*

X

Las 4 grandes cualidades de la literatura como herramienta de sanación

Por: pijamasurf - 10/11/2014

La literatura es quizá uno de los mejores métodos para dialogar con la subjetividad (propia y ajena) y, de este modo, experimentar el mundo con sabiduría

Procurad también que, leyendo vuestra historia, el melancólico se mueva a risa, el risueño la acreciente, el simple no se enfade, el discreto se admire de la invención, el grave no la desprecie, ni el prudente deje de alabarla.

Cervantes, Don Quijote (Prólogo de 1605)

Casi desde el origen, una de las funciones de la palabra ha sido la curación. Los mantras, las oraciones del catolicismo, el psicoanálisis e incluso la cantinela con que la madre o el padre acompañan la caricia que dan al hijo que tropezó y se golpeó, son ejemplos claros de buscar el alivio por medio de la palabra.

Quizá por eso, y porque la materia prima de expresión de la literatura es el lenguaje, en esta aún es posible encontrar trazas de esa cualidad. A veces, inesperadamente, nos damos cuenta de que un libro nos consuela en medio de la tristeza, o ante cierta frustración recordamos de pronto unos versos leídos hace tiempo y que nos hacen entender de otra manera el conflicto que vivimos. Una anécdota asegura que Julio Cortázar se curó de una tos después de escribir “Carta a una señorita en París”, cuento en el que un hombre vomita conejos de sus entrañas hasta llenar con ellos el departamento que ocupa.

En este sentido, no parece descabellado pensar ciertos libros en términos similares a aquellos con que pensamos la medicina y sus procedimientos. Así como cuando nos duele el estómago acudimos al médico y seguimos su prescripción, tomando puntualmente la píldora o el jarabe que nos ordena, ¿por qué no, ante ciertos dolores, probar acercarnos a nuestro librero o a la biblioteca pública más cercana y sacar del estante la novela o el poemario que nos ayude a lidiar con ese pesar?

Como parte del proyecto The School of Life (que reseñamos tangencialmente hace poco) compartimos estos 4 puntos extraídos del video What is Literature for? En términos generales, se trata de una elocuente defensa de la literatura como un recurso que nos sirve para transitar mejor por este mundo en términos vitales. Si bien es cierto que, como asegura la conseja popular, “nadie experimenta en cabeza ajena”, la premisa de este breve manifiesto es que podemos aprovechar lo que siglos y siglos de expresión literaria ponen a nuestra disposición, ese conocimiento acumulado que en buena medida es un diálogo de subjetividades, una polifonía abierta en la que cualquiera de nosotros puede tomar parte y, así, mirar de otra manera, desde otro lugar, para recuperar el sentido de asombro por el mundo.

 

¿Para qué sirve la literatura?

1. Te hace ahorrar tiempo

Parece una pérdida de tiempo, pero en realidad la literatura es el “ahorrador de tiempo” definitivo porque nos lleva a un espectro de emociones y sucesos que tomaría años, décadas o milenios experimentar directamente. La literatura es el mayor simulador de realidad, una máquina que nos lleva a través de infinitamente más situaciones de las que podríamos atestiguar directamente.

2. Te hace mejor persona

La literatura hace realidad esa magia mínima de hacernos ver las cosas desde el punto de vista de otra persona; nos permite considerar las consecuencias de nuestras acciones en los demás de una manera que de otra forma no tendríamos; además nos muestra ejemplos de personas amables, generosas y simpáticas.

La literatura enfrenta con profundidad los valores del sistema dominante —ese que privilegia el dinero y el poder. Los escritores se encuentran en el bando opuesto: hacen que simpaticemos con ideas y sentimientos que tienen una importancia profunda pero que no tienen cabida en un mundo comercializado, preocupado por el estatus de una persona, cínico.

