*

X

¿Somos los seres humanos spam? Una inteligencia artificial podría borrarnos de la bandeja planetaria

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/09/2014

El brillante entrepreneur Elon Musk alerta sobre la velocidad a la que avanza la inteligencia artificial y la posibilidad de que pueda decidir eliminarnos si considera que somos un programa inútil

hal9000

Elon Musk, quien para muchas personas es la mente más importante en el mundo de la tecnología actual, ha manifestado su entusiasmo por la forma acelerada en la que está avanzando la inteligencia artificial, a la vez que una preocupación por las consecuencias imprevistas que podría tener. El multimillonario CEO de Space X y Tesla Motors es considerado un notable tecno-optimista; sin embargo, en este punto advierte que podríamos enfilarnos a la destrucción si no tomamos medidas preventivas.

Hablando en un congreso en San Francisco, Musk dijo: "Creo que casi nadie se da cuenta de lo rápido que está avanzando la inteligencia artificial. Particularmente si la máquina está involucrada en la autoactualización... y su función de utilidad es algo que puede ir en detrimento de la humanidad, puede tener un efecto muy peligroso". Un ejemplo en el que la inteligencia artificial estilo HAL 9000 podría salirse de las manos es "si su función es algo como deshacerse del spam en el correo electrónico y determina que la mejor forma de deshacerse de spam es deshaciéndose de los seres humanos". Y aunque esto fue dicho un poco en broma, antes Musk ha declarado que la inteligencia artificial es más peligrosa que las armas nucleares --algo en lo que Stephen Hawking estaría de acuerdo.

Es posible también que, como ocurrió en la película The Matrix, una inteligencia artificial evaluara nuestro papel en la Tierra y determinara que somos algo como spam o un virus prescindible, sin el cual el balance del planeta y su propia supervivencia estarían menos amenazados. Aunque este escenario, conocido también como Skynet por la película Terminator, podría parecer un tanto desaforado, si uno reflexiona que una inteligencia artificial capaz de autoactualizarse o automejorarse, como dice Musk, adquiriría una autonomía y una capacidad cognitiva sin precedentes y no necesariamente una deuda moral a sus creadores, entonces no parece tan lejano.

Te podría interesar:

Investigación científica concluye que la humanidad está conectada por una conciencia colectiva

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/09/2014

Una melodía colectiva generada por la acción sincronizada de nuestras mentes emerge en la data recopilada por el Global Consciousness Project, un esfuerzo de diferentes científicos que hace cuestionar el paradigma científico actual

gcp2

Después de 16 años analizando minuciosamente 480 eventos globales, el Global Consciousness Project ha concluido que existe un efecto mental que puede medirse, el cual emerge consistentemente en eventos que congregan, emocionan o consternan a las masas bajo un mismo campo de significado o experiencia. Originalmente un proyecto único en su campo de la Universidad de Princeton, el GCP emitió un comunicado en el que resume su trabajo y señala que "nuestras mentes individuales, aunque únicas y diferentes, pueden también unirse a otras en una especie de sinfonía mental que por momentos se vuelve audible contra una predominante estática en el fondo". 

El GCP, dirigido por el Dr. Roger Nelson, emplea numerosos aparatos a lo largo del orbe, que realizan mediciones de "tunelaje cuántico" en búsqueda de señales de coherencia entre lo que debería de ser un ruido aleatorio. En otras palabras, el Global Consciousness Project mide la sincronicidad colectiva de manera cuantificada, "correlaciones significativas en datos aleatorios" (recordemos que para Carl Jung, la sincronicidad era una "coincidencia significativa"). Aplicando una especie de electroencefalograma planetario (o "electrogaiagrama") en momentos cruciales de concentración de energía psíquica colectiva se cree haber observado un emergente campo de conciencia unificada, o la llamada noósfera que fervientemente pronosticara Pierre Teilhard de Chardin.

Durante las mediciones de evento, el GCP mide fluctuaciones de información (200 bits) cada segundo en 118 aparatos (REGs, Random Event Generators) repartidos por todo el mundo. Esto es equivalente a que cada segundo, en cada una de estas cajas negras o REGs repartidas por todo el mundo, se lanzan 200 volados (una simulación electrónica de lanzar monedas al aire traducidas en datos binarios, bits). Según la ley de la probabilidad, de 200 volados, 100 deberían de caer cara y 100 cruz (o, lo que es lo mismo: 100 0s y 100 1s). Sin embargo se han encontrado patrones significativos en los resultados, correlacionados con eventos de importancia global, lo cual sugiere que en ciertos momentos la conciencia global del planeta interfiere en los resultados, focalizándose y creando mayor coherencia. Durante momentos de crisis, pánico o celebración es como si la conciencia y la atención del planeta se inscribieran sobre un lienzo y empezaran a dibujar signos coherentes.

GPC_results_cumulative

Después de 16 años y 480 eventos medidos, los patrones de coherencia que han sido cuantificados consistentemente tienen una probabilidad de haber ocurrido de 1 en 1 billón, lo cual hace estas mediciones estadísticamente significativas y merecedoras de la consideración científica como una hipótesis que ha sido comprobada. Lo que hace especialmente importante al GCP es que su método es científicamente sólido, al igual que sus credenciales académicas y, bien visto su trabajo, debe de hacernos reconsiderar el paradigma científico actual en el que se presta poca atención a la investigación psi o noética.

"Realmente la conciencia afecta al mundo, correlaciones inesperadas se muestran en nuestras redes de aparatos aleatorios. Algo sucede, y la conclusión más probable es que en un nivel profundo oculto hay una interconexión de conciencias entre personas a lo largo del planeta" señala Roger Nelson. "Los seres humanos simplemente no son islas separadas de conciencia". Una vez identificado el efecto, el poder de afectar la realidad con la mente colectiva focalizada, queda preguntarnos: ¿qué vamos a hacer con ello?