*

X

Esto no es un GIF: conoce el trabajo de Akiyoshi Kitaoka, el genio japonés de las ilusiones ópticas

Por: pijamasurf - 09/19/2014

¿Las ilusiones ópticas se hacen? Si esto es así, ¿quién se dedica a eso? Probablemente alguna vez te hiciste esta pregunta, o quizá no y esta es la primera ocasión en que lo piensas. Paradójicamente, es muy posible que conozcas un puñado de ilusiones ópticas que, en cierta forma, se han incorporado a ese conocimiento compartido que por comodidad llamamos cultura general.

Para responder a la pregunta: Sí. Las ilusiones ópticas no surgen de la nada y sí, hay personas cuya ocupación —a veces remunerada— es hacer dibujos que perturben la percepción que tenemos del mundo desde el sentido de la vista.

Una de estas personas es Akiyoshi Kitaoka, japonés de origen, nacido en 1961 y actualmente profesor de psicología en el Colegio de Letras de la Universidad de Ritsumeikan, en Kioto. Kitaoka se especializó en el trazado y diseño de ilusiones ópticas luego de estudiar los procesos cognitivos asociados con la percepción visual y sus características.

En términos generales, el estilo del japonés privilegia la impresión de movimiento, esto es, hacer parecer que una imagen estática se mueve por medio del juego de las formas y los colores. Ese podría considerarse el rasgo distintivo de Kitaoka.

Si este es un entretenimiento o una ocupación, depende, como la ilusión misma, de dónde se le mire. Es, en cualquier forma, un recordatorio de que con cierta frecuencia las cosas no son como nos las presentan nuestros sentidos.

También en Pijama Surf:

Esta ilusión óptica descubierta por Aristóteles continúa asombrando al mundo (VIDEO)

Desafía tu noción de realidad: ¿Qué nos dicen las ilusiones ópticas sobre el cerebro?

[Imágenes vía The Guardian]

Te podría interesar:

Nueva red social te permite pasar 20 días stalkeando a un perfecto desconocido

Por: pijamasurf - 09/19/2014

El primordial "Yo es otro" de Rimbaud se transforma en un muy posmoderno "Yo veo al otro" en la app 20 Day Stranger

05_19_2014_social_media.jpg__800x600_q85_crop_subject_location-1788,1657

Según una investigación de Maria Konnikova, la envidia es el resultado directo del uso de Facebook: "Mientras más tiempo pasa la gente en el sitio, en lugar de crear contenido activamente, más envidiosos se sienten". Pero a pesar de que la envidia, la empatía y el involucramiento con nuestras redes sociales online y offline sean categorías difíciles de medir en la práctica, un equipo de científicos sociales se ha dado a la tarea de hackear la cotidianidad y permitirle a algunos usuarios la posibilidad de ser otros (o de aburrirse como si fueran otros).

Las redes sociales nos dan la falsa impresión de que nuestra vida (y la de nuestros contactos) sólo tiene sentido si está socializada, es decir, si actualizamos y alimentamos Facebook, Twitter, Foursquare y todo lo demás con la meticulosidad de un relojero.

Pero esta abrumadora búsqueda de aprobación a la que a diario nos entregamos en mayor o menor medida, será puesta a prueba en la app 20 Day Stranger, una invención de los nerds del MIT Media Lab para stalkear chicas conocer mejor los hábitos sociales de los usuarios en un entorno anónimo.

Desarrollada en conjunto con el Dalai Lama Center for Ethics and Transformative Values, los creadores de esta app esperan "generar empatía al dar un vistazo de lo que es ser alguien diferente a nosotros".

Su funcionamiento es simple: a través de señales GPS, check-ins de Foursquare y toda la data que producimos en un día normal, un usuario anónimo del otro lado del mundo podrá seguir cada uno de tus movimientos como una especie de stalker personal. La clave es que todo el juego permanece en el anonimato, pues no se proporciona información de contacto real, sino únicamente interacciones con redes sociales. "Los coordinadores están reclutando gente de todo el mundo, de modo que cada uno pueda hacer equipo con alguien alejado geográficamente y de su círculo social".

Aunque esta distancia sólo es aparente: la app sólo funciona para iPhone, así que lo primero que tienes en común con un perfecto extraño de Bangladesh (si decides usar esta app) es que tienes un iPhone.