*

X

Pesadilla en Gaza: Noam Chomsky sobre el papel de Estados Unidos apoyando a Israel

Política

Por: pijamasurf - 08/13/2014

Chomsky argumenta que, apoyando a Israel, Estados Unidos permite que las condiciones de atrocidad y genocidio permanezcan en Gaza

Noam Chomsky

El politólogo y lingüista Noam Chomsky, una de las voces más críticas de la política internacional estadounidense,  ha publicado un importante texto en el que desmaraña el conflicto en Gaza y analiza el papel de la Casa Blanca, que sistemáticamente ha tomado medidas pro Israel. Escribe Chomsky:

En Cisjordania, la norma es que Israel continúe su construcción ilegal de colonias e infraestructura para poder integrar a su territorio cualquier cosa que pueda ser de valor, mientras confina a los palestinos en cantones inviables y los sujeta a represión y violencia.

En Gaza, la norma es una existencia miserable bajo un sitio cruel y destructivo.

En este caso, en la renovada intensificación de este añejo conflicto, no sólo es Chomsky el que condena las acciones de Israel, que han dejado numerosos muertos. El nuevo brote fue precipitado por toda una ofensiva previa. Argumenta Chomsky:

Israel también llevó a cabo docenas de ataques en Gaza, y el 7 de julio dio muerte a cinco miembros de Hamas.

Al final Hamas reaccionó disparando sus primeros cohetes en 19 meses, lo cual dio pretexto a Israel para lanzar su operación Border Protector el 8 de julio.

La lectura de Chomsky es que el discurso de Israel tiene una doble moral y una doble vertiente, es una versión de "sadismo disfrazado de piedad":

Funcionarios israelíes exaltan la humanidad del que llaman el ejército más ético del mundo, que informa a los habitantes de que sus hogares serán bombardeados, práctica que es "sadismo disfrazado santurronamente de piedad", en palabras de la periodista israelí Amira Hass: Un mensaje grabado demanda a cientos de miles de personas que dejen sus hogares ya elegidos como blancos, por otro lugar igualmente peligroso ubicado a 10 kilómetros de distancia.

De hecho, no hay lugar en la prisión de Gaza que esté a buen resguardo del sadismo israelí, que puede incluso exceder los terribles crímenes de la operación Plomo Fundido de 2008-09. Las terribles revelaciones suscitaron la reacción acostumbrada del presidente más moral del mundo, Barack Obama: gran simpatía por los israelíes, acerba condena de Hamas y llamados a la moderación a ambas partes.

En cuanto a Estados Unidos, su rol ha sido el de facilitador; su responsabilidad no debe pasarse de largo: según Chomsky, sin su apoyo la situación sería muy distinta:

Cuando los ataques actuales se detengan, Israel espera quedar libre para continuar sin interferencia sus políticas criminales en los territorios ocupados, con el apoyo estadunidense que ha disfrutado en el pasado. Y los pobladores de Gaza quedarán en libertad de regresar a la norma en su prisión gobernada por Israel, en tanto en Cisjordania los palestinos podrán observar en paz cómo Israel desmantela lo que quede de sus posesiones.

Tal es el desenlace probable si Estados Unidos mantiene su apoyo decisivo y virtualmente unilateral a los crímenes israelíes y su rechazo al consenso internacional que desde hace tanto tiempo existe en torno a un acuerdo diplomático.

Pero el futuro sería muy distinto si Washington retirara ese apoyo. En ese caso sería posible avanzar hacia la “solución duradera” en Gaza a la que ha convocado el secretario de Estado John Kerry, la cual ha suscitado condena histérica en Israel porque la frase podría interpretarse como un llamado a poner fin al sitio y a los ataques constantes israelíes. Y –horror de horrores– la frase podría incluso interpretarse como un exhorto a aplicar el derecho internacional en el resto de los territorios ocupados.

Lee el texto completo.

Te podría interesar:

El Dalai Lama insinúa que será el último líder espiritual del Tíbet

Política

Por: pijamasurf - 08/13/2014

En entrevista con un diario alemán, el decimocuarto Dalai Lama dio a entender que no tendrá sucesores y que la historia de cinco siglos de Dalai Lamas acabará cuando muera

dalai

En 1950, China invadió el Tíbet. Un año después, el decimocuarto Dalai Lama huyó a través de los Himalayas y se refugió en la India. Hoy, el ganador del Premio Nobel de la Paz está retirado de sus labores políticas y se dedica más bien a generar conciencia acerca de la invasión china en el Tíbet y promover su liberación.

Su figura ha cobrado tal importancia en la política mundial y la comunidad budista que, cuando recientemente anunció en un diario alemán que sería el último Dalai Lama de la historia, la noticia causó turbación.

Su comentario en el periódico Welt am Sonntag hace eco de su declaración previa de que “la institución del Dalai Lama ha cumplido su propósito”.

“Hemos tenido un Dalai Lama durante casi cinco siglos. El decimocuarto Dalai Lama es ahora muy popular”, dijo con humor. “Terminemos con un Dalai Lama popular”. También apuntó que el budismo tibetano no es dependiente de un solo individuo. “Tenemos una estructura y organización muy buena, con monjes y estudiantes altamente preparados”.

Las preguntas que se abren en torno a esto apuntan a si realmente los exiliados tibetanos necesitan a un ser iluminado para guiarlos, o si la situación en el Tíbet es tan triste que ni siquiera con un ser iluminado a la cabeza pueden librarse de los chinos.

Nadie lo sabe. Hay otras figuras importantes como el Karmapa, pero no tienen la fama ni el amor internacional que tiene el Dalai Lama, ni es su misión tenerlos. Quizá el futuro del budismo sea uno menos arraigado en Lamas o Tulkus.

En la misma entrevista, el Dalai Lama apuntó que él cree que sí podrá regresar al Tíbet en esta vida, ya que espera que China se una a la tendencia global hacia una sociedad democrática. Su anuncio quizá, entonces, tenga más qué ver con que su figura ha sido puesta en un pedestal como la de un semidios, y ello se aleja completamente del punto que quiere transmitir.