*

X

¿Dónde reside la vida? Retratos de personas un instante antes de morir

Por: pijamasurf - 09/29/2014

Con su serie "Life Before Death", el fotógrafo Walter Schels contrasta la vida con la muerte para hacernos reflexionar sobre ese elemento mínimo que distingue un estado de otro

La idea de vida como “élan vital” supone que existe un elemento casi palpable, casi evidente, casi físico, que separa a los seres vivos de aquellos que por perderlo mueren. Como el “soplo” que el Dios del Génesis insufló a la arcilla con que moldeó a Adán para darle vida, así también podemos creer que existe algo en nuestro interior que anima la materia pero también la trasciende. Espíritu, alma, identidad; sus nombres son muchos, pero al final todos hablan de lo mismo: ese elemento único que nos hacer ser y, además, nos hace ser quienes somos.

Desde esta perspectiva, hace unos años el fotógrafo Walter Schels se dio a la tarea de capturar imágenes de personas agónicas, mujeres y hombres que se debatían entre la vida y la muerte y al final sucumbieron, abandonando este mundo. ¿La fotografía puede capturar esa diferencia de estados? ¿Se puede decir algo sobre el gesto con que muere alguien, la última mirada que ofrece?

No lo sabemos bien, pero sin duda se trata de un trabajo elocuente, un tanto siniestro quizá, inquietante ante ese enigma que de tanto en tanto nos asalta: la muerte.

También en Pijama Surf:

Fotografía post-mórtem victoriana: ver la muerte a los ojos

Por qué no podrás experimentar el instante de tu muerte

Te podría interesar:

¿¡Satán entra al mundo vía el sexo anal?!

Por: pijamasurf - 09/29/2014

Actor porno que "encontró a Dios" dice que el sexo anal gay es la puerta del Diablo a nuestro mundo

El fundamentalista cristiano Joseph Sciambra, ex actor porno, ha dado una serie de declaraciones en las que explica que el sexo anal gay es la causa de la que el Diablo penetre nuestro mundo: "crea literalmente un portal a lo demoníaco". Sciambra, entrevistado por Pink News en este video, despotrica contra el sexo gay y culpa a Satán de haber sufrido serios daños en su recto, hasta el punto de que sus "esfínteres casi tuvieron que ser cocidos". Quizás Sciambra debería de haber usado un poco más de lubricante para exorcizar al diablo... de la inflamación.

Las palabras de Sciambra, quien dice haber encontrado a Dios después de alejarse del sexo anal, tienen cierto parecido con la predilección mágica erótica de Aleister Crowley, el famoso ocultista que fue considerado el hombre más perverso del mundo por la sociedad británica de principios del siglo XIX. Crowley incorporó técnicas del tantra y el yoga sexual a su propia filosofía de máxima diversidad sincrética, combinándolas con drogas psicoactivas y magia enochiana, para utilizar el acto sexual como un método para invocar y convocar la presencia de entidades de otras dimensiones (o a su propio ángel guardián). En varias ocasiones Crowley manifestó que su conducto favorito para estas operaciones era la vía anal, "el ojo de Horus, es superior a la boca de Isis", escribió. Alternando operaciones mágicas con la llamada Diosa Escarlata y con factotums per vas nefandum ("el cohete de Urano"), Crowley, quien era percibido como "satánico", construyó la imagen moderna de que la desviación sexual (o la simple experimentación) era algo propio del Diablo, si bien esto ocurrió también en la Edad Media y en el Renacimiento, cuando la Iglesia condenó las prácticas orgiásticas de ciertos individuos (todas las mujeres sexualmente desinhibidas eran tomadas como prostitutas y brujas) como si fueran una especie de posesión satánica. Hay que recordar que Crowley en realidad consideraba que el sexo --anal, vaginal y de todo tipo-- era en realidad la puerta a la divinidad. "Dios es el instinto sexual", escribió.