*

X

La telepatía como método de sanación (o programación masiva)

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/12/2014

La ciencia empieza a descubrir diferentes aplicaciones para la telepatía electrónica; algunas de ellas podrían usar la transmisión de señales directamente al cerebro para sanar o controlar la mente

telap

Recientemente, un grupo de investigadores logró transmitir una serie de señales de un cerebro a otro usando una conexión a internet y unos aparatos de estimulación transcraneal. Los sujetos estaban a 1.5km de distancia pero sus cerebros interactuaron directamente: uno de ellos, el emisor, controlando los movimientos de la mano del otro sujeto, el receptor. Este experimento es considerado por la ciencia establecida la primera transmisión directa de cerebro a cerebro (aunque ciertamente, existe evidencia para argumentar que la telepatía ocurre entre humanos sin la necesidad de una interfaz tecnológica).

Uno de los científicos que realizaron el estudio, Andrea Stocco, señaló: "Creemos que sería valioso explorar la idea de que puedes ayudar al proceso de recuperación literalmente transmitiendo las ondas cerebrales de un cerebro sano a un cerebro que ha sido dañado". Esto es lo más fascinante del estudio, la posibilidad de sanar, transformar o entrenar cerebros transmitiendo directamente los estados mentales de otros cerebros, o incluso estados mentales diseñados en el laboratorio. Sabiendo que el cerebro humano tiene una enorme neuroplasticidad, el potencial de cambio y amoldamiento es enorme. Se abre la puerta de una terapia telepática para tratar enfermedades mentales, pero también, en la conexión entre el cerebro y otras partes del cuerpo, como es el llamado "axis-cerebro-intestino", efectuar cambios en el funcionamiento de distintos órganos y asistir la recuperación de todo tipo de procesos inflamatorios. Para esto, sin embargo, antes se debe experimentar con la capacidad de ciertos estados cerebrales o "neurofirmas", medidas en ondas cerebrales, para detonar la producción de neurotransmisores y hormonas para luego formar un mapa neural que pueda ser transducido al territorio de la comunicación molecular.

La telepatía ya ha sido anteriormente vislumbrada como un instrumento para efectuar cambios sociales. El filósofo utopista Sri Aurobindo sugirió la posibilidad de utilizar una "empatía a distancia" para que las personas pudieran interiorizar ciertos valores considerados positivos por la sociedad, de tal forma que no fuera necesaria la constricción externa o el uso de la fuerza para implementar la ley. Tristan Gulliford escribe sobre la visión de una aldea global telepática:

Puedo imaginarme un mundo en el que se enseña y estimula a los niños desde el nacimiento para que desarrollen sus capacidades psíquicas en términos de telepatía, sueños, etc. Si estos programas educativos fueran exitosos una base común de pensamiento podría lograrse, tal vez como el concepto de Aurobindo de la Supermente directamente manifiesta y utilizarse como el principal método de comunicación. La escritura y los textos se convertirían en secundarios ante la experiencia directa de la transmisión telepática. Dentro de esta  superestructura mental, la verdadera democracia, el autogobierno, etc., fácilmente podrían desarrollarse.

Antes de sonar las campanas astrales de la utopía, hay que proceder con cierta cautela. Si bien no es del todo implausible considerar que se podría lograr una red telepática global ya sea a través del entrenamiento --algo que el científico mexicano Jacobo Grinberg empezó a intentar con niños en el Estado de México-- o a través de una interfaz electrónica, una especie de internet transhumano, esto no garantiza en ninguna medida que vayan a fluir las olas rosas del amor y la armonía.

De alguna forma los medios de comunicación son ya un prototipo de transmisión telepática global, y ese experimento no necesariamente ha sido un éxito para llevar al fuero interno mensajes de empatía o para incrementar la conciencia de los ciudadanos. La utopía fácilmente deviene distopía.

En su vision paranoica de la historia, William Burroughs escribió sobre un supuesto sistema de control mental telepático empleado por los sacerdotes mayas:

El aparato de bicontrol es un prototipo de un control telepático unidireccional. El sujeto puede hacerse susceptible al transmisor a través de drogas u otro procesamiento sin tener que instalar un aparato. Al final, los Emisores usarán la transmisión telepática de forma exclusiva. ¿Alguna vez se percataron de los códices mayas? Yo los veo así: los sacerdotes o el 1% de la población usaron transmisiones telepáticas para instruir a los trabajadores qué sentir y cuándo...

¿Usaremos la telepatía electrónica en un futuro para programar a los individuos a conformarse a las normas de una sociedad totalitaria o elitista, o llenaremos el éter de empatía y de gnosis?

 

Te podría interesar:

¿Es el claustrum el asiento donde se enciende y apaga la conciencia humana?

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/12/2014

La acérrima lucha por ubicar y definir la conciencia humana sigue adelante y, según un prestigioso neurocientífico, podríamos estar cerca de encontrar el lugar en el cerebro que cumple la función de director de orquesta

claustrum1Después de descubrir la doble hélice del ADN, el biólogo y neurocientífico Francis Crick dedicó buena parte de su trabajo a investigar cómo se forma la conciencia en el ser humano. Junto con Christof Koch, Crick desarrolló la hipótesis de que el claustrum, una delgada banda de células debajo del neocórtex, juega un papel preponderante. Koch y Crick creen que el claustrum es el director de orquesta de la conciencia.

Neuroimágenes muestran que el claustrum es el equivalente a una estación central de trenes donde se cruzan la mayoría de las regiones del cerebro enviando señales. El claustrum "podría servir como un integrador de señales eléctricas entrecruzadas, si es que toda la información puede ser añadida libremente a esta estructura" escribe Koch. Una definición de la conciencia es justamente aquello que integra la enorme cantidad de percepciones y estímulos dispares que conforman la realidad y los hace un todo coherente. Crick desarrolló junto con James Watson su teoría de la doble hélice del ADN basándose en la idea de que la estructura revela función. Aplicando esto, la estructura del claustrum parece indicar que tiene una función importante ligada a la conciencia. Algo que, debido a la posición del claustrum y a otros factores, es difícil de probar.

Koch cita un estudio reciente liderado por Mohamad Koubeissi, de la Universidad de George Washington. En este estudio se notó que al estimular eléctricamente un solo sitio del cerebro con una cantidad de corriente bastante elevada, los 10 sujetos a los que se aplicó el estímulo dejaron de responder a una serie de comandos y suspendieron sus actividades. Cuando el estímulo dejó de aplicarse la "conciencia" regresó inmediatamente, sin que los pacientes recordaran lo que había sucedido mientras se les estimuló eléctricamente. En décadas de estimulación del cerebro superior, nunca se había reportado el cese abrupto y posterior reactivación de la conciencia. Los investigadores mencionaron la posibilidad de que esto se debiera al claustrum.

Aunque este estudio no es evidencia sustantiva a favor de la hipótesis de Crick y Koch, es una importante motivación para realizar nuevos experimentos y ponerla a prueba. Quizás en los próximos años podamos comprobar que la conciencia es un fenómeno material generado en su totalidad por el cerebro, o este principio materialista seguirá eludiendo las múltiples tentativas de ubicar la conciencia que lleva a cabo la ciencia. Tal vez la conciencia no se deja definir y ubicar porque posiblemente está en todas partes (y ninguna) y surge de la interacción entre todos los componentes de la mente, pero de ninguno en específico.