*

X

La semilla y el fruto: el árbol evolutivo de las religiones del mundo (INFOGRÁFICO)

Por: pijamasurf - 11/04/2014

Algún tipo de creencia o pensamiento mágico es necesario para lidiar con el azar y las preguntas de la existencia. ¿Cuál es la raíz última de todos los sistemas de creencias? ¿Qué los acerca y qué los divide?
treecroped

Click en la imagen para tamaño completo

 

Es bien sabido que Joseph Campbell affirmó que todas las religiones son verdaderas, pero ninguna "literalmente". Todos los estudiosos de las religiones, desde Mircea Eliade hasta Carl Jung, parecen sugerir un sustrato común en toda historia sagrada; una confluencia y variación de los múltiples rostros que toman los dioses, al igual que sus devotos antagonistas, los héroes y los humanos.

La necesidad de creer debió preceder a la escritura, por lo que obtener registros de las creencias más arcaicas de la humanidad es trabajo de los estudiosos del canto y la oralidad de los pueblos, pues las canciones y las oraciones suelen guardar una pista que permite trazar su ascendencia dentro del horizonte simbólico humano.

La narrativa del profeta solitario y la reina blanca, los lugares de recreo y placer, así como las geografías y aritméticas del castigo, atraviesan todas las religiones del mundo, y esta imagen es una buena manera de apreciar su sincronicidad. También podemos notar cómo las creencias han sido necesarias de una forma u otra a lo largo de la historia de la humanidad: ya sea como estrategia de poder político o como refuerzo de la ideología dominante, la pregunta no es: "¿debemos creer en algo o no?", sino: "¿en qué?".

Te podría interesar:

El Príncipe de la Marihuana sale de prisión y cree protagonizar su futura biopic

Por: pijamasurf - 11/04/2014

Marc Emery ha sido un importante activista pro legalización en Canadá. Pero el panorama del mundo en 2010, cuando fue encarcelado en Louisiana, es muy diferente al que se vive en 2014
[caption id="attachment_86577" align="aligncenter" width="640"]emery2 Imagen: Vancouversun.com[/caption]

 

Después de pasar 4 años en prisión el Príncipe de la Marihuana, Marc Emery, regresó a su casa en Canadá, reportan medios locales. Sin embargo, durante su estancia, la lucha en pro de la legalización de la cannabis canadiense adoptó una nueva forma y una nueva estrategia. Y puede que en el nuevo estado de cosas, su rostro ya no sea el del icónico luchador social que desarrolló a finales de la década pasada.

La esposa de Marc, Jodie Emery, se ha hecho cargo de la causa. Durante este tiempo aprendió relaciones públicas y políticas, además de mantener a flote el negocio familiar. Y no sólo esto, sino que Jodie también está buscando la nominación por el partido liberal para cambiar las leyes desde adentro.

emery

Sin embargo, el excarcelamiento de Emery es solamente una oportunidad para que este autoproclamado "ególatra" dicte una conferencia de prensa de 2 horas mientras Jodie le sostiene la botella de agua, en segundo plano.

Las guerras por la legalización de la marihuana en diversas ciudades de Estados Unidos (como la vecina Colorado, para los Emery) se han ganado en frentes legislativos y mediante trabajo constante. Emery viajó por avión y carretera de Louisiana a Canadá sólo para tomar una plataforma armada por su esposa Jodie.

El discurso de Marc supuestamente duró 2 horas, donde se dedicó a destrozar al primer ministro Stephen Harper.

Marc Emery ha estado en prisión antes. En 23 ocasiones. Sus épicas muestras de desobediencia civil pacífica, no por pacíficas fueron menos radicales. Fumarse un gigantesco porro frente a la policía fue un gesto que mucha gente interpretó como un legítimo derecho para incidir en las leyes; ese mismo espíritu fue lo que llevó a Jodie a meterse en política. El mundo ha cambiado desde 2010, Príncipe de la Marihuana, pero no sabemos aún cuánto.

"Necesitamos salirnos de las redes sociales", dijo al final. "Necesitamos sacar a la calle a los jóvenes, hablar entre nosotros, hablar con nuestros amigos, hablar con sus padres, explicarles por qué están votando por los liberales y hacerlos que vayan a votar".