*

X

Twitter podría potenciar la psicosis en usuarios predispuestos (ESTUDIO)

Por: pijamasurf - 08/14/2014

La red social afirmó recientemente que cuenta con 23 millones de cuentas spam. En ese universo ficticio, ¿cuántos de sus usuarios pasarán de ser personas relativamente normales a versiones psicóticas de sí mismos?

psychosisTwitter es una de las redes sociales más populares del mundo y su utilidad para comunicar rápida y eficazmente queda fuera de toda duda. Pero hay un aspecto más oscuro de esta herramienta que los psicólogos están comenzando apenas a descubrir.

Muchos usuarios se frustran por la limitación de 140 caracteres, y esta frustración podría estar reorganizando los mapas mentales de algunas personas con predisposiciones psicóticas, conduciéndolas a prácticas online poco sanas.

En el estudio Psicosis de Twitter: ¿síndrome distintivo o extraña variante?, los autores examinan el caso de una mujer que fue internada en un hospital psiquiátrico luego de un año de uso intenso de la red social. Afirman que “algunas veces pasaba varias horas leyendo y escribiendo mensajes, descuidando sus relaciones sociales y, en algunos casos, incluso comidas y horas de sueño”.

Pero antes de que pienses que tú o alguien que conoces presenta estos mismos síntomas, hay que considerar que los autores del estudio piensan que las predisposiciones psicológicas y, sobre todo, la cantidad de lenguaje simbólico utilizado para decodificar y pasar rápidamente por tuits de 140 caracteres, es lo que podría mezclar el cóctel tuitero y volverlo potencialmente peligroso.

“Los autores reportan el desarrollo de psicosis en una joven, que coincide con el uso excesivo del sistema de comunicación online Twitter, y los resultados de una cuenta experimental para probar que Twitter podría tener un alto potencial para inducir psicosis en usuarios predispuestos [a ella]”, se lee en el abstract.

La hipótesis es que Twitter ha cambiado “el estilo de comunicación” de las personas, que tienen que interactuar con gran velocidad con personas reales, instituciones y cuentas de spam en el maremágnum tuitero. La psicosis tiene muchas definiciones según las diferentes escuelas de psicología, pero la constante en todas ellas es una tendencia a alejarse más y más de la realidad. ¿Será que Twitter nos ofrece la posibilidad de vivir en una “realidad” a la medida de nuestra mente, pero a costa de nuestra realidad concreta y nuestra salud mental?

Pero aunque no tengamos propiamente una predisposición psicótica, la dificultad para determinar el contexto semántico y simbólico de los cientos de mensajes que leemos al día (entre noticias, chistes, mensajes de nuestros amigos) y la diferencia entre todos estos registros, hacen que en la práctica nos comportemos como individuos psicóticos al entrar en Twitter: la necesidad de filtrar información y de entender que nuestras mentes son fascinantes, pero limitadas, podría limitar el riesgo de confundir Twitter con la fantasía de la ubicuidad y la omnisapiencia.

 

Objetos desobedientes: piezas que desafían el orden establecido (FOTOS)

Por: pijamasurf - 08/14/2014

Cuando la protesta, el arte y los objetos cargados de ideología se juntan

Los objetos no son inocentes: cada cosa que vemos frente a nuestros ojos, cada cosa que puebla nuestro espacio doméstico o social está impregnada de ideología: sirve para algo, pero está hecha para servir por alguien. Los objetos no surgen de la nada.

La ideología contenida en los objetos o, mejor dicho, cómo los objetos ayudan a los movimientos sociales a subvertir el poder, es lo que presenta la exposición Disobedient Objects (Objetos Desobedientes), una fascinante muestra curada por Catherine Flood y Gavin Grindon para el Victoria and Albert Museum de Londres, que estará abierta hasta el 1 de febrero del 2015.

Desde las muñecas chamulitas en apoyo al EZLN mexicano hasta robots que pintan graffitis, la exposición no es solamente un recorrido por 99 formas de protestar contra el poder, sino también de convertir el objeto y las herramientas del diseño en utopía performática.

"La idea era reunir en un lugar los objetos de arte y diseño del movimiento activista social de los últimos 30 años", dice Gavin Grindon, "muy prácticos, pero al mismo tiempo (…) muy utópicos”.

Otro cambio interesante son las pancartas de protesta: según Grindon, las pancartas de hace 30 años pueden leerse como un mismo mensaje copiado y repetido ad nauseam. Pero en la era de las redes sociales y de las protestas que estas ayudaron a concretar, “mucha gente tenía cuentas de Twitter y eran muy conscientes de que lo que llevaban iba a ser fotografiado y que iba a ser tuiteado", explica Grindon.

"Así que por un lado es un inocente artículo hecho a mano y, por otro, se fabrica con el conocimiento de su interfaz en la última tecnología. En esencia, es un tuit hecho a mano".