*

X

El "tigre de Putin" nada de Rusia a China (y desata suspenso diplomático)

Política

Por: pijamasurf - 10/11/2014

China busca al tigre siberiano predilecto de Vladimir Putin, que fue observado cruzando un río que divide el territorio con Rusia

TIGER-master675

Kuzya, un tigre siberiano de 23 meses que ha sido también bautizado como el "tigre de Putin", ha sido observado nadando el río Amur que separa a Rusia de China y desatando un inesperado episodio de nerviosismo diplomático. Aparentemente, el tigre es especialmente caro para el el mandatario ruso, quien personalmente lo reintrodujo a la naturaleza.

El New York Times describe a Kuzya como "viril, y poseído por un insaciable apetito de carne roja" (algunos de esos adjetivos podrían aplicarse el mismo Putin, cuya virilidad ha sido parte de su marketing político, especialmente en el caso de su afición a los animales salvajes, como los tigres y los osos).

Oficiales chinos se encuentran buscando a Kuzya, con el temor de que algún cazador acabe ilegalmente con el preciado felino y lo remate en el mercado negro, donde un cadáver de tigre llega a valer 10 mil dólares.

Diarios rusos escriben que existen todavía esperanzas de que el tigre sea sensible y regrese a casa, olfateando la hostilidad del territorio (además del peligro de las heladas del río).

Pese a que China tiene una merecida mala reputación en lo que se refiere a medidas ecológicas, el Estado chino tiene una alta consideración por los animales, como talismanes de buena fortuna y como embajadores de diplomacia global (un ejemplo de esto es el panda gigante). 

Las relaciones entre China y Rusia se han estrechado en el tiempo reciente, formando una bolsa de protección unida frente a Occidente. Esto hace que las autoridades chinas estén frenéticamente buscando el tigre, antes de que un desastre diplomático los sorprenda.

 

Te podría interesar:

¿El nuevo poder? Facebook manipuló a sus usuarios durante las elecciones en Estados Unidos

Política

Por: pijamasurf - 10/11/2014

Otro experimento masivo de Facebook con sus usuarios, esta vez en el contexto de las elecciones de 2012 en Estados Unidos, con el propósito de medir su influencia en el comportamiento político de la sociedad.

 obama

Una de las premisas elementales en torno al poder es que este, simplemente, no puede no utilizarse. Esta noción ha sido explorada lo mismo en tratados de política que en novelas, películas, series de televisión e incluso desde el conocimiento popular. El poder es una entidad extraña que obliga al ejercicio y la ejecución; es una fuerza que no puede quedarse quieta y de hecho nunca lo hace: no termina de abandonar a uno de estos agentes cuando ya se encuentra en posesión de otro. Por eso mismo es casi imposible tener poder y no emplearlo tanto como sea posible.

De ahí que, para algunas personas, con todo lo conspiracionista que pudiera sonar esta idea, sólo era cuestión de tiempo antes de que Facebook se decidiera a utilizar todo el poder que tiene a su disposición. En efecto, ¿quién actualmente tiene tal capacidad de penetración en las sociedades de todo el mundo? ¿Quién puede presumir tal número (poco más de mil millones, hasta junio de 2014), tan activo (40 minutos diarios, en promedio) de usuarios? Disimulado en el sopor inocente del entretenimiento y el tiempo ocioso, Facebook ha sabido colarse a la vida diaria de muchísimas personas en el mundo, ha sabido ganar nuestra atención, con todo lo que ello implica.

Ahora las sospechas se confirman, pues según reveló la propia compañía, 3 meses antes de las elecciones que se celebraron en 2012 en Estados Unidos, Facebook puso en marcha un experimento relacionado con este proceso, el cual consistió en dar prioridad de visibilidad a las noticias políticas compartidas por los usuarios en menoscabo de las actualizaciones de estado habituales. Así, por ejemplo, si alguien compartía una nota sobre Barack Obama o Mitt Romney (quienes se disputaron la presidencia del país), esta tuvo más importancia para el algoritmo de Facebook que un “Este día ha sido hermoso” que cualquiera pudo haber escrito.

De acuerdo con Lada Adamic, quien como científico trabaja para Facebook, este cambio en el feed cotidiano de los usuarios estadounidenses consiguió que, en general, el nivel de compromiso político reportado por los propios usuarios creciera de 64% al 67% en el periodo mencionado. Asimismo, en el artículo publicado al respecto, se asegura que:

Estos resultados sugieren que las emociones expresada por amigos en las redes sociales influyen en nuestro propio ánimo, lo cual constituye, en nuestro conocimiento, la primera evidencia experimental para el contagio a escala masiva de emociones a través de las redes sociales […].

En cuanto a si dichos “experimentos” violan las políticas de uso de Facebook, tal parece que estos pueden entenderse como las “operaciones internas” que una persona permite cuando abre su cuenta en la red social.

¿Cuál será el siguiente paso de Facebook? ¿O será que ya lo ha dado y ni siquiera nos hemos dado cuenta? Y si lo advertimos, ¿nos llamarán paranoicos?