*

X

6 de las mejores apps para privacidad online en navegador o móvil

Por: pijamasurf - 11/05/2014

¿La privacidad online sigue siendo un derecho o es, cada vez más, una habilidad adquirida conscientemente? ¿O será que en el futuro vamos a pagar por cosas que en estos días dimos por sentadas?

 WhatApps-Estafas-Online

El vocero Edward Snowden replanteó nuestra percepción de la privacidad online con elocuentes evidencias que atestiguan que dicho paradigma está obsoleto. Declaraciones como las de Obama a ese respecto, sellan el pacto de obediencia: ellos admiten que es ingenuo creer que no nos espían, y nosotros esperamos pasivamente a no ser espiados.

El nuevo ecosistema digital probablemente será distinto sólo para aquellos que realicen un esfuerzo consciente por aprender y aplicar nuevas herramientas de comunicación; en otras palabras, confiar menos en las máquinas y tener algún entendimiento del acuerdo al que acceden cuando aceptan instalar una nueva app.

Es por eso que un par de expertos en el campo de la privacidad online (Joseph Bonneau de Princeton y Peter Eckersley de la Electronic Frontier Foundation) se dieron a la tarea de evaluar decenas de apps de codificación de datos.

El criterio principal fue muy básico: que las apps hicieran lo que dicen hacer, proteger los datos del usuario. Cabe destacar que una buena calificación en este ranking no excluye el hecho de que exista malware en nuestros dispositivos que siga haciendo accesible nuestra información si la herramienta de codificación se instala después.

Pero nos mantenemos fieles al punto: el ecosistema digital sólo será privado para quienes asuman la tarea de hacerlo privado por sí mismos, mientras los que decidan confiar en las buenas intenciones de los desarrolladores y los gobiernos contarán una historia de filtraciones y hacks que seguimos atestiguando en las primeras planas de los medios tecnológicos.

Sin más preámbulo, las seis mejores apps para mejorar la privacidad online:

1. CryptoCat

Se volvió popular gracias a que era la herramienta con la que el periodista Glenn Greenwald se comunicaba con Snowden en 2013. Es gratis y puede instalarse en cualquier navegador.

2. Signal/RedPhone

Ambas apps permiten realizar llamadas seguras desde iPhone y Android, respectivamente. El secreto consiste en ser capaces de enlazar contactos sin compartir libretas de direcciones.

Las dos son obra de Open Whisper Systems, y pueden descargarse gratuitamente en la tienda de  iTunes y GooglePlay.

 3. TextSecure

La respuesta de Open Whisper Systems para enviar mensajes seguros desde Android. Disponible gratuitamente en GooglePlay.

4. ChatSecure

Una app segura multiplataforma, que ofrece mensajes ilimitados en Facebook Chat, Google Talk, Hangouts y muchos más. Gratis aquí.

5. Silent Phone

Disponible para iPhone y Android, esta app promete cifrar voz y video. Sin embargo, deberás pagar una cuota mensual de $9.95 USD por utilizarla. Según Mike Janke, CEO de Silent Circle, se requiere mucho dinero para ofrecer un servicio de calidad. La descarga, sin embargo, es gratis.

6. Silent Text

La versión de Silent Phone para mensajes de texto en los OS más populares. La cuota mensual también aplica aquí. Pero según Janke, “nuestra arquitectura, estructura y tecnología, están construidas para no mantener ningún dato del usuario”.

Esto nos lleva a una peligrosa pero indispensable pregunta: ¿debemos aceptar que la privacidad ha dejado de ser un derecho y comenzar a tratarla como un privilegio, pagando por ella? Según Janke, el discurso de la empresa va en esa línea, aunque con una actitud (aparentemente) confiable: “Nos pagas por un servicio y un producto con dinero, no con tu información ni con publicidad”.

Si crees que Silent Text es para ti, descárgalo para iPhone y Android.

La lista de casi 40 apps para mejorar tu privacidad online puede consultarse aquí.

La estrella porno intelectual que viaja por Estados Unidos pregonando el comunismo

Por: pijamasurf - 11/05/2014

Colby Keller se ha hecho una reputación de "estrella porno intelectual". Y es que raras veces la conciencia antisistémica y la pornografía dura se complementan conscientemente...

colby

Colby Keller mide 1.87 y pesa 90 kilos. Se graduó en Antropología y tiene una maestría en bellas artes, además de ser aficionado a los libros de arte y la genética. Alguna vez trabajó en política en Washington: un set de porno parece más limpio que el Capitolio. Su blog, BigShoeDiaries, tiene millones de lectores. Es comunista. También es una de las estrellas porno gay más importantes de los últimos años. Tal vez lo hayas visto en Gay of Thrones (NSFW).

Luego de abandonar sus posesiones terrenales, Keller emprendió una campaña de Indiegogo para comprar una camioneta, una cámara y suficiente combustible como para viajar por todo Estados Unidos y realizar 50 filmes eróticos, uno por estado, además de las provincias de Canadá. Esta semana se requieren modelos en Phoenix.

Pero Keller no se ve a sí mismo ni a su cuerpo como una propiedad o un objeto fetichizado; tampoco se define con respecto a la profesión: "Eso es lo que hace el capitalismo: sólo puedes justificar tu identidad a través de tu profesión, lo cuál es una idea opresiva", declaró en una entrevista.

Al llegar a Washington D.C. y explorar su fascinación por la política, se dio cuenta de que:

Mi jefe era un personaje fascinante, profundamente contradictorio: miembro importante de la primera administración Bush, miembro de Patronato y un homosexual de clóset al que le gustaba el sexo sucio. Uno se da cuenta en la política de que se trata de un horrible fraude, y que la democracia no funciona. No funciona. Los únicos beneficiados de ella son los super ricos. Tienes que venderle tu alma al diablo para obtener un pequeño pedazo de algo, y es terrible. Y crea mucha autodepreciación.

La pornografía dura y la crítica antisistémica no suelen ir de la mano a menudo. Sin embargo, como bien sabía Walter Benjamin, no existe afuera del capitalismo. Por eso, Keller espera que su van y sus videos cachondos filmados en cada estado de EE.UU. sean una especie de resistencia desde el comunismo: "Me considero comunista: encontrar espacios donde el comunismo existe o donde puedes crearlo con otros. No será perfecto, y pienso que este proyecto va a enfrentar muchas de estas complicaciones. Pero yo también. Puedes enfrentarlo o ignorarlo, y eso no ayuda".