*

X

¿Dónde reside la vida? Retratos de personas un instante antes de morir

Por: pijamasurf - 09/29/2014

Con su serie "Life Before Death", el fotógrafo Walter Schels contrasta la vida con la muerte para hacernos reflexionar sobre ese elemento mínimo que distingue un estado de otro

La idea de vida como “élan vital” supone que existe un elemento casi palpable, casi evidente, casi físico, que separa a los seres vivos de aquellos que por perderlo mueren. Como el “soplo” que el Dios del Génesis insufló a la arcilla con que moldeó a Adán para darle vida, así también podemos creer que existe algo en nuestro interior que anima la materia pero también la trasciende. Espíritu, alma, identidad; sus nombres son muchos, pero al final todos hablan de lo mismo: ese elemento único que nos hacer ser y, además, nos hace ser quienes somos.

Desde esta perspectiva, hace unos años el fotógrafo Walter Schels se dio a la tarea de capturar imágenes de personas agónicas, mujeres y hombres que se debatían entre la vida y la muerte y al final sucumbieron, abandonando este mundo. ¿La fotografía puede capturar esa diferencia de estados? ¿Se puede decir algo sobre el gesto con que muere alguien, la última mirada que ofrece?

No lo sabemos bien, pero sin duda se trata de un trabajo elocuente, un tanto siniestro quizá, inquietante ante ese enigma que de tanto en tanto nos asalta: la muerte.

También en Pijama Surf:

Fotografía post-mórtem victoriana: ver la muerte a los ojos

Por qué no podrás experimentar el instante de tu muerte

Te podría interesar:

Este hombre tiene 100 orgasmos al día y su vida es un infierno

Por: pijamasurf - 09/29/2014

Contrario a lo que muchos podrían suponer, experimentar 100 orgasmos al día podría ser, en lugar de un paraíso, una desbordante pesadilla

Dale-with-his-wife-April

Si un genio mágico se apareciera y te ofreciera la posibilidad de experimentar un centenar de orgasmos diariamente ¿tomarías la oferta? En una sociedad que con frecuencia determina la calidad de su sexualidad en relación a cuántas veces accede a ese instante arquetípico que conocemos como orgasmo, el caso de Dale Decker podría parecer algo extremadamente envidiable. Sin embargo, a juzgar por las declaraciones de su protagonista, esta historia está más cerca del infierno que del Edén.

Decker, de 37 años, padece un extraño mal llamado Síndrome de Excitación Sexual Permanente, y como consecuencia llega a experimentar hasta 100 orgasmos al día, lo cual básicamente lo inhabilita para tener actividades sociales y laborales. Al parecer el síndrome se le detonó hace un par de años, cuando tuvo una lesión en la espalda mientras cargaba una silla. Pero si bien el origen de su extraña y extrema condición está claramente ubicado, ello no ha ayudado a los médicos a determinar la naturaleza de este mal y mucho menos a lograr revertirlo.

Mientras tanto Decker, quien vive en Wisconsin, advierte que su vida colapsó desde ese fatídico momento y continúa consultando a decenas de especialistas (terapeutas, psicólogos, neurólogos, etc.) en busca de algo que pueda resolver su problema.  

[Mirror]