3. Es una cura para la soledad

Somos más extraños de lo que nos gusta admitir. Frecuentemente no podemos decir eso que en realidad tenemos en mente. Pero en los libros encontramos descripciones de quiénes somos genuinamente y qué es eso por lo que pasamos, descritas con una honestidad un tanto más peculiar que la que nos permite una conversación ordinaria. En los mejores libros es como si el escritor nos conociera mejor de lo que nosotros mismos nos conocemos —encuentra las palabras para describir las experiencias frágiles, raras, especiales de nuestra vida interna. Los escritores amplían nuestros corazones y nuestra mente y nos dan mapas para nuestro propio ser, para que así podamos viajar por este de forma más confiable y menos con la sensación de paranoia o persecución.

4. Te prepara para el fracaso

Toda la vida, uno de nuestros mayores temores es el miedo al fracaso, a fallar, a convertirnos en “perdedores” (según lo llaman los tabloides). Todos los días los medios nos regalan historias de fracaso. Curiosamente, mucha literatura trata también del fracaso —en un sentido o en otro, muchas grandes novelas, obras de teatro, poemas, son sobre personas que se equivocaron. Sólo que los grandes libros no juzgan tan severamente como los medios, que sólo miran en una dimensión.

La literatura merece el prestigio que tiene, sobre todo por una razón: es una herramienta que nos ayuda a vivir y morir con un poco más de sabiduría, bondad y cordura.

Esta joven de 29 años ha elegido morir el 1 de noviembre (argumentos sobre la muerte voluntaria)

Por: pijamasurf - 10/11/2014

“Dado que el resto de mi cuerpo es joven y sano, tengo posibilidades físicas de resistir por mucho tiempo, aunque el cáncer se esté comiendo mi mente”

_Brittany_Maynard_3066527b

Brittany Maynard, de 29 años, fue diagnosticada con un tumor cerebral, y los médicos estimaron que le quedaban 6 meses de vida. Pero en lugar de atravesar por la dolorosa quimioterapia, Maynard decidió aprovechar su calidad de vida y administrarse una sobredosis de medicamentos de prescripción el 1 de noviembre de este año, en su casa, en compañía de su familia y seres queridos.

“Luego de meses de investigación, mi familia y yo llegamos a una conclusión dolorosa. No existe un tratamiento que pueda salvar mi vida, y los tratamientos recomendados destruirían el tiempo que me queda”, dijo Maynard en un comunicado.

“Dado que el resto de mi cuerpo es joven y sano, tengo posibilidades físicas de resistir por mucho tiempo, aunque el cáncer se esté comiendo mi mente.”

Maynard y su esposo comenzaron a investigar sobre alternativas de eutanasia y muerte con dignidad. Decidieron mudarse de San Francisco, California, al estado de Oregon, uno de los cinco estados de Estados Unidos que adoptaron legalmente la muerte digna. Desde 1997, 750 personas han recibido medicamentos por vías legales para terminar con su vida.

“Toda mi familia ha pasado por un ciclo devastador. Soy hija única –creo que voy a llorar. Para mi madre es realmente difícil, y para mi esposo también, pero todos me han apoyado porque han estado antes en cuartos de hospital, y escuchado lo que podría ocurrirme”.

Sin embargo, la joven no se identifica como “suicida”: “He tenido los medicamentos conmigo por semanas. No soy suicida. Si lo fuera, me los habría tomado hace mucho tiempo. No quiero morir. Pero estoy muriendo. Y deseo morir en mis propios términos”.

Dentro de las luchas sociales y las discusiones sobre el tipo de derechos que necesita desesperadamente nuestra sociedad, el derecho a la muerte digna suele ser uno de los menos mencionados, tal vez porque preferimos no pensar en la muerte en vez de enfrentarla con responsabilidad. Tal vez creemos que la muerte es simplemente perder el cuerpo, pero sin importar a dónde vayamos o lo que ocurra después, enfrentar ese momento ha sido siempre la actitud filosófica por excelencia, al igual que un importante centro de debates entre disciplinas espirituales. Pase lo que pase moriremos, eso es inevitable; pero mientras estamos muriendo, podemos poner en la balanza si importa más la vida que la muerte. Y al elegir la muerte, de algún modo, Maynard eligió la vida.