*

X

Los experimentos de Masaru Emoto: ¿en realidad la mente puede alterar las moléculas de agua?

AlterCultura

Por: pijamasurf - 10/19/2014

E Dr. Masaru Emoto murió hace un par de días. Su trabajo sobre los efectos de la intención en el agua está envuelto en una mezcla de polémica y fascinación

Masaru Emoto, investigador y entrepreneur japonés, cobró fama entre el circuito new age por su teoría de que la intención podía afectar las moléculas de agua. Emoto fue uno de los participantes más destacados de la película What The Bleep Do We Know?, que divulgó ideas de la física cuántica de manera inspiradora y pseudocientífica (según muchos científicos del llamado mainstream). Las impresionantes imágenes de las formas mandálicas y fractales que supuestamente toma el agua cuando se le expone a palabras como "amor" o "belleza" o cuando se toca música de Mozart cautivaron a las audiencias. Sin embargo, el método de fotografiar estos experimentos ha sido altamente cuestionado por diversos científicos.

"El agua es el espejo que tiene la habilidad de mostrarnos lo que no podemos ver. Es un modelo de nuestra realidad, que podemos cambiar con un solo pensamiento positivo. Sólo se necesita fe, estar abierto", dice Emoto.

Emoto sostiene que existe una relación estética entre la pureza y la intención que se infunde al agua y las formas que toma. Imprimir emociones positivas crea cristales simétricos de sublime belleza, mientras que una intención contraria o la contaminación misma genera moléculas poco ordenadas. Como si la naturaleza estuviera codificada bajo un algoritmo poético, un poco como escribiera John Keats, con inspiración platónica: "la belleza es la verdad; la verdad es belleza". Una idea sumamente interesante para quienes están hambrientos de ver en el universo un orden y un sentido que refleje sus creencias. 

Las críticas dentro de la comunidad científica versan principalmente sobre el método científico de Emoto, que al parecer nunca ha transparentado (los resultados, esos sí, son bellamente transparentes). William A. Tiller, otro investigador que aparece en el documental What The Bleep Do We Know?, sostiene que los experimentos no son pruebas fidedignas, especialmente porque no controlan factores como el "superenfriamiento" del agua. Asimismo, Emoto no ha expuesto su trabajo en publicaciones científicas reconocidas donde las investigaciones son sujetas a revisión y escrutinio. Y, sin embargo, su trabajo "científico" sí le ha permitido hacer una vida de negocios.

Dicho lo anterior, no hay que negar que la posibilidad de que el agua grabe la intención o esté sujeta a una energía psíquica es fascinante y se conecta con antiguas creencias que sugieren que el agua es el médium del espíritu (el asiento mismo de la creación divina) y tiene capacidad de obrar (o conducir) milagros. De la misma manera que es una lástima que el trabajo de Emoto no haya sido realizado con mayor rigor, es lamentable que la ciencia establecida no busque realizar experimentos creativos para medir lo que Einstein estigmatizó como "fantasmagórica acción a distancia" (quizás, esto tiene que ver con que los científicos se arriesgan a ser señalados dentro de la academia y perder su prestigio si se involucran en proyectos que convencionalmente se consideran anatema por lidiar con lo "paranormal").

En este artículo exploramos la posibilidad de que el agua tenga una memoria y que sea un conductor de información holográfica. De manera relacionada, resulta interesante contemplar las ideas de David Bohm (sobre el universo como un superholograma), de Karl Pribram (sobre el cerebro, que almacena la memoria de manera holográfica) y de Rupert Sheldrake (que considera que existe una memoria inherente e incorpórea en la naturaleza).

 

Te podría interesar:

Películas indispensables para todo estudiante de filosofía (VIDEO)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 10/19/2014

Películas que hablan sobre la vida de filósofos, películas que tratan temas filosóficos y películas basadas en el trabajo o los libros de filósofos

La emergencia del cine ha estado ligada, desde sus inicios, a las grandes preguntas filosóficas. Incluso podría decirse que Kubrick o Hitchcock han sido verdaderos filósofos del cine, problematizando los aspectos técnicos como parte de la importancia de contar una historia, tal como Walter Benjamin hizo con respecto a la fotografía como arte propio de la modernidad.

