*

X
¿Cómo afectaría la inmortalidad a la memoria? Neurocientífico utiliza a los vampiros como modelo para trazar la relación entre la memoria y una hipotética inmortalidad

 red-sun

La figura del vampiro fascina a nuestra cultura por diversas razones; una de ellas tiene que ver con la inmortalidad y, de manera más específica, con su memoria y cómo asimila el paso del tiempo. Muchas de las representaciones que tenemos de este ser inmortal aliado a la noche y que vive de la sangre, nos muestran una refinada personalidad de una enorme cultura acaso consagrada a la memoria de un antiquísimo amor o pasión. En la película de Jim Jarmusch Only Lovers Left Alive, los vampiros amantes Adam y Eve son una especie de emblema vivo de la cultura de nuestra civilización, guardianes de la memoria del arte humano. Su convivencia está asediada por el recuerdo de canciones, poemas y encuentros con los grandes artistas de todas las eras, muchos de los cuales ellos mismos han encarnado secretamente o han influido.

El neurocientífico Brian Levine, después de ver la película de Jarmusch, ideó un interesante ejercicio de imaginación científica preguntándose cómo afectaría a la memoria la inmortalidad, y qué podemos aprender de los vampiros si estamos interesados en mejorar nuestra función cerebral y nuestra capacidad de aprendizaje (como Adam en la película, que parece dominar cualquier instrumento musical y es también un handyman que puede arreglar cualquier contingencia).  

Sabemos que la sangre puede revertir algunos efectos del envejecimiento y, teóricamente, beber sangre de personas más jóvenes podría revertir la degeneración progresiva de la función cognitiva; este proceso, llamado parabiosis, ha sido probado con efectividad en ratones. Sin embargo, esto no significa necesariamente que un vampiro mantendría intacta su memoria (cazando sangre joven perpetuamente).

En la siguiente gráfica se ilustra cómo la memoria decae con el tiempo de manera exponencial (bajo la suposición de que los vampiros exhiben características similares a los humanos no inmortales). El eje horizontal representa el tiempo y el eje vertical la retención mnemónica, ambas en funciones exponenciales monotónicas o constantes en perpetuidad. Un vampiro de 1,000 años recordaría apenas 0.0002% de su vida. Este infinitesimal porcentaje es el resultado de una especie de selección natural de la mente: "Sin la aniquilación de una enorme cantidad de estados de conciencia, y la represión momentánea de muchos más, el recuerdo sería imposible", escribió el psicólogo Théodule-Armand Ribot en 1882. Generalmente, los recuerdos más útiles son las últimas cosas que hemos vivido; de otra forma, si tenemos activos todos los recuerdos de nuestra infancia y de miles de días y pensamientos, recordar dónde están las llaves del coche sería una empresa épica y delirante.

memoryExiste, sin embargo, una excepción a esta tendencia de olvido que se conoce como "tope de reminiscencia", que generalmente ocurre en los humanos alrededor de los 20 años y está ligada a experiencias que formaron nuestra identidad y ejercen una especie de efecto preferencial debido a su significado emocional. Estas selecciones de memoria harían que un vampiro pudiera recordar su primer beso (o su primera paleta de sangre) aunque haya ocurrido hace mil años.

Otro aspecto a considerarse es que, a diferencia de los no-inmortales que con la edad cambian su enfoque hacia nutrir a los jóvenes y dejan atrás metas de largo plazo (además de dedicarse a combatir enfermedades), los vampiros no tienen que lidiar con esto y pueden ocupar su mente aprendiendo nuevas cosas y optimizando su funcionamiento. Escribe Brian Levine:

Para los vampiros no hay un límite teórico sobre la cantidad de habilidades que pueden ser adquiridas a un alto nivel de competencia, más allá de los pasatiempos que requieren hacerse a la luz del día. Los vampiros tienen lo mejor de los dos mundos: mientras que los mortales cuando llegan a ser sabios ya son lentos, los vampiros son sabios y rápidos. El truco está en mantener estas habilidades aprendidas. Haber tomado clases de piano en la era isabelina no serviría de mucho si no se mantiene una práctica regular. 

