*

X

Un hombre dio Like a todo lo que vio en Facebook durante 48 horas: el resultado es aterrador

Por: pijamasurf - 08/13/2014

Tratar de saturar el algoritmo de Facebook convirtió el feed de noticias de este hombre en el equivalente de un periódico que en lugar de noticias mostrara únicamente publicidad: una pesadilla hacia la que lenta e inexorablemente parecen dirigirnos nuestras interacciones online
like-facebook

Imagen via www.trendyshout.com

Matthew Honan, reportero de Wired, emprendió una investigación potencialmente suicida para sus propias redes sociales: durante 48 horas (según él, no pudo soportar más) dio like a todas las publicaciones que aparecieron en sus Noticias de Facebook. No importa que se tratara de un bombardeo en Gaza repleto de propaganda pro-israelí, un artículo sobre las vacas transgénicas o un mal chiste de un contacto con el que no habla desde la primaria: durante 48 horas, Honan decidió que le gustaría todo lo que Facebook pusiera en su camino.

Las consecuencias fueron desagradables.

Dar “Me gusta” es un acto económico

Los likes son una nueva referencia métrica tanto de éxito individual como corporativo: las campañas de publicidad y su penetración en las redes sociales cuentan solamente con este acto solitario de solidaridad (el like) para medir qué tan bien funcionan sus estrategias de comunicación.

En otras palabras, los likes no son solamente un gesto de aprobación de cosas que efectivamente nos gustan, sino que tienen consecuencias económicas importantes para las empresas y marcas; es por eso que se pelean desesperadamente nuestros pulgares arriba.

¿Pero cómo se comporta el algoritmo de Facebook cuando comienzas a comportarte como un ser inseguro que miente y afirma que le gustan cosas que no le gustan? Comienzas a comportarte como un robot; y los robots lo notan, haciéndote parte de ellos.

Y es que según Honan:

Facebook utiliza algoritmos para decidir qué mostrar en tus noticias. No es solamente un desfile de actualizaciones secuenciales de tus amigos y de cosas por las que has expresado algún interés. En 2014, el News Feed es una presentación curatorial estilizada, que se te entrega según una complicada fórmula basada en las acciones que realizas en el sitio y a través de la red.

like

La meta de Honan era tratar de ver qué pasaba con este algoritmo cuando el usuario parecía gustar de todo absolutamente, “como si le dijera continuamente ‘Muy bien, robot, me gusta esto'”.

Antes de las primeras 24 horas, Honan notó las primeras consecuencias. De hecho, “luego de revisar y dar like a un montón de cosas en el curso de la primera hora, ya no había seres humanos en mis noticias. Todo se volvió marcas y sus mensajes, en lugar de humanos y sus mensajes”.

La secuencia con la que aparecían los posts después de las primeras 24 horas fue esta:

Huffington Post, Upworthy, Huffington Post, Upworthy, un comercial de Levi’s, Space.com, Huffington Post, Upworthy, The Verge, Huffington Post, Space.com, Upworthy, Space.com.

Para Honan, “los robots de Facebook decidieron que la manera de conservar mi atención era esconder a toda la gente y mostrarme solamente las cosas que otras máquinas hacían. Extraño”.

Las consecuencias propiamente “sociales” (es decir, de interacciones propiamente humanas, en un sentido que tal vez en 2014 ya sea anacrónico) fueron que los amigos de Honan comenzaron a quejarse con él o preguntarle si había sido hackeado, pues sus Noticias estaban llenas de cosas a las que que Honan había dado Like.

“Al darle Like a todo, convertí mi Facebook en un lugar donde no había nada que me gustara”.

El botón “Me gusta” probablemente será recordado por las generaciones futuras como un acuerdo civilizatorio que le quitó a los humanos la responsabilidad sobre sus gustos individuales en favor de las máquinas; la historia de Honan es solamente un experimento inofensivo de en lo que podrían convertirse las interacciones sociales en un futuro cercano, si dejamos que nuestra actividad online se vuelva una serie de automatismos inconscientes.

 

Forbes cuestiona la reforma energética: no garantiza ausencia de corrupción

Por: PijamaSurf Mexico - 08/13/2014

La publicación advierte que no queda claro cómo se evitará la corrupción en PEMEX, una empresa con larga tradición en ese tenor

reforma_190813_g_0Una de las fuertes críticas a la recién aprobada reforma energética es que se eludió una transformación profunda de PEMEX (la empresa petrolera mexicana). Pareciera que se trató de una reforma superflua para permitir los contratos con las grandes petroleras extranjeras y acrecentar otras formas de explotación nocivas para el medio ambiente, como el fracking, en aras, supuestamente, de disminuir los precios de los hidrocarburos.

La reforma a PEMEX, según expertos, debía de haberse hecho bajo estrictos criterios de transparencia, pues se cree que las utilidades de la empresa se pierden en caudales de corrupción entre el sindicato (su líder, Carlos Romero Deschamps, se ha enriquecido descomunalmente) y sus anteriores directivos. El manejo financiero y administrativo de la paraestatal mexicana es prácticamente un misterio.

En este renglón, la revista Forbes ha hecho una crítica en la que cuestiona que PEMEX quede blindada contra la corrupción con esta reforma. Afirma que esta empresa tiene una larga tradición en corrupción. Como ejemplo, el líder sindical anteriormente mencionado, Deschamps, está acusado en Estados Unidos de incumplimiento de contrato y se valúa confiscarle sus propiedades. Se conoce, entre otros escándalos, que tiene tres yates y un lujoso condominio en Miami.

El artículo dice que: “Si bien la nueva ley crea una Comisión Nacional de Hidrocarburos, que sería responsable de las decisiones de contratación, habrá que ver si el gobierno es capaz de diseñar contratos que sean atractivos para las compañías petroleras internacionales y gestionar estos contratos de manera clara y transparente”.

Según el artículo, las empresas que más podrían beneficiarse de la reforma energética mexicana son Halliburton y Schlumberger quienes, según Forbes, han tenido una estrecha relación con el gobierno mexicano.