*

X

¿Sabías que la última imagen que registran tus ojos antes de morir se queda impresa en tu retina?

Por: Javier Barros Del Villar - 11/07/2014

La optografía es un método científico que permite registrar la última imagen que observamos y que queda impresa en nuestra retina

Suren-Eye-Photography

¿Qué ocurre con la última imagen que registramos antes de morir? ¿Nos acompaña al otro lado? ¿Tiene algún valor simbólico? Si pudieras decidir cuál fuera esta ¿elegirías una imagen de tu seres queridos, un exuberante escenario o algún cliché visual, tipo un amanecer en la playa?

Estas son algunas de las inquietas interrogantes que terminas nutriendo tras una breve reflexión sobre el tema. La muerte, al menos a nivel racional, es un evento aún repleto de misterios. La determinación de este acto, quizá el más tajante de todos, y sus implicaciones biológicas, emocionales, sociales y culturales, hacen de la muerte una especie de jardín indomable –un entramado laberinto de apacibles helechos al cual paradójicamente se nos ha enseñado a temer–.

Abb.3

La optografía es una disciplina dedicada a desvelar aquellas últimas imágenes que registramos, las cuales aparentemente quedan impresas en nuestra retina. Popularmente se apunta a Wilhelm Friedrich Kühne como el precursor pues en 1881, tras dar muerte a una rana en su laboratorio y examinar sus ojos logró distinguir la figura, impresa en su retina, de unos mecheros, curiosamente lo último que habría registrado el animal. Casi un siglo después, el fotógrafo británico M. Warner capturó la imagen de un becerro pocas horas después de haber sido muerto en el matadero. Mientras analizaba la fotografía resultante, notó que en los ojos del animal se mostraba el reflejo de un suelo de concreto, por cierto la última superficie que este había registrado visualmente. 

El video The Last Thing They Ever Saw explica a detalle por qué ocurre este fenómeno. Al parecer para que se preserve la última imagen captada por una persona antes de dejar de respirar, el único requisito es que cierre los ojos al momento de su muerte –lo cual recuerda al movimiento del obturador en una cámara, con los párpados actuando como uno–. En el último minuto de este video, el cual sólo se encuentra en inglés y sin subtítulos, se muestran algunos ejemplos optográficos. 

PrŠpariertes Kaninchen-Optogramm mit Schachbrettmuster.

Si bien desde una perspectiva científica el destino práctico de esta disciplina apunta hacia su utilidad para la medicina forense, más allá de sus posibles usos prácticos, la optografía presume una esencia notablemente lírica –de daguerrotípica estética–. Y es que no sólo el simple fenómeno puede detonar un increíble flujo de especulaciones imaginarias y coqueteos poéticos; también podrían estas imágenes convertirse en una especie de souvenir de culto o reliquia sentimental, ante la posibilidad de archivar físicamente la última imagen de un ser querido –en sintonía con las prácticas victorianas que incluían fotografías familiares con integrantes ya muertos que eran incorporados, simulando su vigencia biológica, para que la muerte no los dejase "fuera de la foto".

Respecto a una de las interrogantes con las que comenzamos este texto, si pudieras decidir la última imagen que registraran tus ojos, ¿cuál sería?, en lo personal creo que optaría por ver a los ojos a mi muerte. Y ahora que sé que podría quedar documentada esta visión, me regocijo con la posibilidad de que este cruce de miradas generara una dinámica similar a la que se suscita cuando colocas un espejo frente al otro, es decir, en mi optografía quedaría plasmado lo último que vio la propia muerte y que quedó impreso en su retina. Pero eso ya lo veremos.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

 

 

Te podría interesar:

La estrella porno intelectual que viaja por Estados Unidos pregonando el comunismo

Por: pijamasurf - 11/07/2014

Colby Keller se ha hecho una reputación de "estrella porno intelectual". Y es que raras veces la conciencia antisistémica y la pornografía dura se complementan conscientemente...

colby

Colby Keller mide 1.87 y pesa 90 kilos. Se graduó en Antropología y tiene una maestría en bellas artes, además de ser aficionado a los libros de arte y la genética. Alguna vez trabajó en política en Washington: un set de porno parece más limpio que el Capitolio. Su blog, BigShoeDiaries, tiene millones de lectores. Es comunista. También es una de las estrellas porno gay más importantes de los últimos años. Tal vez lo hayas visto en Gay of Thrones (NSFW).

Luego de abandonar sus posesiones terrenales, Keller emprendió una campaña de Indiegogo para comprar una camioneta, una cámara y suficiente combustible como para viajar por todo Estados Unidos y realizar 50 filmes eróticos, uno por estado, además de las provincias de Canadá. Esta semana se requieren modelos en Phoenix.

Pero Keller no se ve a sí mismo ni a su cuerpo como una propiedad o un objeto fetichizado; tampoco se define con respecto a la profesión: "Eso es lo que hace el capitalismo: sólo puedes justificar tu identidad a través de tu profesión, lo cuál es una idea opresiva", declaró en una entrevista.

Al llegar a Washington D.C. y explorar su fascinación por la política, se dio cuenta de que:

Mi jefe era un personaje fascinante, profundamente contradictorio: miembro importante de la primera administración Bush, miembro de Patronato y un homosexual de clóset al que le gustaba el sexo sucio. Uno se da cuenta en la política de que se trata de un horrible fraude, y que la democracia no funciona. No funciona. Los únicos beneficiados de ella son los super ricos. Tienes que venderle tu alma al diablo para obtener un pequeño pedazo de algo, y es terrible. Y crea mucha autodepreciación.

La pornografía dura y la crítica antisistémica no suelen ir de la mano a menudo. Sin embargo, como bien sabía Walter Benjamin, no existe afuera del capitalismo. Por eso, Keller espera que su van y sus videos cachondos filmados en cada estado de EE.UU. sean una especie de resistencia desde el comunismo: "Me considero comunista: encontrar espacios donde el comunismo existe o donde puedes crearlo con otros. No será perfecto, y pienso que este proyecto va a enfrentar muchas de estas complicaciones. Pero yo también. Puedes enfrentarlo o ignorarlo, y eso no ayuda".