*

X

Hospital cultiva comida orgánica para ofrecerla como medicina

Salud

Por: pijamasurf - 10/01/2014

Hospital honra el principio: "Que tus alimentos sean tu medicina"

Screen shot 2014-10-01 at 6.55.22 PM

El hospital  de St. Luke University en Pennsylvania, Estados Unidos, ha anunciado la creación de una granja de cinco acres en la que planea cosechar más de 20 mil kilos de alimentos orgánicos. Los alimentos serán distribuidos en los seis hospitales de su red para que sus empleados, visitantes y especialmente sus pacientes puedan beneficiarse de una dieta orgánica.

"Una dieta basada predominantemente en plantas es una medicina extremadamente poderosa, a veces mejor que la medicina que tomamos", dijo la Dra. Bonnie Coyle, la directora de salud comunitaria de St. Luke. Coyle alabó los beneficios de los alimentos orgánicos.

Más allá de que St. Luke pueda obtener beneficios económicos de vender su comida orgánica más cara --como un lujo dentro de la mala fama que tiene la "comida de hospital" y la moda de la comida orgánica-- la medida es una señal prometedora en una industria de salud que tiene el mal hábito de recetar enormes cantidades de fármacos y descuidar el poder de la comida para sanar el cuerpo. La mayoría de los doctores ha olvidado el postulado fundacional de Hipócrates, a quien se le atribuye la frase "Que tu alimento sea tu medicina". Quizás no haya ninguna señal más evolutiva y armónica que una sociedad que no necesita otra cosa que lo que come (y lo que cosecha) para mantenerse sano, más allá de utopías futuristas de medicina genética o nanotecnológica. 

Un estudio reciente mostró que la comida cultivada bajo métodos orgánicos es más nutritiva. Quizás debido a métodos como el monocultivo, el uso de pesticidas y demás ingredientes tóxicos, hemos dejado de recibir los efectos medicinales de los alimentos. La comida-medicina a fin de cuentas es resultado de una tierra sana, rica en minerales y oligoelementos, lo cual a su vez se traduce en un cuerpo sano. Esto se ha perdido; por eso es tan importante retomar prácticas de cultivo orgánico.

Te podría interesar:

Cápsulas de excremento congelado podrían ser el gran medicamento del futuro

Salud

Por: pijamasurf - 10/01/2014

Médicos del Hospital General de Massachusetts experimentaron con materia fecal congelada como tratamiento contra una bacteria especialmente dañina; sorpresivamente, este "medicamento" fue notablemente efectivo contra dicha enfermedad

kb_fecalpill_feat

En los últimos años la medicina ha reencontrado el interés por la flora intestinal y la enorme variedad de bacterias que la componen. Desde una perspectiva que podría considerarse holística o menos parcelada que de ordinario, el cuerpo humano comienza a entenderse como un “microbioma”, un superorganismo, un ecosistema que conformamos con bacterias virus, levaduras y demás microorganismos.

Por esta tendencia han ganado reputación positiva tratamientos prebióticos que van desde la alimentación hasta acciones más radicales como la ingesta de materia fecal, siempre con el fin de favorecer el desarrollo y preservación de la diversidad microbial de nuestro cuerpo.

Recientemente, un equipo dirigido por Ilan Youngster (del Hospital General de Massachusetts) tomó muestras de materia fecal humana y extrajo las bacterias intestinales saludables, las cuales congelaron en cápsulas para así prolongar su “vida útil”. El siguiente paso fue medicar a 20 pacientes enfermos por la bacteria Clostridium difficile, una bacteria especialmente dañina que provoca malestar estomacal y diarrea y, en Estados Unidos, cobra la vida de más de 14 mil personas anualmente.

Bajo este tratamiento, 14 personas se curaron tan sólo 2 días después de haberlo iniciado, es decir, luego de haber ingerido 30 cápsulas; 4 personas tardaron otro par de días en curarse y, al final, 18 de los 20 voluntarios salieron del régimen sin la enfermedad con que lo iniciaron.

Sin duda esta nueva forma de fortalecer la flora intestinal puede parecer un tanto inquietante (por no mencionar el lado escatológico del asunto) pero sin duda nos recuerda que, muchas veces, el “medicamento” indicado para las enfermedades que pueden aquejarnos se encuentra en nuestro propio cuerpo.