*

X

Nymphaea caerulea, el loto psicoactivo más bello del mundo

Por: pijamasurf - 09/10/2014

La Nymphaea caerulea o loto azul de Egipto representa la alegoría oriental de la reencarnación, y tiene propiedades medicinales y psicoactivas muy parecidas a su aspecto a la vez estimulante y leve

 

En la filosofía oriental, la alegoría es reina. Detrás del nombre de una flor, de su forma o comportamiento, hay una metáfora que alude a alguna de las grandes verdades del universo. Los lotos siempre han sido figuras alegóricas de la iluminación (surgir del pantano hacia la luz); pero el caso específico del loto azul (Nymphaea caerulea) es uno de los más persuasivos y elegantes.

La Nymphaea caerulea, también conocida como loto azul de Egipto o loto azul sagrado, crece a lo largo del Nilo y en algunos otros lugares del subcontinente indio y de Tailandia. Quizá su papel más conocido en egiptología es su asociación con el renacimiento; el loto azul es su metáfora perfecta: al amanecer surge del agua y florece hasta el ocaso del día, luego se hunde bajo la superficie del agua y pasa allí toda la noche. Así cada día, todos los días. Es como el Sol.

 BxEVczoIIAAVQuM

Asimismo, la hermosa ninfa egipcia tiene propiedades psicoactivas y medicinales; su esencia es descrita como “tranquilizante” y “sutilmente eufórica”. Los reportes sobre sus efectos son, de hecho, muy parecidos a su aspecto. “El efecto principal que sentirás es una sensación placentera de calidez alrededor de la cabeza y el cuerpo superior; un sentimiento muy cómodo, como de ensueño, con un sutil efecto estimulante”.

Todo lo que se habla sobre el loto azul de Egipto, ya sea figurativo o psicoactivo, es adivinable con verlo. Es quizá del color del velo que separa este reino de los otros, y es igual de volátil, de leve y de “sutilmente eufórico”. De ahí que, durante más de 3 mil años, los egipcios usaran esta flor como sacramento espiritual y que fuera la más sagrada de la plantas, asociada con el dios Ra, proveedor de luz.

Hoy en día la flor se usa para expandir la conciencia en ceremonias de meditación, y muchas personas utilizan sus efectos de trance somnífero para reforzar el estado alfa del sueño o para inducir sueños lúcidos. Pero puede consumirse en extracto en dosis de 6 a 12 gotas para reforzar la salud general. La Nymphaea caerulea fresca, tomada en té o remojada en vino, proporciona una leve tranquilidad azulosa y lúcida, una alegoría perfecta de su aspecto a la vez onírico y vibrante.

Te podría interesar:

Solaris, un dispositivo que materializa tus ondas cerebrales sobre una superficie líquida

Por: pijamasurf - 09/10/2014

¿Quieres mover ferrofluidos con tus ondas cerebrales para crear arte? Diseñador ruso crea neurocasco que refleja tu actividad cerebral sobre una superficie acuosa

Screen Shot 2014-09-12 at 11.28.12 PM

Históricamente, la relación entre arte y ciencia ha resultado en un fortuito romance: dos de los lenguajes fundamentales del hombre confluyen en este diálogo y se estimulan mutuamente. En la actualidad la bonanza tecnológica se ha unido, en un emocionante threesome, y en los últimos años hemos sido testigos de instalaciones, intervenciones y piezas memorables que emanan de esta conjunción.  

Un grupo multidisciplinario de creadores se reunió para crear un dispositivo electroencefalográfico que, tras ajustarse en la cabeza a modo de un casco futurista, permite a una persona controlar el movimiento de ferrofluidos contenidos en una gran tina. El resultado es espectacular, ya que la simple noción de que tu actividad cerebral esté incidiendo directamente en un cúmulo de materia conlleva intrigantes implicaciones.

Solaris es el nombre de este dispositivo, ingeniado por el diseñador ruso ::vtol:: en colaboración con la artista Julia Borovaya, el químico Edward Rakhmanov y el neurofísico Alexander Kaplan. Su funcionamiento consiste, a grandes rasgos, en registrar las ondas cerebrales de una persona y traducirlas en estímulos que son transmitidos a un imán motorizado que, en consecuencia, induce movimiento espiral en el viscoso fluido negro.  

El concepto detrás de esta pieza es encantador, ya que el objetivo de su creador es crear una superficie en la cual quede impreso el estatus mental de una persona. Aquello que ocurre en ese jardín secreto que actúa como motor de nuestra respectiva realidad termina materializado en un estrambótico espejo líquido, metamental, lo cual entre otras cosas sugiere la incidencia directa del pensamiento sobre la materia, relación que aunque resulta difícil terminar de aceptar, podría ser una premisa fundamental para entender una faceta apasionante de nuestra existencia. 

Al respecto ::vtol:: advierte que su invento "visualiza el temperamento de la persona. El objeto copia tu organización mental y la traduce sobre su superficie líquida. El objeto se funde con el participante".