*

X

Objetos desobedientes: piezas que desafían el orden establecido (FOTOS)

Por: pijamasurf - 08/14/2014

Cuando la protesta, el arte y los objetos cargados de ideología se juntan

Los objetos no son inocentes: cada cosa que vemos frente a nuestros ojos, cada cosa que puebla nuestro espacio doméstico o social está impregnada de ideología: sirve para algo, pero está hecha para servir por alguien. Los objetos no surgen de la nada.

La ideología contenida en los objetos o, mejor dicho, cómo los objetos ayudan a los movimientos sociales a subvertir el poder, es lo que presenta la exposición Disobedient Objects (Objetos Desobedientes), una fascinante muestra curada por Catherine Flood y Gavin Grindon para el Victoria and Albert Museum de Londres, que estará abierta hasta el 1 de febrero del 2015.

Desde las muñecas chamulitas en apoyo al EZLN mexicano hasta robots que pintan graffitis, la exposición no es solamente un recorrido por 99 formas de protestar contra el poder, sino también de convertir el objeto y las herramientas del diseño en utopía performática.

"La idea era reunir en un lugar los objetos de arte y diseño del movimiento activista social de los últimos 30 años", dice Gavin Grindon, "muy prácticos, pero al mismo tiempo (…) muy utópicos”.

Otro cambio interesante son las pancartas de protesta: según Grindon, las pancartas de hace 30 años pueden leerse como un mismo mensaje copiado y repetido ad nauseam. Pero en la era de las redes sociales y de las protestas que estas ayudaron a concretar, “mucha gente tenía cuentas de Twitter y eran muy conscientes de que lo que llevaban iba a ser fotografiado y que iba a ser tuiteado", explica Grindon.

"Así que por un lado es un inocente artículo hecho a mano y, por otro, se fabrica con el conocimiento de su interfaz en la última tecnología. En esencia, es un tuit hecho a mano".

 

Te podría interesar:

El PAN eliminó a la sociedad civil de los libros de texto, acusan expertos mexicanos

Por: PijamaSurf Mexico - 08/14/2014

Según expertos, los libros dan a entender que el gobierno construyó mayores libertades para los mexicanos, y no la sociedad civil

patriaDicen que la historia es de quien la escribe. Por años, las sociedades críticas se han cuestionado la historia oficial enseñada en las escuelas y desde los medios de comunicación y el gobierno. La historia, también se dice, es la de los ganadores. Es decir, jamás podremos conocer la versión de los perdedores de las grandes guerras y conquistas desde la época antigua: los que ganan son también los que tienen la posibilidad de contar la historia.

Recientemente, los expertos César Navarro Gallegos y Tatiana Coll Lebedeff señalaron que los nuevos textos gratuitos de historia en México, que llegarán a siete millones de niños y que fueron creados por panistas --el PAN es el partido mexicano más conservador--, engloban textos donde la figura de la autoridad es la responsable y heroína de los cambios políticos en México.

Se trata de un mensaje simbólico muy poderoso porque se elimina el papel de la sociedad civil, como las luchas estudiantiles en los sesenta o el movimiento tras la supuesta caída del sistema electoral en 1988, en la construcción de una sociedad más libre. De esta forma, con estos libros los niños aprenderán que el Estado ha sido el principal benefactor, sumándose así un paternalismo por el que se lucha por acabar en México desde hace muchos años.

Los historiadores también apuntan a que se imprime un sentido semántico de sumisión; por ejemplo, se sustituyó la palabra "conquista" por "virreinato". Esto elimina el mensaje de opresión que significó la llegada de los españoles y lo traduce simplemente a una nueva forma de gobierno. Para los autores de los libros “no hubo conquista, sino un encuentro de dos mundos”, señalaron los historiadores. Lo anterior elimina de la historia las injusticias perpetradas por los españoles.

 (La Jornada)