*

X

Recordando “el gran olvido” para devolverle coherencia al mundo

Por: pijamasurf - 10/19/2014

"El gran olvido" refiere a eso que los historiadores llaman “prehistoria” y que guarda muchos tesoros de la agricultura que se han perdido en la civilización

111ff5e3f31115fd34c53e28b5b59d50

"El gran olvido" refiere a la riqueza de conocimiento que nuestra cultura perdió hace 10 mil años, cuando adoptamos nuestra forma de vida civilizada. Este es tan buen momento como cualquiera para recordarlo, pero tal vez es aún más propicio ahora debido a la tendencia que existe a cultivar nuestro propio alimento (aunque sea en una cocina o en un patio) y a tomar en nuestras manos la calidad de nuestras vidas. "El gran olvido” ha sido expuesto por algunos paleontólogos hace no mucho tiempo, y entenderlo es la llave para encontrar el sentido de nuestra cultura destructiva. En recordar qué fue lo que se olvidó podría estar la llave de nuestro futuro.

Cómo sucedió

Sucedió hace 10 mil años, cuando una cultura en el oriente próximo adoptó una nueva forma de vida que los humanos no habían intentado antes. Comenzaron a practicar una forma intensiva de la agricultura que les permitía vivir en una sola locación. Produjeron muchísimo excedente de alimento, lo cual llevó a la explosión geográfica y demográfica. Comenzó la civilización.

Evidentemente, pasó mucho tiempo antes de que alguien comenzara a escribir la historia, muchos miles de años, y lo que sucedió en ese intermedio fue que las personas olvidaron lo que había pasado. Olvidaron que alguna vez fueron recolectores de alimento y forrajeros que vivían un estilo de vida nómada. Asumieron que la humanidad llegó al planeta al mismo tiempo que la civilización. Asumieron esa civilización y convinieron en que la civilización era el estado natural de la humanidad.

Este lapsus de memoria colectiva cultural, esta creencia de que los humanos habían llegado al mundo como constructores de civilización fue adoptada por los fundadores del pensamiento de nuestra cultura moderna. Y después de eso, por todos los que les siguieron.

Fueron los paleontólogos los que expusieron "el gran olvido" recientemente y dejaron claro que la humanidad no llegó al planeta Tierra cuando emergió la civilización sino que, antes de eso, vivió por millones de años de una manera completamente distinta. Y aunque esa historia sea considerada como “pre-historia” y por lo tanto obliterada, ahí hay muchas claves que reconsiderar.

La conciencia de "el gran olvido" nos da una perspectiva fresca de la historia humana y nuestro lugar en el mundo. Nos da la oportunidad de ver, en estos tiempos de crisis ecológica, que otra manera de vivir es legítima y posible. En lugar de tratar de cambiar nuestro estilo de vida para hacerlo funcionar de alguna manera, necesitamos cambiar por completo la manera en que vivimos.

Ahora podemos ver que, con la crisis ecológica, el problema no es la humanidad. Los humanos no son parásitos. Pueden vivir sosteniblemente. El problema es una sola cultura; una que comenzó hace 10 mil años con la agricultura totalitaria y aún se practica hoy. Lo que propone este "gran olvido" es poner atención a las culturas indígenas y observarlas con ojos frescos y con respeto para aprender de ellas.

No somos 99% de la población del mundo porque tengamos una mejor manera de vivir. Somos 99% porque nuestra cultura creció y desplazó a aquellos que no crecieron. Recordando se puede encontrar otra manera.

Artista ruso se corta la oreja para protestar contra el uso de la psiquiatría con fines políticos

Por: pijamasurf - 10/19/2014

La psiquiatría con fines políticos parece ser un rezago de la ex Unión Soviética que la Rusia moderna no ha exorcizado del todo

Pyotr Pavlensky on the wall of the Serbsky psychiatry   centre after he sliced off part of his earlo

Pyotr Pavlensky es un controversial artista ruso que se ha hecho famoso por sus mutilaciones rituales. En noviembre de 2013 se clavó el escroto a las losas de la Plaza Roja en Moscú como "metáfora de la apatía, la indiferencia política y el fatalismo de la sociedad rusa moderna", además de cubrirse en alambre de púas frente al palacio legislativo de San Petersburgo en protesta por la persecución de las activistas de Pussy Riot.

Su nueva ¿obra? consistió en una especie de homenaje a Van Gogh: desnudo y armado con un enorme cuchillo de cocina, Pavlensky trepó a la muralla del hospital psiquiátrico Serbsky el domingo pasado y se cortó el lóbulo de una oreja.

Su performance se inscribe en una protesta contra el gobierno ruso pues, como han observado observadores internacionales y Amnistía Internacional, se está regresando a las viejas prácticas soviéticas de prescribir internamientos psiquiátricos a disidentes como forma de neutralizarlos políticamente.

Pavlensky, cubierto de sangre, fue llevado a un hospital moscovita por la policía, donde los médicos afirmaron que contrajo neumonía. Pero el abogado de Pavlensky, Dmitry Dinze, negó que su defendido estuviese enfermo en una entrevista con The Guardian.

Este es el proceder estándar de las autoridades rusas según Pavlensky, quien el domingo pasado escribió en la página de Facebook de su esposa que la policía "está regresando al uso de la psiquiatría con fines políticos. Armados con diagnósticos psiquiátricos, el burócrata en bata blanca corta de la sociedad aquellas piezas que le impiden establecer el dictado monolítico de una norma singular y obligatoria para todos".

El hospital Serbsky es famoso por ofrecer diagnósticos cuestionables a muchos disidentes rusos desde los tiempos de la URSS. En abril pasado, Mikhail Kosenko fue sentenciado a tratamiento psiquiátrico indefinido luego de que el hospital Serbsky lo declarara loco, decisión condenada por Amnistía Internacional. Nadiya Savchenko, piloto ucraniana capturada por separatistas pro rusos también está sometida a evaluación psiquiátrica desde la semana pasada.