunta? Hora de (re)flexionar el tiempo colectivo

Por: Javier Raya - 11/16/2014

Un reloj no es un instrumento para medir la Historia, sino una herramienta capaz de medirse a sí misma hasta límites inverosímiles
clock

Reloj atómico

 

Nuestra experiencia del paso del tiempo es una construcción fascinante y compleja; sin embargo, para la física cuántica es sólo un añejo punto de partida: una más de las coordenadas cuyas hipótesis se desestabilizan y desmadejan una por una. Pero uno de los científicos que entienden el tiempo mejor que nadie es el guardián del reloj (¡vaya cargo!) de los Estados Unidos, Tom O'Brian.

O'Brian es el operario de una de las máquinas más sofisticadas jamás construidas, que impresiona tanto por la precisión de su función como por la sencillez de la misma: es uno de los relojes atómicos más precisos del mundo, sólo amenazado por el de Andrew Ludlow, que puede compensar incluso cambios gravitacionales.

En opinión personal de O'Brian, "el tiempo es un constructo humano", "una manera de poner algún tipo de orden en este universo fascinante y complejo a nuestro alrededor".

El reloj de O'Brian utiliza átomos de cesio para contar 0.0000000000000001 de segundo a la vez. Su precisión es tal que si se le hubiera echado a andar hace 300 millones de años, mucho tiempo antes de la aparición de los dinosaurios, el reloj no se habría descalibrado.

¿Pero qué tiempo marca realmente el reloj, este reloj o cualquier reloj?

aztec

Calendario azteca

 

Jun Ye, uno de los científicos que construyó el reloj de estronio de Boulder, Colorado, afirma que este es capaz de llevar correctamente la cuenta del tiempo por 5 mil millones de años. "Es más o menos la edad de la Tierra. Nuestra meta es tener un reloj que, durante toda la edad del universo, no pierda un segundo".

Y es que, en cuestión de relojes, todas nuestras opiniones parecen desfasadas, a destiempo. Incluso podríamos decir que la búsqueda por llevar la cuenta del tiempo tiene lindes religiosos-trascendentes que hay que recalcar. Pensemos que algunas de las más increíbles creaciones de la antigüedad fueron calendarios y sistemas para contabilizar el tiempo, para fijar la materia huidiza en acumulación de instantes concretos: segundos, minutos, días, años, siglos, milenios, eras, eones, dioses.

Micah Hanks ha considerado incluso la posibilidad de que estas piezas de relojería magistral puedan contradecir nuestra idea de un tiempo homogéneo, permanente, inmutable. Los relojes atómicos son los más precisos de su tipo, una cumbre de la tecnología, pero no pueden hacer sino medir su propio funcionamiento.

Un reloj es un instrumento que se mide a sí mismo. Que puede medirse a sí mismo con infatigable precisión, pero que --fuera de permitirnos sincronizar nuestros relojes con los de todos los demás, reproduciendo con finalidad la misma ilusión de experiencia colectiva a través del calendario-- nunca podrá decirnos qué es el tiempo, ni cómo funciona.

Un reloj, aun el más avanzado del mundo, parece destinado para decirnos desde los más disímiles puntos de vista --religiosos, iniciáticos, científicos-- la respuesta a la pregunta qué hora es. No es tarea menor.

Twitter del autor: @javier_raya

Te podría interesar:

#YaMeCansé: ciudadanos convocan a que México manifieste su hartazgo

Por: pijamasurf - 11/16/2014

#YaMeCanse es una iniciativa que invita a manifestarse por medio de guerrilla creativa en las ciudades

Screen Shot 2014-11-13 at 8.17.13 PM

Durante las últimas semanas México ha estado sumergido en un trance vigoroso: hartazgo, tristeza, rabia e indignación son sólo algunos de los ingredientes que componen la historia inmediata de México, tras los eventos que involucraron el secuestro y presunto homicidio de 43 estudiantes en una acción coordinada entre policías municipales y sicarios del crimen organizado, que aparentemente fue ordenada por el propio alcalde del poblado donde ocurrió, Iguala, en el estado de Guerrero. 

El perturbador acontecimiento, aunado a años de violencia desbordada e incontables problemáticas que el país acarrea históricamente, desató una ola de protestas y manifestaciones que sugieren la posibilidad de que, finalmente, los mexicanos ya no estén dispuestos a seguir tolerando la corrupción e ineptitud de sus gobernantes. Dentro de este contexto, el Procurador General, el Sr. Murillo Karam, advirtió "estar cansado" de los reclamos que los padres de los 43 estudiantes le han venido haciendo y, sin desearlo, terminaría acuñando una de las frases de descontento popularizado más recurrentes: #YaMeCansé.

Este término también da nombre a una reciente iniciativa que invita a colaborar en una acción colectiva de denuncia:

Nos faltan 43, antes de ellos fueron miles y no queremos que falte NADIE más. Ya nos HARTAMOS, Sí. Por eso, cualquier acción que ayude es bienvenida. Súmate a esta siguiendo las instrucciones que verás debajo.

¿Harto de tanta violencia?

1) Descarga la imagen que verás abajo e imprime la pancarta (descargar aquí).

2) Localiza en tu ciudad un ícono de la paz que represente los derechos que nos merecemos.

3) Haz lo que tengas que hacer y compártelo en tus redes usando #Todosconayotzinapa #YaMeCansé o #AccionGlobalporAyotzinapa.

¿Un ejemplo? Ve debajo.

tumblr_nezpnyN85T1u3x2ejo1_1280

 

* Más info, aquí.

México se encuentra, justificadamente, en un estado de shock. Y si bien no necesariamente es claro lo que se tiene que hacer en estos momentos para contribuir o forzar un cambio urgente, al menos pareciera que la única opción inadmisible es no hacer nada.