Después, Levine hace una serie de recomendaciones basadas en su experiencia trabajando con la cognición. Básicamente, se recomienda elegir dos o tres cosas de distintas categorías (habilidades físicas, artísticas e intelectuales) para que la variedad estimule la neuroplasticidad y fortalezca diferentes sistemas cerebrales. Estas habilidades deben ser practicadas de manera distribuida, en ciclos con un día o dos de descanso. Para poder consolidar el aprendizaje es necesario dormir bien, ya que durante el sueño la mente hace una especie de clase maestra en la que repasa lo que aprendió y cimenta las conexiones neuronales relacionadas. Por último es importante aprender cosas que nos hagan sentido y que tengan, por así decirlo, cierto futuro para que a lo largo de los años podamos seguir motivados (por eso los vampiros parecen inclinarse a las bellas artes y no a convertirse en expertos en water polo o algo así).

Un factor intangible que habría que considerar es la posibilidad de que, a lo largo del tiempo, los vampiros encuentren técnicas para aumentar su capacidad cognitiva, desde drogas nootrópicas hasta técnicas, como podría ser la meditación. No podemos saber hasta qué punto una mente que reflexiona sobre sí misma y ahonda en el autoconocimiento es capaz de actualizarse y aumentase de una manera que en nuestra época sólo imaginamos a través de la tecnología. Un vampiro interesado en explorar su propia conciencia podría alcanzar niveles que para nosotros lo harían indistinguible de la divinidad. No conocemos del todo los límites del cerebro humano. Levine concluye:

La complejidad del cerebro humano, con más de 100 mil millones de neuronas y 100 billones de conexiones, va más allá de nuestra comprensión, al menos con los métodos actuales. Con el suficiente tiempo, la cantidad de información que podrían absorber a través de la escultura neuroplástica de estas conexiones es ilimitada. Los beneficios de la mayor exposición y experiencia en los mortales son contrarrestados por los cambios cerebrales relacionadas con la edad. Aunque los vampiros están sujetos a la misma función de olvido que los mortales, ilustran la capacidad del cerebro de aprender y recordar que sólo puede observarse en ausencia del envejecimiento cerebral y los horizontes temporales finitos.

Quizás la pregunta aquí sería si el pensamiento de los vampiros puede liberarse de la sucesión temporal y alcanzar aquello que es eterno, de lo cual el tiempo es sólo una imagen borrosa. Y, para nosotros, la reflexión sería si el tiempo mismo, el cambio y el envejecimiento nos impiden observar lo verdadero, lo que permanece más allá de nuestros pequeños dramas finitos. Tal vez no tener que preocuparnos de la muerte nos elevaría a una atalaya, a una perspectiva desde la cual podríamos observar el mundo con mayor claridad, o tal vez es la muerte misma la que nos otorga la conciencia.

 

Te podría interesar:
Criptoanálisis del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México han brotado entre los sitios de conspiración; un tour mágico-masónico por estas interpretaciones del nuevo proyecto de Foster y socios

aerop1

No se hacen esperar los criptoanálisis de la simbología supuestamente Illuminati (o hasta reptiliana) del modelo presentado por el despacho de arquitectos de Norman Foster y su socio mexicano, Fernando Romero, yerno de Carlos Slim, para el nuevo aeropuerto de la ciudad de México. Sabemos que la blogósfera es caldo de cultivo para desaforadas teorías, descritas como "conspiranoicas", que, sin embargo, en ocasiones pueden llegar a sorprendernos por su capacidad de conectar puntos dispares que ocultan una gran profundidad de significados.

El blog Nuevo Orden Mundial Reptiliano ha publicado una extensa entrada en la que pretende desentrañar el origen simbólico de la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, cuyo proyecto fue presentado hace unos días por el gobierno de Peña Nieto. De entrada, parece que la "evidencia" principal para sostener que el aeropuerto está diseñado dentro de los parámetros Illuminati o del Nuevo Orden Mundial (de supuesta inspiración masónica) es simplemente el hecho de que sea Sir Norman Foster el arquitecto y partícipe indirectamente Carlos Slim, el hombre más rico del mundo y por lo tanto jerarca Illuminati por default. Foster habría sido una especie de Imhotep de la élite, participando en las construcciones de The City y otros centros de poder y manipulación ritual a través del uso de la arquitectura masónica, como puede ser también en su manifestación más burda: el gran falo rascacielo.

