*

X

Científicos descubren miles de montañas y cicatrices en el suelo marino

Por: pijamasurf - 10/08/2014

El suelo marino más profundo sigue siendo un enigma para el humano, pero ahora algunos satélites están descubriendo que en esas profundidades hay paisajes de lo más increíbles

_77979968_cut

La ciencia ha divisado un nuevo mapa del suelo marino usando data satelital: el mapa revela cicatrices masivas y miles de inexploradas montañas marinas en algunos de los rincones más profundos y remotos del océano.

Aunque los satélites en sí no son nuevos, usarlos para ver el suelo marino sí lo es. Están proporcionando data de altísima calidad que antes era impensable obtener. “Sabemos mucho más de la topografía de Marte de lo que sabemos acerca del suelo marino”, anotó el geofísico Dietmar Müller, uno de los investigadores de este estudio. “La desaparición del vuelo de Malaysia Airlines este año ha enfatizado la conciencia global del pobre conocimiento que tenemos de las profundidades marinas”.

_77973270_sandwell6hr

El mapa muestra unos paisajes preciosos que incluyen rugosidades, grietas y montañas que se levantan a más de 1.6km del suelo oceánico. La localización de estas crestas, además, es importante para conocer el pasado geológico de la Tierra y predecir terremotos, ya que muchas de esas montañas son volcanes que alguna vez estuvieron activos.

Te podría interesar:

Científicos concluyen que el orgasmo vaginal y el punto G no existen

Por: pijamasurf - 10/08/2014

Un reciente estudio deliberó que el orgasmo vaginal no existe y sólo se puede llegar al clímax femenino por medio de la estimulación del clítoris

klimt-danae1

Por años, las mujeres han declarado sentir distintos tipos de orgasmos: internos y externos, cervicales o clitorianos (o incluso clímax fantasmales en los que el tacto sale sobrando). Ahora, un nuevo estudio científico asegura que todo ello es mentira; que no existe tal cosa como un punto G o un orgasmo vaginal y que el único clímax posible para una mujer es por medio del clítoris, al cual le llaman, sospechosa y perturbadoramente, “pene masculino”.

Los expertos en medicina sexual y sexólogos decidieron recientemente que “necesitaban certezas en relación con el orgasmo femenino, en lugar de hipótesis u opiniones personales” del tipo que publican las revistas populares. Argumentaron que la anatomía femenina simplemente no avala las nociones de orgasmo que tenemos hasta ahora, y que la estimulación del clítoris es el único camino al clímax.

Su artículo enumera los nombres anatómicos para cada una de las partes de la vagina pero omite que, mientras la anatomía es importante, la respuesta sexual es mucho más que laWładysław-Podkowiński-Ecstasy suma de nuestras regiones genitales. Y mientras hay evidencia de que el clítoris se parece en naturaleza al pene y tiene rasgos de desarrollo similares, no hay suficiente información para concluir que ambos son idénticos en sensación y función. Lo que es más: no hay evidencia de que un clítoris y un pene “sienten lo mismo” en el acto sexual.

Mientras los científicos avanzan en su exploración del orgasmo femenino (investigación que tomó relevancia hace relativamente poco), parece que se alejan de la experiencia empírica de mujeres reales que pueden llegar al orgasmo por distintas vías (o al menos eso es lo que creen experimentar, que sería suficiente para que exista). Es decir, en su razonamiento anatómico, los autores no explican por qué tantas mujeres no llegan al orgasmo incluso con suficiente estimulación clitoriana o por qué algunas son capaces de llegar al orgasmo en ausencia de esta. No explican el papel que el cerebro juega en el orgasmo o por qué la estimulación cervical puede llevar al orgasmo a una mujer con parálisis.

En resumen, estudiar la sexualidad es algo muy complejo, y asegurar “científicamente” que “el orgasmo femenino no existe” (porque el clítoris es un pene en potencia) está lejos de la verdad y tiene implicaciones delicadas. Como apunta Kayt Sukel para el New Scientist, parece que las investigaciones están tintadas de normas sociales y expectativas; que diferentes laboratorios quieren tener la última palabra y se pelean entre ellos en lugar de trabajar juntos.

Todos sabemos que las mujeres llegan a distintos tipos de clímax por distintas vías (al menos ellas lo saben y es suficiente). Sin embargo, hasta que los científicos quieran llevar a cabo un estudio interdisciplinario y colaborativo, no hay manera de que la ciencia sea un lugar confiable para  informarse sobre temas relacionados con la sexualidad femenina.