El filósofo Matt Whitlock compiló una lista de las 44 películas esenciales para el estudiante de filosofía, tal vez consciente de que una lista que supone un criterio de selección se encuentra en la encrucijada de la crítica y la recomendación: del entretenimiento como arma del pensamiento, así como el lugar privilegiado del espectador en el drama de su propio tiempo, el cual se desarrolla desde y hacia la gran pantalla.

Tal vez por eso el filósofo Slavoj Žižek aparece en dos de las categorías en las que Whitlock organiza su selección: se trata de un pensamiento en la bisagra de lo panfletario y la indescifrable jerga del académico, todo contado con atuendo de payaso. Žižek! es una extraña y prematura biopic dirigida por Astra Taylor, y The Pervert’s Guide to Ideology un manifiesto cinematográfico y una comedia romántica del comunismo y el capitalismo, además de la historia del cine desde el punto de vista de la crítica de la ideología. Taylor también incluye a Žižek en The Examined Life, junto a Avital Ronell, Peter Singer, Michael Hardt, Judith Butler, Sunaura Taylor, y Cornel West.

Las categorías propuestas por Whitlock no son perfectas, pero están bien planteadas: películas que hablan sobre la vida de filósofos, películas que tratan temas filosóficos y películas basadas en el trabajo o los libros de filósofos.

En cada una de ellas encontraremos películas que todos hemos visto y otras cuya existencia desconocíamos. Como decía Calvino respecto a los libros clásicos, podríamos pensar que una película se vuelve clásica cuando podemos regresar a ella para seguirnos haciendo una pregunta con respecto a nuestras vidas. Son películas que siguen siendo pertinentes no importa cuándo, y a las que se puede volver siempre para retomar una conversación inacabable.

Nuestra selección es la siguiente, pero puedes consultar el dictamen completo aquí.

*NOTA ACTUALIZADA EL 27 DE ENERO DE 2018*

 

Películas sobre filósofos

Zizek!, Astra Taylor (2005)

 

Examined Life, Astra Taylor​ (2008)

(Fragmento)

 

Derrida, Kirby Dick, Amy Ziering (2002)

 

D'ailleurs, Derrida, Safaa Fathy (1999)

 

Michel Foucault par lui-même, Philippe Calderon (2003)

 

Otras:

The Pervert's Guide to Cinema, Sophie Fiennes (2006)

The Pervert's Guide to Ideology, Sophie Fiennes (2012)

 

Películas con filósofos como personajes

El joven Karl Marx, Raoul Peck (2017) (August Diehl como Karl Marx) (Disponible en este enlace)

El día que Nietzsche lloró, Pinchas Perry (2007) (Armand Assante como Friedrich Nietzsche)

Los últimos días de Immanuel Kant, Philippe Collin (1996) (David Warrilow como Immanuel Kant)

El alquimista de la felicidad,  Abdul Latif Salazar (2004) (Abol Reza Kermani como Ahmad al-Ghazali)

Wittgenstein, Derek Jarman (1993) (Clancy Chassay como el niño Ludwig)

 

Películas que abordan temas filosóficos

Being John Malkovich, Spike Jonze (1999) – Subjetividad, identidad vs. alteridad

Eternal Sunshine of a Spotless Mind, Michel Gondry (2004) – La metafísica de la memoria

The Matrix, Hermanas Wachoski (1999) – Caverna platónica y el nacimiento del sujeto cartesiano 

The Truman Show, Peter Weir (1998) – Truman es un profeta desde dentro de la Caverna  

Gracias por fumar, Jason Reitman (2005) – El Estado corporativo utiliza retórica y sofística para mantenerse en el poder. ¿Qué pasa si desbalanceamos el discurso, aprendiendo a utilizar las armas del enemigo?

A Clockwork Orange, Stanley Kubrick (1971) – Teoría política, estado de control, anarquismo 

Pi: el orden del caos, Darren Aronofsky (1998) – La ontología de los números

Waking Life – La pregunta por la revolución es la pregunta por el sueño. Esta película es una escafandra al pensamiento crítico desde la órbita del sueño lúcido. Mírala online aquí.

Más extraño que la ficción, Marc Forster (2016) – El individuo auténtico

El séptimo sello, Ingmar Bergman (1957) – ¿Hacia una pulsión del absurdo?