*

X

Biólogos no se explican por qué lobos marinos siguen intentando fornicar con pingüinos (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/18/2014

Una perturbadora escena ha llamado la atención de especialistas: monumentales lobos marinos tratando de copular con pequeños pingüinos

 

El clima de la Antártida es literalmente inclemente. Los vientos gélidos, la blancura estática y una radical oscuridad durante buena parte del año son factores que no pueden ignorarse. Sin embargo, ni siquiera esto justifica el que los lobos marinos antárticos (Arctocephalus gacela) insistan en copular con los pingüinos rey (Aptenodytes patagonicus), animales mucho menores en tamaño y que difícilmente podrían fungir como receptores sexuales. 

Fue en 2006 cuando investigadores detectaron por primera vez este extraño arrojo romántico, pero supusieron que se trataba de una excentricidad aislada y no de un futuro patrón conductual. A partir de entonces, y en particular en los últimos meses, han notado múltiples casos similares. La naturaleza de este romance transespecie intriga a biólogos y especialistas, ya que aún no logran descifrar a qué se deba.

Así que hasta ahora la escena de un lobo marino macho montado sobre un pingüino de género desconocido, sometiéndolo con su desproporcionado peso y tratando de fornicar con él, se mantiene como un enigmático --y un tanto perturbador-- espectáculo.   

Te podría interesar:

El océano está lleno de polvo estelar: estas son las criaturas más diminutas que hay (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/18/2014

Estas criaturas, casi invisibles para el ojo, llenan el océano de nebulosas y estrellas

m4x5qouno7kdgxe7wkhc

Hay una razón adivinable por la cual los científicos se enamoran tanto de las cosas diminutas: todas se parecen al cosmos. Así los copos de nieve, el polen, los granos de arena (en los que William Blake vio el infinito alguna vez).

Hace poco la National Oceanic and Atmospheric Administration nos mostró unas fotos en que aparecen las criaturas marinas más pequeñas que viven en nuestros mares y océanos. Más pequeñas que el plancton, más diminutas que las diatomeas, parecen fotografías del Hubble de nébulas y estrellas.

css4esifyidkbdiumkxf

Además, el tener que acercarse a ellas a través de los microscopios más poderosos sólo les añade maravilla. El científico detrás del lente está realmente descubriendo un mundo entero de criaturas tan extrañas, pero a la vez tan familiares, que no es sorprendente que le generen una infatuación inmediata. Sin estas miniaturas invisibles para el ojo, simplemente no habría vida en los océanos. 

vtcbrfoxv954t9ujbhqn

ak5yfbgbaduohksma6qi

p7caeqfyz6t5ccrqyfxb

tva7wojdpx4dhzw5mmlj

wi5qnnjc6sgybtq9zqvr