*

X

Las ruinas de las ciudades nucleares secretas de la URSS (FOTOS)

Por: pijamasurf - 10/25/2014

Durante años estas ciudades permanecieron ocultas al mundo, hasta que el fotógrafo Nadav Kander las rescató del olvido

Hace unos 4 años, Nadav Kander decidió emprender un viaje hacia las estepas de Kazajstán en busca de las “ciudades cerradas”, una red de ciudades que se encontraban en un área de pruebas nucleares soviéticas y que permanecieron inexistentes para los extranjeros hasta la llegada de Google Earth.  

La primera parada fue el pueblo de Kurchátov (llamado así en honor al físico que desarrolló la primera bomba nuclear soviética), donde encontró un guardia en la puerta. Después de lograr convencer al guardia, se dirigió a la única posada del lugar y se preparó para empezar a tomar fotografías.

Las ruinas fotografiadas nos atraen inmediatamente, hay algo oculto en ellas que sabemos que nunca podremos descifrar. Hay algo hermoso en ellas, aunque no es fácil decir qué.

Actualmente las fotos se exhiben en la Flowers Gallery de Londres, para posteriormente ser editadas en un libro que saldrá en noviembre.

El Semipalatinsk fue el lugar favorito de los soviéticos para realizar pruebas nucleares; más de 450 se llevaron a cabo entre 1949 y 1989, todas cerca de zonas habitadas. Poco fue investigado sobre el impacto de las pruebas en la gente o el ambiente hasta que el sitio fue cerrado en 1991, cuando un grupo de científicos trabajó para asegurar los restos de plutonio en el área.

Las imágenes de Kander parecen estar suspendidas en un espacio atemporal, imposible de ubicar con certeza en un mapa, el “área donde el zar expulsó a Dostoievski”. Esa desoladora falta de personas en las fotos parece paradójicamente hablarnos de lo que ha sido la humanidad. Nos habla de la decadencia, de la muerte, y de aquello que la sobrevive.

Te podría interesar:

Tsū, una red social en la que eres dueño de tu contenido (y además te pagan por él)

Por: pijamasurf - 10/25/2014

Esta nueva red social pretende distribuir 90% de sus ganancias entre los generadores de contenido, es decir los usuarios

Screen Shot 2014-10-27 at 12.50.18 AM

Luego de que Facebook controlara explosivamente la arena de las redes sociales mientras simultánea (y paradójicamente) se convirtiera en una de las compañías más odiadas del planeta han surgido diversas alternativas que, apelando al deseo de los usuarios de ser respetados, buscan competir con la red de Zuckerberg.

Recién anunciábamos la relativa popularización de Ello, creada el verano pasado y que hace unas semanas presumía de estar recibiendo alrededor de 30 mil nuevos miembros cada hora. Su principal cualidad es no lucrar con la data que sus usuarios le confíen ni terminar comercializando los espacios de su interfase (lo cual deja en el misterio su modelo de negocio). El pasado 20 de octubre nació otro competidor, Tsū.

Tsū se jacta de ser la primera red social en la que sus miembros son propietarios del contenido que generan y de hecho se pueden beneficiar económicamente de ello. Aparentemente, 90% de las ganancias que obtiene Tsū mediante la comercialización de su interfase terminará repartiéndose entre los usuarios que hayan creado los contenidos, entre aquellos que lo hayan propagado y entre los responsables de haber invitado a unirse a los creadores y propagadores.

Aquí puedes unirte para probar esta nueva opción, la cual, como ocurre con el resto de nacientes alternativas, deberemos analizar a detalle y sobre todo experimentar. Mientras tanto lo que queda claro es que al mundo digital, y al mundo físico, les vendría bien un competidor importante frente a la hegemonía facebookiana.