*

X

La sorprendente precisión de los testículos en las esculturas griegas: un desafío a la masculinidad (FOTOS)

Por: pijamasurf - 10/14/2014

Con su serie "Marbles", la fotógrafa londinense Ingrid Berthon-Moine nos descubre un rincón olvidado de la escultura griega clásica: los testículos, un detalle que revela la idea de masculinidad que se tenía en dicha cultura

La Grecia clásica se considera, hasta ahora, uno de los momentos culturales más elevados de la civilización humana. Al menos para Occidente, el trabajo intelectual todavía abreva de esa fuente: la filosofía, la literatura y algunas otras artes como la pintura o la escultura tienen en la cultura griega un referente obligado.

En materia escultórica hay ciertas efigies que pertenecen igualmente a nuestra herencia colectiva, en parte, es cierto, gracias al filtro renacentista, cuyos artistas retomaron los cánones griegos para fijarlos ya indeleblemente en ese archivo compartido que llamamos cultura universal o general.

Los frisos, el Laocoonte y sus hijos que se encuentra en el Museo del Vaticano, la Victoria de Samotracia que resguarda el Louvre y algunos otros sobrevivientes, nos hacen ver que los griegos consiguieron un dominio increíble del cincel sobre el mármol, representando con una fidelidad extraordinaria la figura humana.

Sin embargo, es posible que no tengamos memoria para un detalle peculiar: los testículos de los esculpidos. Una exquisitez en la cual la fotógrafa inglesa Ingrid Berthon-Moine encontró un motivo de asombro y curiosidad.

Como frecuentemente sucede con la creación artística, una decisión estética habla mucho tanto del artista como de la época a la que este pertenece. ¿Por qué Fernando Botero eligió la obesidad de sus personajes como elemento distintivo de su estilo? ¿Por qué El Greco alargó las figuras humanas hasta límites inverosímiles? ¿Por qué el gesto extático es tan importante en Bernini? ¿Por qué los griegos esculpieron testículos tan “pequeños y tensos”?

A partir de su proyecto fotográfico, Berthon-Moine encontró un contraste enigmático entre una cultura masculina de la Grecia clásica y, por otro lado, la preferencia de los escultores por cuerpos con testículos pequeños. Esto en parte podría explicarse por el amor a la precisión y la fidelidad en la representación anatómica (algo de lo cual carecemos en nuestra época, ahora que lo común es la exageración y la desmesura).

Sorpresivamente, la serie de Berthon-Moine —titulada, por cierto, Marbles, un juego de palabras con la palabra en inglés para “mármol” y el uso que a esta misma se le da en slang para testículos— ha tenido una recepción favorable, algo que la fotógrafa atribuye al interés de ciertos sectores por deconstruir la identidad masculina de Occidente.

Te podría interesar:

Snowden aconseja dejar de usar Dropbox, Facebook y Google

Por: pijamasurf - 10/14/2014

Al justificar que "no tienes nada qué esconder", lo que ocurre es que "estás invirtiendo el modelo de responsabilidad sobre cómo funcionan los derechos"

Edward Snowden, uno de los informadores más célebres de los últimos años, concedió una entrevista remota dentro del New Yorker Festival, donde tocó temas concernientes a la privacidad de los usuarios y al por qué la postura del "no tengo nada qué esconder" es perjudicial más allá de la evidente apatía de sus partidarios.

El analista de datos advirtió que, en nuestros días, la privacidad de la información de los usuarios de internet es responsabilidad de los mismos usuarios, pues las compañías enfrentan grandes presiones gubernamentales para garantizar el acceso a cuentas de sospechosos de crímenes, aunque el sistema se encargue también de fabricar las sospechas.

Al justificar que "no tienes nada qué esconder", lo que ocurre es que "estás invirtiendo el modelo de responsabilidad sobre cómo funcionan los derechos".

Según Snowden, "cuando dices 'no tengo nada qué esconder', estás diciendo 'no me importa este derecho.' Estás diciendo 'no tengo este derecho, porque he llegado al punto en que tengo que justificarlo'. La manera en que los derechos funcionan es que el gobierno debe justificar su intrusión en tus derechos".

Por otra parte, Snowden recomendó "deshacerse de Dropbox", pues aunque la compañía afirme que nuestros datos son codificados en su viaje desde tu computadoras a sus servidores, e incluso al interior de ellos, alternativas como SpiderOak permiten codificar la información también mientras está dentro de tu computadora.

Aunque sugirió que Facebook y Google han mejorado sus medidas de seguridad, se refirió a ellos como "servicios peligrosos" que también debemos evitar. Algo irónico, considerando que la charla con Snowden podía verse a través de Google Hangout o Youtube. Otra recomendación fue la de dejar de utilizar sms sin codificar y preferir servicios como RedPhone y Silent Circle para este propósito.

El asunto de la privacidad es crucial en la construcción de ciudadanía pues, a decir de Snowden, debemos estar al tanto del poder que ejercen los gobiernos sobre nuestra información. No tenemos que conocer cada detalle, eso es cierto (el mito de la transparencia en realidad genera otra espiral kafkiana, señalada puntualmente por el filósofo Byung-Chul Han), pero si confiamos ciegamente en las buenas intenciones del gobierno "ya no seremos ciudadanos, ya no tendremos líderes", sino que "somos vasallos y tendremos dictadores".