*

X

¿Por qué las mujeres francesas han dejado de asolearse topless?

Por: pijamasurf - 08/13/2014

Con el advenimiento de la porn culture, mostrar los senos en público dejó de ser una forma de disfrutar del propio cuerpo, pues en un mundo donde todo es exhibicionismo, cualquier cosa pasa por exhibición
brigitte

Brigitte Bardot, icono de la cultura topless, se asoleó sin traje de baño hasta la vejez

La noticia corre como pólvora por la prensa francesa: revistas como Elle y Le Express publican sobre uno de los cambios culturales más tristes de los últimos años: según las encuestas, sólo 2% de las mujeres menores de 35 años conservan la tradición de asolearse topless en la playa.

Las razones de que los senos femeninos estén cubriéndose púdicamente detrás de lo que El País ha llamado “una pandemia de pudor”, sin embargo, son bastante razonables:

La politización de los senos

femen

A partir de que grupos como Femen o su contraparte estadunidense Free The Nipple comenzaran a utilizar la exposición pública de los senos con fines políticos, el significado cultural de esta práctica comenzó a tomar un tinte radical.

Recordemos que desde la “revolución sexual” de finales de los '60 (y, muy literalmente, desde La revolución guiando al pueblo, icónica pintura de Delacroix, de 1830), los senos femeninos fueron banderas de emancipación y cuestionamiento del statu quo.

Sin embargo, a través del exceso, la práctica ha tomado un tinte activista del cual las mujeres parecen querer desmarcarse, al menos cuando van a la playa.

Oposición a la porn culture

miley_cyrus

Cada día abrimos nuestro feed de Facebook para encontrar una noticia más acerca de cómo Miley Cyrus o Lady Gaga se masturbaron en público, mostraron los senos o cabalgaron un dildo gigante. A principios del siglo XXI, la desnudez simplemente ya no es contestataria, pues se ha convertido en una herramienta más de la absurda promoción de los íconos de moda.

El nudismo parece estar sufriendo su cuota: a través de la saturación visual, parece que las francesas identifican el topless no con una cultura de vuelta a la naturaleza sino con un acto de provocación hueco, del cual no desean participar.

Redes sociales

El voyeur de las playas nudistas ha sido sustituido por algún imbécil con un smartphone a la caza de pezones en las playas nudistas. El hecho de que dentro de cualquier teléfono se esconda un ojo que reportará en tiempo real cualquier cosa que hagamos al resto del mundo, parece ser la razón final por la que las mujeres se abstienen de asolearse topless: simplemente no desean que sus fotos aparezcan en Facebook, Instagram o PornHub.

Y quién podría culparlas.

Le topless est mort. Vive le topless.

"La liberté guidant le peuple" (detalle), Delacroix, 1830

La liberté guidant le peuple (detalle), Delacroix, 1830

Macabra estatua de Cristo con dientes humanos en México

Por: PijamaSurf Mexico - 08/13/2014

Una restauradora encontró incrustados en un Cristo ocho dientes reales, de más de 300 años, en perfectas condiciones

est 2En el pueblo mexicano de San Bartolo Cuautlalpan recién se dio un hallazgo algo perturbador e histórico. En la estatua del Señor de la Paciencia, una de las numerosas representaciones de Cristo en la tradición católica, enmarcada en la habitual y siniestra estética de tortura, sufrimiento y aceptación, fueron encontrados dientes humanos en perfecto estado. Generalmente estas figuraciones artesanales suelen estar hechas de materiales sintéticos, exceptuando el cabello, en algunos casos.

La estatua del Señor de la Paciencia tiene ocho discretos dientes incrustados en el interior de la boca (apenas se asoman de los labios) que pertenecieron a un humano. El hallazgo se dio cuando la restauradora Fanny Unikel trabajaba con la obra y avisó a las autoridades culturales mexicanas.

Es la primera vez en el mundo que se encuentran dientes humanos en una estatua. Se cree que pudieron haber sido una donación de los parroquianos que, por ejemplo, suelen ceder su cabello. Aunque Unikel cree que quizá son los restos de alguna persona considerada santa, como réplica de la tradición de las reliquias en la iglesia católica, que consiste en resguardar restos humanos de los considerados líderes espirituales.

La estatua es del siglo XVIII y, aunque tiene al menos 300 años, los dientes están en perfectas condiciones. Se piensa que pertenecieron a la misma persona.