*

X

La neurociencia advierte que estamos diseñados para disfrutar el arte

Arte

Por: pijamasurf - 09/16/2014

Durante una experiencia artística, contemplando una obra de arte, se activan en nuestro cerebro múltiples regiones; esto sugiere una comunión perfecta entre ambas partes involucradas

tumblr_l4iorfjHZk1qa6reco1_500

A pesar de que aún no existen definiciones unánimemente satisfactorias para explicar lo que es el arte, en cambio parece indiscutible el hecho de que este representa uno de los pilares fundamentales de la naturaleza humana. Desde las representaciones primitivas inscritas en los muros de las cuevas hace miles de años, pasando por las hebras distintivas de creación artística propias de toda cultura que se haya desarrollado, hasta las inverosímiles expresiones de nuestros días, la presencia del arte ha sido una constante en la historia de nuestra especie. 

A las múltiples reflexiones antropológicas, psicológicas, ideológicas, etc., que se han gestado en torno al acto artístico, ahora se suma una nueva trinchera: la neurociencia, es decir, el entendimiento de lo que ocurre a nivel químico dentro de nuestro cerebro cuando creamos o interactuamos con una obra de arte.   

Recientemente un grupo de investigadores de la Universidad de Toronto arrojó luz a la neuroquímica del arte, y concluyó que nuestro cerebro está efectivamente diseñado para poder apreciar las manifestaciones artísticas. Además, se comprobó que la experiencia neuronal que registramos cuando estamos ante una obra de arte envuelve variables más allá de la información visual, ya que se activan en nuestro cerebro regiones tanto emocionales como cognitivas. 

Fighting Temeraire Turner

El estudio, publicado en la edición de junio del diario especializado Brain and Cognition, analizó la información extraída de 15 estudios previos que se enfocaron en entender cómo reacciona nuestro cerebro ante pinturas artísticas –básicamente se dedicaron a observar, vía imagenología de resonancia magnética, lo que ocurría en los cerebros de personas mientras contemplaban un cuadro.  Dichas investigaciones habían corroborado que al colocar a una persona frente a una obra de arte, se detona actividad en las regiones cerebrales abocadas a procesar la información visual, a percibir y reconocer objetos y paisajes, pero también en aquellas encargadas de procesar las emociones, los pensamientos y el aprendizaje. 

Lo anterior puede interpretarse como algo que, por cierto, resulta fascinante: la totalidad de nuestro cerebro, con su complejo entrelazamiento de regiones –ingenieril engranaje de realidades– se activa, como si estuvieran hechos el uno para el otro, durante la experiencia artística. Es decir, ese cúmulo de emociones que fácilmente puede despertar una marina en fuego de J. M. W. Turner, tiene un respaldo a nivel neuroquímico –lo cual estrecha la relación entre metafísica y emoción, entre el óleo, la sinapsis y el encantamiento. 

 

Bill Murray y su obsesión por la poesía (VIDEOS)

Arte

Por: pijamasurf - 09/16/2014

Murray lee a Wallace Stevens y a Emily Dickinson, entre otros, para promover la poesía en el mundo

Bill-Murray-Reads-to-Construction-Workers-at-Poets-House

Bill Murray, además de ser un extraño querido por algo que va más allá de su figura de actor, es un hombre poético en el sentido más templado de la palabra. Algo hay en su temple que lo hace cercano a la melancolía y podríamos adivinar, aun sin saber nada al respecto, que es un hombre que asimila –y se asimila en– algunas formas de la poesía.

Es, de hecho, un lector consumado de poemas. Ha encabezado lecturas para el Poets House de Nueva York a lo largo del puente de Brooklyn y leído poemas para los constructores que renovaron la estimada biblioteca de poesía de la misma organización literaria.

Para el evento del puente de Brooklyn, Murray lee dos poemas de Wallace Stevens: "Planet on the Table" y "A Rabbit As King of the Ghosts". (Si te gustan los poemas que lee en el video de abajo, o simplemente te gustan los poemas, no dudes en buscar a Stevens).

 

En el siguiente video, Bill les lee poemas a los constructores de la biblioteca de poesía del Poets House en Manhattan, para sensibilizarlos a lo que verdaderamente están haciendo por el mundo. Les recita, entre otras cosas, a Emily Dickinson.