Hay que decir, por una parte, que es casi imposible que una obra arquitectónica, especialmente una de largo aliento y uso político, no contenga "símbolos". Principalmente porque es esencialmente una estructura geométrica --donde conviven diversas formas geométricas-- y la geometría es un lenguaje que simboliza, que comunica significado a través de la forma y la relación matemática. Los números pueden siempre ser representados como otras cosas (letras, por ejemplo); esto, de manera simplificada, es el principio fundamental de la cábala. (Kepler decía sucintamente que "donde hay materia, hay geometría", y entonces tenemos también el símbolo masónico de la regla y la escuadra, los elementos de un geómetra, "Dios geometriza", y por otro lado el apelativo para la divinidad es "El Gran Arquitecto"). Así, pronto se puede empezar a leer un templo, una pintura, una piedra o cualquier cosa, incluyendo aquellas erigidas por el caos y el azar. Así también uno puede acariciar la penetración divina del lenguaje de la naturaleza y la geometría sagrada o fácilmente arañar el orden paranoico donde todo no sólo está conectado, sino que el tejido está imbricado para estrangularnos, para cerrarse sobre nosotros. La mente humana es esencialmente metafórica y tiene la fascinante capacidad de ver en una cosa otra cosa, y así sucesivamente, formando una red de analogías y correspondencias.

En este sentido entra la mirada interpretativa. Personalmente me parece ridículo que se piense que todo lo que tiene una cierta simbología esotérica es parte de una intención de control mental dirigida en contra de la población y a favor del statu quo, orquestada por una fantasmagórica y omniabarcante sociedad secreta, generalmente identificada como los Illuminati (una sociedad secreta que, al menos en lo que concierne a la evidencia, se desintegró a finales del siglo XVIII). Ahora bien, esto de ninguna manera significa que las grandes edificaciones arquitectónicas de la historia y de nuestra era estén desprovistas de intencionalidad simbólica, que en muchos casos reconstruye arquetipos religiosos --y que puedan ser usadas para sostener y comunicar el poder que detentan. Basta leer El misterio de las catedrales, de Fulcanelli, para darse una idea de la riqueza simbólica esotérica de las grandes catedrales europeas y su relación no sólo con el cristianismo sino con los misterios religiosos, la alquimia y otros sistemas de conocimiento considerados paganos y herejes por el dogma de la Iglesia. 

Un antecedente que parece ser el favorito de los partidarios de la teoría conspiracional global es el aeropuerto de Denver, donde existe un aparente caballo del Apocalipsis y un mural que supuestamente estaría representando la idea rectora del Nuevo Orden Mundial, de reducir la población y acaparar las riquezas del planeta en un idilio satánico elitista.

La ritualización del espacio público

Vista desde el cielo, la estructura del nuevo aeropuerto de la ciudad de México puede vagamente identificarse como un Ojo de Horus o un ojo en un triángulo --otra lectura, sin embargo, también nos hace pensar en una gota arborescente, lo cual se incrusta en el tema biológico que parece predominar en el diseño (algo que quizás no habría que decirles a los conspiranoicos, ya que podría ser interpretado como evocativo de la manipulación genética del ADN humano por las huestes Anunnaki, pues se puede alcanzar a ver una alusión "ribonucleica" en el trazo de los hangares). Por otro lado, la forma que más claramente semeja un antiguo símbolo en el diseño de la nave del aeropuerto es la de un círculo entrelazado por una red que nos remite a la Flor de la Vida, un símbolo recuperado por el movimiento new age, pero que ha sido observado en los bocetos de Leonardo da Vinci y en diversas construcciones religiosas. Se considera fundamentalmente un símbolo de la intrincada red que teje la vida en el universo, la interconexión e interrelación entre todos los nodos de la madeja cósmica y planetaria. Foster dice en el video que su concepto es un sistema"holístico". Que yo sepa esto tiene una connotación que podríamos pensar ligada a una visión luminosa, de interdependencia ecológica, bastante atinada y positiva para un aeropuerto que buscaría la destrucción psicosimbólica de la población y la instauración del reino reptiliano del Nuevo Orden Mundial. Aunque evidentemente todo puede caer en el ámbito de la retórica y la desinformación, de cualquier forma esta interpretación esotérica del aeropuerto resulta un tanto rebuscada.

