*

X

Clases de yoga al desnudo ayudan a mejorar vida sexual

Salud

Por: pijamasurf - 11/26/2014

Hacer yoga desnudo puede ayudar a la sexualidad, al fomentar la autoaceptación e incrementar la conciencia del propio cuerpo

naked1

En los últimos años ha habido una explosión del yoga ampliándose la oferta desde el "doga", yoga para perros, hasta el ganja yoga (para fumadores de marihuana), entre otras prácticas heterodoxas. Paralelamente, también se han implementado varias escuelas que ofrecen clases de yoga al desnudo. Algunas personas piensan que esta versión es innecesaria y sólo apela al morbo; otras, que es una forma ideal para cobrar mayor conciencia del cuerpo y entrar en un estado de mayor comodidad y aceptación de la sexualidad.

El Huffington Post narra la experiencia de una mujer que ha experimentado con clases de yoga al desnudo en Londres, superando la incomodidad inicial para cosechar los beneficios. Al parecer, uno de ellos tiene que ver con una cierta mejoría de la vida sexual.

Jane Hedge escribe que el yoga desnudo "te coloca en sintonía con tu cuerpo, te hace más espontánea y genera aceptación. De esta forma, beneficia tu vida sexual". Algo que se potencia aun más cuando se tiene la posibilidad de seguir la práctica inmediatamente después en la cama, navegando la cresta sensorial que ofrece el yoga.

Más allá del posible efecto positivo en el desempeño sexual, es indudable que el yoga al desnudo sí tiene una fuerte aplicación terapéutica en la autoaceptación de la imagen corporal, lo cual es parte de la sexualidad. Esta cualidad ha sido identificada en el nudismo, pero en el yoga quizás pueda ser incrementada por la plantilla en la que la desnudez se desenvuelve: una atmósfera de relajación y conexión a través de la respiración. Sin embargo, es importante realizarlo con un instructor que tenga experiencia y pueda proveer un ambiente serio para la práctica a la vez que relajado.

 

Te podría interesar:

Hombre toma 10 Coca-Colas al día por 1 mes: esto es lo que le sucede (VIDEO)

Salud

Por: pijamasurf - 11/26/2014

Hombre documenta los cambios que sufre el cuerpo al consumir 10 latas de Coca-Cola al día por 1 mes

cokedrinkingmain

 

George Prior, miembro activo de la comunidad paleo que basa su dieta en principios supuestamente ancestrales y consume pocos carbohidratos, se empleó como conejillo de indias para demostrar los efectos negativos de consumir mucha azúcar. Prior tomó diez latas de Coca-Cola al día durante 1 mes y documentó el proceso.

Antes del ejercicio pesaba 168 libras, tenía un porcentaje de grasa corporal de 9.4% y una presión sanguínea de 129/77. Durante el mes Prior siguió su dieta normal y se ejercitó de la misma manera, salvo el consumo de las Coca-Colas. 1 mes después pesaba 191 libras, su porcentaje de grasa corporal era de 15.3% y su presión sanguínea era de 143/96. No hay duda de que se enfilaba hacia la enfermedad.

Se puede argumentar que nadie se toma 10 latas de Coca-Cola al día, a lo que Prior responde que, sin embargo, muchas personas sí toman 4 latas al día, a lo que le suman jugos de naranja, café con azúcar, smoothies y otros alimentos con altos contenidos de azúcar, lo cual se apila para convertirse en un problema y en parte explica la crisis de obesidad en Estados Unidos y en países refresqueros como México.

Prior recalca que, si bien cada vez es más fácil convencer a los padres de que tomar Coca-Cola no es bueno para los niños, es más difícil explicar que tomar jugos procesados tampoco es bueno.

Algo que tampoco debe olvidarse y en lo cual enfatiza Prior es que lidiar con la basura de tantas latas de Coca-Cola es sumamente molesto y poco ecológico.