*

X

A 46 años del 2 de octubre, se aviva el eco de la movilización estudiantil en México

Por: Ana Paula de la Torre - 10/01/2014

Un exrecluso estudiantil del 68 refiere a los nuevos movimientos como un probable y afortunado hartazgo conjugado con acción

marchaÁngel Mendoza tiene un bigote porfiriano, buen porte, cultura, está informado y conduce un taxi en el DF. Se lamenta del tráfico causado por las últimas protestas de los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN), aunque simultáneamente está orgulloso de que los jóvenes se movilicen: “Algo pasó con México que desde el 68 los habitantes nos quejamos de lo que ha hecho el gobierno, sobre todo en la economía, pero no actuamos”. Recuerda con nostalgia el 68, cuando cientos de estudiantes fueron asesinados por el gobierno mexicano para que el país quedara libre de disturbios en los Juegos Olímpicos celebrados ese mismo año. Él mismo estuvo preso como producto de las manifestaciones.

Mendoza fue alumno en ese periodo de la Vocacional 5, la preparatoria donde se generó el movimiento tras una riña al terminar un partido de futbol, que ocasionó inconformidad entre los estudiantes cuando los granaderos ingresaron abruptamente a las instalaciones de este prepa.

Casi 50 años después, dos incidentes, la muerte de normalistas en Iguala, Guerrero, quienes habían tomado algunos autobuses y fueron baleados por policías municipales, y la serie de protestas de alumnos del Instituto Politécnico Nacional en las que han participado más de 50 mil jóvenes se han gestado a unos días que se cumplan 46 años del crimen de Estado.

Ángel Mendoza conduce su taxi y se alegra de que los estudiantes hayan salido a la calle: “Los quieren convertir en técnicos en lugar de ingenieros”. Y reafirma que hoy es difícil que la sociedad reaccione: “Nos vendieron la democracia como remedio para los males sociales, pero en México los problemas son los mismos, con la diferencia de que ya no nos sorprendemos por ello”.

“En  los sesenta los jóvenes salieron a las calles por un hartazgo hacia un partido autoritario insostenible, pues los tiempos estaban cambiando. Las personas tenían más conciencia de su búsqueda de libertad, al menos en sus derechos individuales”. Hoy, después de casi 50 años dos movimientos estudiantiles están en las calles, en Guerrero fueron asesinados tres estudiantes por policías municipales y, como si de ficción se tratara, hay más de 40 desaparecidos que, se estipula, están escondidos por temor a la represión.

En el marco del la conmemoración del 2 de octubre de 1968, cuando el gobierno atacó a miles de estudiantes, se está gestando un movimiento estudiantil sin precedentes en los últimos años. Según Mendoza, puede ser un segundo capítulo de hartazgo social reflejado en la clase joven: “Ojalá, porque la apatía generalizada es muy vacía”. (…) En los sesenta los estudiantes leían a Marx y se empoderaban con las ideas de este; hoy los jóvenes están más conscientes de que el gobierno los necesita en las elecciones”.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Te podría interesar:

Miles de periquitos tropicales invaden los cielos de Tokio (FOTOS)

Por: pijamasurf - 10/01/2014

 

El fotógrafo Yoshinori Mizutani salió un día de su casa en el barrio de Shibuya, Tokio, y notó una pequeña bandada de periquitos de cuello rosado volando y posándose tranquilamente en un árbol de ginkgo. La curiosidad creció con los días, hasta que decidió investigar un poco más.

Mizutani descubrió que los periquitos que hoy viven en grandes parvadas son descendientes directos de pericos caseros traídos de la India y Sri Lanka durante los 70. Como salidos de una escena de Hitchcock, los periquitos invadieron literalmente la isla, de la que no son oriundos, pero verlos no es una experiencia terrorífica, sino una fuente de gozo e inspiración para Mizutani.

En Tokyo Parrots Mizutani consigna el trabajo de dos años persiguiendo a los pericos por las instalaciones del Instituto de Tecnología de Tokio, un lugar preferido por estas aves. Sus tomas tienen esa claridad por el flash sincronizado que utiliza, de modo que las aves se recortan naturalmente contra el fondo del cielo o los árboles, dando una apariencia salida de una fantasía de Photoshop (o de una pesadilla ecológica aún por ser descubierta).