*

X

Por qué salir a caminar con tus amigos al bosque es lo mejor que puedes hacer para tu salud

Salud

Por: pijamasurf - 11/23/2014

Un fácil y potente coctel para la salud moderna que combina el prana de la naturaleza, el ejercicio y la distensión mental de la caminata y los neurotransmisores de bienestar que generan los lazos grupales

Fall-Hiking-800x482

Sabíamos, por estudios previos, que salir a caminar al aire libre nos revitaliza tanto como tomar una taza de café (y sin el bajón subsecuente). Y la sabiduría milenaria de grandes artistas y filósofos nos dice que caminar es el mejor estimulante para el pensamiento (muchas de las grandes ideas de la humanidad surgieron en una caminata). Pero el ingrediente que faltaba era hacer esto con un grupo de amigos --quizás no para tener ideas trascendentales, pero sí para maximizar el efecto saludable.

Recientemente la Universidad de Michigan informó sobre los resultados de un estudio, publicado en la revista Ecopsychology, en el que las caminatas grupales mostraron bajar significativamente los niveles de depresión y estrés y aumentaron la salud mental y el bienestar.

Salir a caminar es algo accesible, de bajo riesgo y bajo costo, que puede servir como un poderoso ejercicio para combatir el estrés si se combina con un escenario natural dentro de un grupo. Nuestra investigación muestra que algo tan sencillo como unirte a un grupo de caminatas al aire libre no sólo mejora las emociones positivas de un individuo sino que provee una alternativa no farmacológica para condiciones tan serias como la depresión.

Lo interesante de este caso es sumar el elemento de socialización al ejercicio físico y al contacto con la naturaleza. Los efectos positivos de ser parte de una comunidad no deben ser desestimados. Existen varios estudios (como este y este otro) que sugieren que la comunicación, la intimidad y el afecto propios de las comunidades o de las amistades cercanas tienen mayor injerencia en la salud que los hábitos alimenticios o el ejercicio. Tal vez porque, como sugiere Howard Bloom, más que individuos somos extensiones de un superorganismo colectivo.

Si a esa caminata, llenándote de la medicina verde de los valles y árboles que respiras, le sumas un momento de meditación (sobre alguna roca especial, al lado de un árbol en flor o tocado por los rayos del Sol) entonces, amigo, tienes ahí una infalible receta para combatir el trajín cotidiano que te deprime y salirte de los confines de la maquinaria opresora de la urbe de concreto que llevas contigo en la mente.

 

Hermana del Primer Ministro de Francia superó adicción a la heroína con ayahuasca

Salud

Por: pijamasurf - 11/23/2014

Giovanna Valls narra en su libro "Aferrada a la vida" su viaje de sanación a la selva amazónica, donde obtuvo las herramientas para combatir una larga y desgarradora adicción a la heoína
[caption id="attachment_88338" align="aligncenter" width="575"]La-hermana-del-nuevo-primer-mi_54404632043_54028874188_960_639 Giovanna Valls en su casa en Barcelona. IMAGEN: LA VANGUARDIA[/caption]

En la última década ninguna sustancia psicodélica ha crecido más en popularidad y en interés que la ayahuasca, el milenario brebaje amazónico. En medio de una incipiente industria del turismo psicodélico, películas de Hollywood y artistas que la promueven y promesas de visiones divinas y sanaciones milagrosas, hay algo que parece contundente más allá del "hype": la ayahuasca es una herramienta poderosa para tratar las adicciones. Junto con la ibogaína, es posible que no existe una sustancia y un método más efectivo en la actualidad para tratar la patología desarrollada por el abuso de drogas y las condiciones mentales que la acompañan. La evidencia sigue apilándose: aquí pueden consultarse algunos estudios con resultados positivos; Gabor Maté, uno de los expertos en adicciones más reconocidos del mundo, considera que la ayahuasca puede "revolucionar" el tratamiento de las adicción y desde hace años ha realizados retiros con este fin; el etnobotánico Dennis McKenna cita estudios en los que se muestra que las personas que ingieren ayahuasca frecuentemente tienen niveles más altos de serotonina, un neurotransmisor cuya deficiencia suele estar involucrada en la depresión. A esto se suma el caso de Giovanna Valls, la hermana del actual Primer Ministro de Francia.

Giovanna Valls tuvo una larga adicción a la heroína; logró interrumpirla pero se reenganchó a los 38 años de edad cuando vivía en Barcelona. Su adicción le hizo contraer VIH, hepatitis C y le costó varios viajes a prisión. Después de tocar fondo, según narró en la Conferencia Global de Ayahuasca en Ibiza este año, un doctor le aconsejó viajar a Brasil en búsqueda de la medicina de la ayahuasca (palabra que significa "viña de la muerte").

Durante su tratamiento, Vall cuenta que tomaba ayahuasca una o dos veces por semana “siempre con un control, siguiendo un ritual e integrándolo en la experiencia”, y en la actualidad la sigue tomando con periodicidad mensual: “La ayahuasca me ayuda a encontrar herramientas para seguir luchando; gracias a esta sustancia he aprendido a abrirme, a tolerarme a mí misma, y la uso como una herramienta de crecimiento personal”. Valls habla de la sustancia como "una inteligencia que debe respetarse" y enfatiza la importancia de la guía y el contexto ceremonial, el famoso "set and setting" que notó el Dr. Tim Leary.

Sus experiencias luchando con las drogas son narradas en el libro Aferrada a la vida, publicado en español, celebrado como un valiente testimonio que busca trazar un puente de empatía y recursos para personas que sufren este profundo conflicto psicopatológico. Advierte, sin embargo, que "hay que ser muy cauteloso: yo no soy nadie para dar consejos, sólo expongo lo que me ha servido a mí".

Cuando se le pregunta sobre si su experiencia podría influir en su hermano Manuel Valls y posiblemente llevarlo a legalizar el consumo medicinal de la ayahuasca u otras plantas psicodélicas, Giovanna marca su distancia, aunque afirma que Manuel --quien no le ayudó especialmente mientras luchaba con su adicción--  ha leído su libro y se ha mostrado conmovido.