Quizás la referencia más interesante que propone este sitio del Nuevo Orden Reptiliano es la de un parecido con las "vimanas", que aparecen en los Vedas, y que han sido extrapoladas a otras imágenes religiosas e interpretadas por los ufólogos como una huella de la presencia de "antiguos astronautas", básicamente naves espaciales de los dioses védicos que luego reaparecen entre culturas babilónicas y hasta dentro del cristianismo, pero que de nuevo son sujetas a interpretaciones de símbolos que devienen en algo concreto: una nave espacial (similar a como la lápida de Pakal es, para algunos, una nave espacial y para otros, solamente una representación del axis mundi y de su paso al inframundo).

ovnis-v

Atribuirle al gobierno de Peña Nieto una sofisticada articulación de magia masónica es un elogio que no merece su probada negligencia. Pero reconozco que las apariencias engañan y es cierto que ha corrido (¿sigue corriendo?) una veta masónica entre los presidentes de México. 

Por otro lado se le atribuye "geometría sagrada" al render de lo que sería el aeropuerto de la ciudad de México, como si esto fuera un firma diabólica incontestable. De nuevo, ojalá el aeropuerto cuente con geometría sagrada --seguramente es mejor que la simple geometría profana--; un principio armónico de resonancia con las formas universales no debe de hacer mal en un lugar. Quién sabe; igual hasta ayuda a prevenir accidentes y ataques terroristas (aunque siempre existe la posibilidad de que el gobierno represente en el futuro, en este teatro simbólico, un evento de falsa bandera).

Quizás Peña Nieto (o el poder en la sombra que controla a este presidente-títere-telegénico) también participe en la ritualización del espacio público, irrupción numinosa irrestañable de ese mismo principio geométrico-simbólico de la realidad (que es, a fin de cuentas, la expresión material de un software). Pero lo más probable es que no sea de manera consciente.

 

aeropuerto_06 

Si me diera rienda suelta esta imagen aérea del protopuertoaéreo me sugiere un cáliz, una especie de santo grial entre la floresta verde digital, conexión del cielo y la tierra en un vaso alquímico... y si hago un ejercicio de asociación libre, dejando surgir mi inconsciente veo un símbolo pleyadiano, una herradura magnética entre las fuerzas polares del universo y una especie de código binario para comunicarse con seres celestiales... la exégesis se despotrica en una explosión de Rorschach. (Después de escribir esto acabo de ver esta imagen en la que se señala que intencionalmente se ha colocado en el diseño el símbolo del águila y la serpiente, símbolo justamente de la unión entre el cielo y la tierra, más allá del escudo nacional y de la profecía azteca).

Tal vez discutir si el nuevo aeropuerto tendrá efectos deletéreos en el medio ambiente y en las poblaciones locales de la zona o si la licitación se condujo de manera legal o, incluso, sobre la posibilidad de un nepotismo encubierto en las relaciones de poder entre Slim y la presidencia (favores y conflictos de intereses) y otras cosas en este tenor es más importante, pero ciertamente no es más divertido que hablar sobre disparatadas conspiraciones globales y simbología extraterrestre (el parecido del aeropuerto con un crop circle es notable). Aquí entramos en una paradoja, porque aquello que divierte podría considerarse más importante y ciertamente más apasionante y estimulante para la psique que la burocracia y el enredo político terrenal --aunque tal vez esa es la verdadera conspiración: las tácticas de distracción masiva. 

Twitter del autor: @alepholo