*

X

Gráfica muestra la poca congruencia entre las enfermedades a las que donamos y las que matan a más personas

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/04/2014

A donde donamos no es a donde más se necesita: algunas enfermedades parecen tener mejores relaciones públicas.

infodisea

 

El sitio Vox ha generado este infográfico bajo la tesis de que los memes no deberína de dictar a qué tipo de causas donamos, después de la campaña viral del Ice Bucket Challenge. La discrepancia es notable: las enfermedades que recaudan la mayor cantidad de fondos no son las que más personas matan --al parecer hay enfermedades, al igual que celebridades, que tienen mejores agentes de prensa o son menos glamorosas.

La gráfica toma en cuenta sólo estadísticas de Estados Unidos, pero de cualquier forma es una radiografía representativa que orienta de manera general sobre la dislocación entre las necesidades y el marketing. El Sida es por mucho el que más apila dinero, aunque produce sólo 40 mil muertes al año a diferencia de las 596 mil que son resultado de fallas cardiacas. Algo similar ocurre con la diabetes.

Vemos aquí una tendencia también por donar dinero a causas en África o en las que aparecen niños involucrados a diferencia de hacerlo de manera local, a causas más cercanas --esto podría ser una señal de altruismo desinteresado o una forma de miopía.

También en Pijama Surf: La recolonización africana de las celebridades: mapa de una invasión altruista

 

Te podría interesar:

¿Son realmente los musulmanes más inequitativos en su trato con las mujeres? (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/04/2014

Existe un prejuicio muy difundido por los medios occidentales de que los países islámicos presentan los peores casos de trato inequitativo a las mujeres, pero esto es querer poner la misma etiqueta a las prácticas de muchos países muy distintos

 200216514-002

Pocos países tienen limpios sus expedientes en cuanto a equidad de género se trata. Pueden decir que tratan a la mujer más equitativamente que en otros, pero eso no quiere decir que no tengan en promedio salarios más bajos, sean sujetas a más violencia y que tengan menos poder político que los hombres.

Para ocultar sus fallos, las sociedades occidentales prefieren fabricar enemigos que hagan “peor” las cosas que arreglar los problemas en casa. Una consigna es la regla: hay que culpar a los musulmanes de someter a las mujeres.

Sin embargo, hablar de 1.6 billones de musulmanes como una población homogénea es decir demasiado. Identificar a todos los practicantes de una religión con los excesos del Estado Islámico es como decir que todos los países de mayoría cristiana son el mismo.

muslimwomen

Si nos remitimos a la información del Global Gender Gap Report, países de mayoría musulmana como Senegal (69.23 de 100), Bangladesh (68.48) o Indonesia (66.13) muestran índices de equidad apenas un poco menores que superpotencias como Estados Unidos (73.92) y Francia (70.89).

Ciertamente muchos países islámicos presentan ambientes muy hostiles a las mujeres, pero lo mismo se puede decir de países como la India o Etiopía, sin que se les meta en el saco de “el hinduismo y el cristianismo son hostiles contra las mujeres”.

Como Reza Aslan explica en este video en respuesta al comediante Bill Malher, la persistencia de la islamofobia tiene motivos políticos, pero la insistencia de los medios en vendernos una imagen editada y distorsionada de estos países hace que terminemos creyendo ciegamente en lo que nos dicen, a pesar de toda su inconsistencia lógica.