*

X

"Chaos Edition": la versión psicotrópico-iniciática de Super Mario 64 (VIDEO)

Por: pijamasurf - 11/11/2014

Kaze Emanuar introdujo una nota de caos a la predictibilidad de Super Mario 64 al añadir parches aleatorios de código, que modifican radicalmente la experiencia de juego. Una celebración del fontanero que ha comido más hongos mágicos que nadie

Regresar a las viejas consolas es un placer complejo. Muchos jugamos Super Mario 64 durante las navidades (los más afortunados, durante el verano) de 1996, hace casi 20 años. Si hay alguien predecible --no importa con qué disfraz-- ese es Mario, y podemos seguirlo disfrutando en iteraciones contemporáneas, pero tenemos también una memoria compartida: Mario es un ícono de infancia y adolescencia en constante renovación.

super mario chaos edition

18 años después, el code artist Kaze Emanuar introdujo una nota de caos a la predictibilidad de Super Mario 64 al añadir parches aleatorios de código, que modifican radicalmente la experiencia de juego, transformándola en una experiencia contemplativa y paradójicamente interactiva: tú tienes un control, pero el caos juega del otro lado. El caos no pretende ganar ni perder: es sólo caos.

Para Emanuar, "esto da como resultado un juego muy divertido, inestable y frustrante", exactamente lo contrario a lo que se espera de un buen juego. Sin embargo, desde un punto de vista más riguroso, el caos es precisamente esta inestabilidad. Como buen trickster, el programador es un sabio disfrazado de charlatán: "No se lo tomen muy en serio y no traten de lograr ningún progreso en el juego. No lo lograrán".

Super Mario Chaos Edition puede descargarse aquí.

Te podría interesar:

Neurólogos encuentran la posible fuente de la juventud cerebral

Por: pijamasurf - 11/11/2014

Impedir que las conexiones neuronales se solidifiquen y promover la plasticidad neuronal podría llevar a una nueva generación de tratamientos que ataquen directamente el envejecimiento de dichas conexiones

6e504j7t

Carla Shatz, de la Universidad de Stanford, es responsable de una investigación que llevó a descubrir una manera de revertir el cerebro adulto a un estado "plástico", que en ocasiones es descrito como "infantil", pero donde pueden establecerse nuevas conexiones neuronales; el descubrimiento es importante porque permite abrir gamas de nuevos tratamientos terapéuticos contra padecimientos como el Alzheimer, además de un mejor entendimiento de la manera en que nuestro cerebro aprende.

"Plasticidad" cerebral implica la habilidad del cerebro para adaptarse a nuevas condiciones. En la investigación de la doctora Shatz se trabajó con una proteína contenida en las neuronas llamada PirB (esto para los animales, pero en humanos se llama "LilrB2"), la cual parece estabilizar las conexiones neuronales.

En otras palabras, esta proteína es un "sellador" que nos impide olvidar cosas que hacemos a menudo, pero que con el tiempo se va volviendo impermeable a nuevas conexiones, reduciendo la capacidad de aprender o de remover viejos hábitos.

Si la infancia es el momento en que muchas conexiones neuronales fundamentales se establecen, se trata en gran parte del trabajo de la neuroplasticidad.

En el estudio se trabajó con la proteína PirB de ratones. El receptor fue removido de la corteza visual de un ojo mediante dos procedimientos: herramientas de ingeniería genética y represión de su función mediante una droga. Al verse forzados a utilizar un solo ojo, los circuitos neuronales de los centros visuales en el cerebro de los animales se acoplaron al ojo restante, comparados con animales a los que no les fue removida la molécula PirB.

Esta técnica podría funcionar en otro tipo de patologías neuronales, como las que desencadenan una embolia. Otros experimentos muestran que la versión humana de la molécula, LilrB2, está vinculada al Alzheimer; al ponerse en contacto con la proteína amyloid beta (abundante en los pacientes de dicha enfermedad), la LilrB2 produce pérdida de la plasticidad sináptica.