*

X

Esto no es un GIF: conoce el trabajo de Akiyoshi Kitaoka, el genio japonés de las ilusiones ópticas

Por: pijamasurf - 09/19/2014

¿Las ilusiones ópticas se hacen? Si esto es así, ¿quién se dedica a eso? Probablemente alguna vez te hiciste esta pregunta, o quizá no y esta es la primera ocasión en que lo piensas. Paradójicamente, es muy posible que conozcas un puñado de ilusiones ópticas que, en cierta forma, se han incorporado a ese conocimiento compartido que por comodidad llamamos cultura general.

Para responder a la pregunta: Sí. Las ilusiones ópticas no surgen de la nada y sí, hay personas cuya ocupación —a veces remunerada— es hacer dibujos que perturben la percepción que tenemos del mundo desde el sentido de la vista.

Una de estas personas es Akiyoshi Kitaoka, japonés de origen, nacido en 1961 y actualmente profesor de psicología en el Colegio de Letras de la Universidad de Ritsumeikan, en Kioto. Kitaoka se especializó en el trazado y diseño de ilusiones ópticas luego de estudiar los procesos cognitivos asociados con la percepción visual y sus características.

En términos generales, el estilo del japonés privilegia la impresión de movimiento, esto es, hacer parecer que una imagen estática se mueve por medio del juego de las formas y los colores. Ese podría considerarse el rasgo distintivo de Kitaoka.

Si este es un entretenimiento o una ocupación, depende, como la ilusión misma, de dónde se le mire. Es, en cualquier forma, un recordatorio de que con cierta frecuencia las cosas no son como nos las presentan nuestros sentidos.

También en Pijama Surf:

Esta ilusión óptica descubierta por Aristóteles continúa asombrando al mundo (VIDEO)

Desafía tu noción de realidad: ¿Qué nos dicen las ilusiones ópticas sobre el cerebro?

[Imágenes vía The Guardian]

Te podría interesar:

No pensarías que este es el país donde se fuma más marihuana por cabeza en el mundo

Por: pijamasurf - 09/19/2014

El Reporte 2014 de Drogas de la ONU muestra que, más allá de los estereotipos (que sugieren que Jamaica, Estados Unidos u Holanda son los países donde más cannabis se consume), Islandia es el país con más alto índice per cápita

Screen shot 2014-08-07 at 5.46.12 PM

En muchos aspectos, Islandia parece un lugar de otro planeta --o quizás, el tuétano de este planeta en su mejor versión. En medio de un paisaje volcánico entreverado por glaciares, cuevas, géisers, auroras boreales --y hasta casas de elfos-- ha florecido una sociedad de gran sensibilidad y conciencia, dando lugar a una Constitución open source, a un sistema educativo vanguardista y a una política liberal que, entre otras cosas, parece favorecer el uso de cannabis. Nuevas cifras de la ONU muestran que Islandia encabeza la lista entre los países que más fuman marihuana per cápita: 18% de los islandeses fumó marihuana en 2012, según las estadísticas tomadas en cuenta para el reporte mundial de 2014.

Islandia destronó a Nueva Zelanda --otra isla paradisiaca--, que había encabezado la lista otros años, seguida de Canadá y de países como Holanda y Estados Unidos. Islandia no había aparecido en los primeros lugares en los últimos años, por lo que podría ser una anomalía estadística generada por el tamaño de la muestra --sólo existen 320 mil habitantes en Islandia, de los cuales 55 mil fumaría marihuana.

De cualquier forma, es evidente que existe una creciente popularidad en el consumo de marihuana en Islandia, un país cuyo clima no favorece particularmente el cultivo pero que en los últimos años ha desarrollado un movimiento de cultivo casero, con la ventaja de que la energía hidroeléctrica y geotermal en Islandia es muy barata.

La legislación en Islandia hace que las personas que cultivan cannabis reciban solamente multas (en algunos casos sí pueden ir a la cárcel, pero esto suele estar destinado solamente a aquellos que crecen sus operaciones más allá del promedio de una habitación dedicada).

La información sobre la posible legalización y la opinión pública es contrastante. Un reporte de Alternet sostiene que, pese al crecimiento en el consumo, la sociedad islandesa no ve todavía con buenos ojos el uso en público de la marihuana y muchos se oponen a su uso medicinal. También es cierto que leyes más permisivas no necesariamente se reflejan en mayor consumo --lo cual es otro argumento a favor de la legalización.