*

X

Una historia ilustrada de las campañas publicitarias para vender tabaco (FOTOS)

Por: pijamasurf - 08/24/2014

¿Fumar o no fumar? He ahí la cuestión.

La industria tabacalera ha invertido millones de dólares durante años para hacernos creer que fumar es bueno --mientras la industria de la salud ha invertido otro tanto en hacernos creer lo contrario. La lógica de ambos lados ha echado mano de la ciencia --a veces, de manera inescrupulosa-- y, más regularmente, de factores subjetivos del fumador: la culpa, el sex appeal, el estrés, deportistas, socialités, intelectuales, todo es argumento para fumar o no fumar.

En México, las campañas visualmente agresivas en las cajetillas de cigarros han tratado de desincentivar el uso del tabaco con imágenes de pulmones carcomidos, ratas muertas, bebés enfermos y mensajes que fomentan la culpa del fumador, de una manera muy poco ética.

Pero las campañas publicitarias en cajetillas de cigarros se remontan a principios del siglo XX, cuando fumar era todavía una actividad inocua, a medio camino entre una tradición semi-aristocrática y un hábito normalizado.

La percepción popular del cigarro y la construcción de la industria publicitaria de la imagen del fumador es el tema de la exhibición online Selling Smokes: Tobacco Advertising and Anti-Smoking Campaigns, realizada en conjunto por las universidades de Yale y Harvard, además de la Biblioteca Médica John Hay Whitney. Es una historia ilustrada del tabaquismo, mostrando todos los conceptos que los publicistas (como Don Draper, genio de la publicidad de Mad Men hace con Lucky Strike) utilizan para vender un producto que en realidad se vende solo.

 

El doble filo de la herencia: los miedos pueden transmitirse vía tu memoria biológica

Por: pijamasurf - 08/24/2014

El legado que recibimos al momento de nacer no sólo implica patrones culturales, también incluye predisposiciones conductuales mediante la memoria biológica

dna_2751318b

El legado cultural que recibimos es una clara arma de doble filo. Por un lado ahí encontramos buena parte de ese piso a partir del cual iremos experimentando con la construcción de nuestras propias estructuras. Por otro, detona tendencias de acción y pensamiento que pueden terminar erigiendo algunas de las mayores prisiones alrededor de nuestro camino individual, desarrollo personal y autonomía de pensamiento. 

Pero esa herencia cultural no es la única que recibimos, ya que nuestra información genética también está impresa con múltiples premisas y si bien aquí radica, precisamente, buena parte de las herramientas evolutivas que tenemos a nuestra disposición, también contiene unidades de data poco deseables, por ejemplo traumas o miedos que se registraron a manera de improntas en nuestros antepasados.

Un grupo de investigadores del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Emory, en Atlanta, comprobaron que las experiencias traumáticas no sólo dejan huella en la estructura genética de un ser vivo, sino que dicha información puede ser legada a sus descendientes. Lo anterior lo determinaron experimentando con ratones cuyo ADN registraba estos traumas y luego comprobaron que la data era transmitida a futuras generaciones. 

Screen Shot 2014-08-24 at 10.27.23 PM

Exponiendo a los roedores a cargas eléctricas "moderadas", los investigadores los predispusieron a rehuir el olor de acetofenona. Esta aversión por el aroma asociado a la terapia de shock fue transmitida a la segunda generación, a pesar de que tras dar a luz jamás tuvieron contacto con sus crías y estas no tenían registro alguno del temido olor. Es decir, en el caso de la segunda generación, la aversión era biológicamente heredada. Algo similar ocurrió con la tercera generación, pues los nietos de los roedores traumatizados demostraron 200% mayor rechazo a la acetofenona, en comparación con los nietos de aquellos ejemplares que jamás tuvieron que pasar por esta experiencia. 

Más allá de las implicaciones que este estudio pudiese tener en el estudio y tratamiento de las fobias y los desórdenes postraumáticos, también nos ayuda a dimensionar la enorme carga informativa con la que arrancamos nuestras vidas: evidentemente jamás comenzamos de cero nuestra vida. En este sentido parece más que pertinente tratar de detectar las numerosas manifestaciones de esta herencia conductual y, una vez detectadas, proceder a depurarlas. A fin de cuentas, quizá, de este ejercicio depende buena parte de nuestro desarrollo personal. Y si el fin último es el "autoconocimiento", entonces con mayor razón debiéramos dedicarle tiempo a esta, por cierto fascinante, terapia.