*

X

Las ruinas de las ciudades nucleares secretas de la URSS (FOTOS)

Por: pijamasurf - 10/25/2014

Durante años estas ciudades permanecieron ocultas al mundo, hasta que el fotógrafo Nadav Kander las rescató del olvido

Hace unos 4 años, Nadav Kander decidió emprender un viaje hacia las estepas de Kazajstán en busca de las “ciudades cerradas”, una red de ciudades que se encontraban en un área de pruebas nucleares soviéticas y que permanecieron inexistentes para los extranjeros hasta la llegada de Google Earth.  

La primera parada fue el pueblo de Kurchátov (llamado así en honor al físico que desarrolló la primera bomba nuclear soviética), donde encontró un guardia en la puerta. Después de lograr convencer al guardia, se dirigió a la única posada del lugar y se preparó para empezar a tomar fotografías.

Las ruinas fotografiadas nos atraen inmediatamente, hay algo oculto en ellas que sabemos que nunca podremos descifrar. Hay algo hermoso en ellas, aunque no es fácil decir qué.

Actualmente las fotos se exhiben en la Flowers Gallery de Londres, para posteriormente ser editadas en un libro que saldrá en noviembre.

El Semipalatinsk fue el lugar favorito de los soviéticos para realizar pruebas nucleares; más de 450 se llevaron a cabo entre 1949 y 1989, todas cerca de zonas habitadas. Poco fue investigado sobre el impacto de las pruebas en la gente o el ambiente hasta que el sitio fue cerrado en 1991, cuando un grupo de científicos trabajó para asegurar los restos de plutonio en el área.

Las imágenes de Kander parecen estar suspendidas en un espacio atemporal, imposible de ubicar con certeza en un mapa, el “área donde el zar expulsó a Dostoievski”. Esa desoladora falta de personas en las fotos parece paradójicamente hablarnos de lo que ha sido la humanidad. Nos habla de la decadencia, de la muerte, y de aquello que la sobrevive.

Te podría interesar:

La supuesta tumba de Jesucristo se encuentra en este pequeño pueblo de Japón

Por: pijamasurf - 10/25/2014

Una extravagante hipótesis señala que Cristo escapó de los romanos para ir a vivir a Japón, donde procreó tres hijos

image

Existe una versión alterna a la historia oficial de la vida de Jesucristo, que asegura que este personaje en realidad no murió crucificado por los romanos (y por lo tanto, no resucitó). De acuerdo con esta extravagante pero no por ello descartable hipótesis, quien fue realmente muerto en la cruz fue un hermano de Cristo, mientras que este logró escapar hacia Japón, en donde se instaló en un lugar llamado Shingo y murió a los 106 años, después de tener tres hijos con una mujer local. 

Esta teoría, que se describe en los Documentos Takenouchi (un estrambótico registro que fue hallado en 1936 y luego destruido durante la Segunda Guerra Mundial), es aceptada por miles de seguidores que visitan anualmente el poblado de Shingo. Además, supuestamente muchos de los habitantes de este lugar muestran variaciones raciales con respecto al resto de los japoneses, las cuales son atribuidas a que descienden de un occidental, es decir de Cristo mismo.  

La supuesta tumba del "hijo de Dios" se ubica en la cima de una colina, junto a dos sepulturas que presuntamente guardan los restos de Isukiri (el hermano crucificado) y un manojo de cabello de la Virgen María. 

[Atlas Obscura]