*

X

6 de las mejores apps para privacidad online en navegador o móvil

Por: pijamasurf - 11/05/2014

¿La privacidad online sigue siendo un derecho o es, cada vez más, una habilidad adquirida conscientemente? ¿O será que en el futuro vamos a pagar por cosas que en estos días dimos por sentadas?

 WhatApps-Estafas-Online

El vocero Edward Snowden replanteó nuestra percepción de la privacidad online con elocuentes evidencias que atestiguan que dicho paradigma está obsoleto. Declaraciones como las de Obama a ese respecto, sellan el pacto de obediencia: ellos admiten que es ingenuo creer que no nos espían, y nosotros esperamos pasivamente a no ser espiados.

El nuevo ecosistema digital probablemente será distinto sólo para aquellos que realicen un esfuerzo consciente por aprender y aplicar nuevas herramientas de comunicación; en otras palabras, confiar menos en las máquinas y tener algún entendimiento del acuerdo al que acceden cuando aceptan instalar una nueva app.

Es por eso que un par de expertos en el campo de la privacidad online (Joseph Bonneau de Princeton y Peter Eckersley de la Electronic Frontier Foundation) se dieron a la tarea de evaluar decenas de apps de codificación de datos.

El criterio principal fue muy básico: que las apps hicieran lo que dicen hacer, proteger los datos del usuario. Cabe destacar que una buena calificación en este ranking no excluye el hecho de que exista malware en nuestros dispositivos que siga haciendo accesible nuestra información si la herramienta de codificación se instala después.

Pero nos mantenemos fieles al punto: el ecosistema digital sólo será privado para quienes asuman la tarea de hacerlo privado por sí mismos, mientras los que decidan confiar en las buenas intenciones de los desarrolladores y los gobiernos contarán una historia de filtraciones y hacks que seguimos atestiguando en las primeras planas de los medios tecnológicos.

Sin más preámbulo, las seis mejores apps para mejorar la privacidad online:

1. CryptoCat

Se volvió popular gracias a que era la herramienta con la que el periodista Glenn Greenwald se comunicaba con Snowden en 2013. Es gratis y puede instalarse en cualquier navegador.

2. Signal/RedPhone

Ambas apps permiten realizar llamadas seguras desde iPhone y Android, respectivamente. El secreto consiste en ser capaces de enlazar contactos sin compartir libretas de direcciones.

Las dos son obra de Open Whisper Systems, y pueden descargarse gratuitamente en la tienda de  iTunes y GooglePlay.

 3. TextSecure

La respuesta de Open Whisper Systems para enviar mensajes seguros desde Android. Disponible gratuitamente en GooglePlay.

4. ChatSecure

Una app segura multiplataforma, que ofrece mensajes ilimitados en Facebook Chat, Google Talk, Hangouts y muchos más. Gratis aquí.

5. Silent Phone

Disponible para iPhone y Android, esta app promete cifrar voz y video. Sin embargo, deberás pagar una cuota mensual de $9.95 USD por utilizarla. Según Mike Janke, CEO de Silent Circle, se requiere mucho dinero para ofrecer un servicio de calidad. La descarga, sin embargo, es gratis.

6. Silent Text

La versión de Silent Phone para mensajes de texto en los OS más populares. La cuota mensual también aplica aquí. Pero según Janke, “nuestra arquitectura, estructura y tecnología, están construidas para no mantener ningún dato del usuario”.

Esto nos lleva a una peligrosa pero indispensable pregunta: ¿debemos aceptar que la privacidad ha dejado de ser un derecho y comenzar a tratarla como un privilegio, pagando por ella? Según Janke, el discurso de la empresa va en esa línea, aunque con una actitud (aparentemente) confiable: “Nos pagas por un servicio y un producto con dinero, no con tu información ni con publicidad”.

Si crees que Silent Text es para ti, descárgalo para iPhone y Android.

La lista de casi 40 apps para mejorar tu privacidad online puede consultarse aquí.

Te podría interesar:

Ayotzinapa despierta a México: miles salen a las calles por los estudiantes

Por: PijamaSurf Mexico - 11/05/2014

Las últimas marchas en protesta por los estudiantes desaparecidos por fuerzas municipales y sicarios han detonado una movilización inédita en los últimos años

marcha-ayotzinapa2Las desapariciones forzadas en México no son insólitas, son sistemáticas. Llevan años ocurriendo, sobre todo desde el inicio de la insensata "guerra contra las drogas". Las cifras sobre personas desaparecidas en este país no han sido claras: en un inicio del actual gobierno se documentaron unas 26 mil desapariciones, aunque luego los números fueron modificados sin un respaldo convincente. 

De estas desapariciones, se cree que miles se han hecho por la fuerza del Estado en sus distintos niveles, muchas veces coludido con el narcotráfico, aunque no existen cifras contundentes. El saldo de la absurda lucha contra las drogas ha dejado más de 100 mil muertos desde 2006, y miles de ellos, seguramente por su nivel socioeconómico, son cadáveres anónimos.

En este contexto, la atrocidad de la violencia a la que ha llegado México despertó quizá la indignación social más notable de la última década con la desaparición forzada, por parte de policías municipales en mancuerna con sicarios, de 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero. A la fecha continúan desaparecidos, un hecho que levantó también la indignación global con decenas de manifestaciones en numerosos países con los lemas #TodosSomosAyotzinapa y #FueElEstado, entre otros.

El pasado 15 y 22 de octubre se hicieron dos megamarchas que asombraron a medios internacionales por la numerosa concurrencia, en un país caracterizado por la poca participación. Se calcula que a la marcha del 22 de octubre asistieron unas 25 mil personas (al día siguiente renunció el gobernador de Guerrero). Este 5 de noviembre se hizo la tercera manifestación masiva en la ciudad de México (con una asistencia, según los organizadores, de 170 mil personas). Más de cinco universidades nacionales hicieron paro de labores; también  alumnos de universidades como el MIT, Harvard, UB y Berklee lanzaron mensajes de apoyo y se unieron a las protestas distintos países con marchas en ciudades como Nueva York, Phoenix, Filadelfia, Londres, Oxford, Edimburgo, Brighton, París y Jerusalén.

Aunque para algunos parece optimista el hablar de un despertar mexicano, lo cierto es que ninguna otra barbarie de las que se han sucedido desde el inicio de la “guerra contra el narcotráfico” había causado tal indignación. Quizá se llegó a un tope en el sopor ante una violencia que se mira de reojo por la mayoría de los mexicanos desde hace 9 años.