*

X

Experimento científico podría comprobar que el mundo es un holograma

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/28/2014

Probando la Matrix: lanzan experimento que sondeará el límite digital del espacio-tiempo para determinar si vivimos en una proyección holográfica

FERMILAB1

En los últimos años, la ciencia ha empezado a considerar seriamente la posibilidad de que nuestro universo sea la proyección holográfica emitida desde el horizonte de sucesos de un agujero negro. Esta hipótesis, sin embargo, es una versión moderna de una idea recurrente en la historia del pensamiento: que el universo es una ilusión y que vivimos en una construcción artificial.

Científicos del Fermi National Laboratory de Illinois han lanzado recientemente un experimento en el que buscan saber cómo almacena información el universo, para poder determinar si vivimos en un holograma bidimensional (que ilusoriamente percibimos como un mundo tridimensional). "En el mismo sentido en que el personaje de un programa de TV no sabría que su mundo aparentemente en 3D sólo existe en una pantalla en 2D, podríamos no saber que nuestro espacio en 3D es sólo una ilusión. La información de la totalidad del universo podría estar codificada en pequeños paquetes bidimensionales", señala el comunicado de prensa.

El experimento busca detectar esos paquetes de información 2D de los cuales la realidad en 3D sería una representación. Cuando uno se acerca mucho a una pantalla se pueden observar los pixeles, pequeños puntos de data que conforman la imagen que vemos a distancia. El experimento parte de la hipótesis de que el espacio tiene un tamaño de pixel de 10 billones de billones de veces más pequeño que un átomo, lo que se conoce como la escala de Planck.

El director del Fermilab, Craig Hogan, explica que se intenta descubrir si el espacio-tiempo es un sistema cuántico al igual que la materia y está compuesto, por así decirlo, de partículas de información y tiene un aspecto digital. "Durante cientos de años hemos asumido que el espacio está hecho de puntos y líneas. Pero tal vez eso no es correcto --quizás está hecho de ondas, de la misma manera que la materia y la energía".

Como si se tratara de un ejercicio de ciencia ficción (pero no), los investigadores del Fermilab han construido un aparato que llaman holómetro, el cual consiste de dos rayos láser de alta intensidad que son fragmentados y enviados perpendicularmente por dos brazos de 40m. Después, en la punta de estos brazos, los rayos son regresados y son recombinados. La idea es que cuando los rayos hacen contacto con el "fragmentador" (splitter, en inglés), este aparato debería moverse de cierta forma haciendo que el brillo de los rayos fluctuara. Esta fluctuación luego sería analizada para determinar si ha entrado en contacto con lo que llaman "ruido holográfico" (o quantum jitter), que serían los mismos bits cuánticos que codifican el holograma del universo. De toparse con este "jitter" o fluctuación informática, se podría decir que vivimos en un espacio-tiempo holográfico; nos habríamos topado también con el límite de lo que podemos medir en nuestro universo. El holómetro está diseñado para descartar otro tipo de vibraciones, como la radiación de fondo o las emitidas por otros aparatos electrónicos

Hogan y su equipo creen que en un año podrán tener los primeros resultados.

 
En sus viajes por el Sistema Solar los robots se han convertido en los grandes fotógrafos de nuestra época, brindándonos una nueva veta de inspiración poético-visual

ESP_035143_1325

Y ahí van, hacia Marte, sólo por el placer del viaje, pensando que encontrarán un planeta como el cristal de un vidente, en el cual leer un futuro milagroso. Pero encontrarán, sin embargo, una imagen deteriorada de ellos mismos. Marte es un espejo, no un cristal.

Ray Bradburry, Crónicas marcianas

Durante siglos, los paisajes marcianos han estimulado nuestra imaginación como la proyección más ansiada del exotismo espacial. En los últimos años hemos podido empezar a materializar las anticipaciones de la ciencia ficción en imágenes captadas por las cámaras dentro de los vehículos exploradores que estudian el planeta rojo. Sin duda uno de los fenómenos sobresalientes dentro de esta nueva imaginaria colectiva tienen que ser las dunas de Marte, sistemas que muestran que pese a lo que se podría pensar este planeta tiene un sistema meteorológico dinámico que, literalmente, va cincelando la Tierra (con el trípode colérico de la deidad marcial).

La cámara (HiRISE) del Mars Reconnaissance Orbiter ha estado monitoreando este año los enigmáticos campos de arena (el término exacto es "regolita") de Marte, registrando alteraciones morfológicas y regalándonos estos paisajes que evocan abstractas pinturas con una textura casi lisérgica. Vemos en las imágenes ondulaciones en las dunas, manchas que marcan la migración de estas protuberancias y pequeñas cascadas de arena. Los robots espaciales se han convertido en los fotógrafos que generan las imágenes más estimulantes de nuestra época.

La morfología de las dunas está definida por la dinámica de los vientos; la tierra es labrada por el pincel eólico que en su trazo es un código de tiempo.

Arriba en la imagen vemos una duna en un cráter en los altos del sur captada cuando el Sol se encontraba 5 grados sobre el horizonte. Las parcelas azules --que han sido aumentadas digitalmente-- son acumulaciones de escarcha que marcan la llegada del invierno a este hemisferio.

marsd-dunes

 

En este campo de dunas cerca del cráter Mawrth Vallis podemos ver una formación en V aparecer, como si se tratara de un "font" hiperdimensional en una topografía plana. La formación en V aparece en la naturaleza en el vuelo de algunas parvadas que maximizan su eficacia al tomar altura en la atmósfera, sirviéndose de los pequeños vórtices que generan las alas de las aves que vuelan por delante. En este caso tenemos grafittis vorticiales naturales marcianos derritiéndose. 

 

mars-lsd

 

Dunas al extremo norte marciano emergen del invierno cubiertas en hielo de dióxido de carbono. La superficie se descarapela para recibir a la primavera en esta imagen tomada el 16 de enero de 2014 por HiRISE.

Un espejo también para una excursión de psiconáutica líquida. "Snowboard de pixeles en Marte".

 

changing-dunes-670x440-140505-jpg

HiRISE convierte a la superficie marciana en un lienzo donde registrar la dinámica morfológica del viento y los granos de regolita, tonos y texturas que son caricias eólicas.

 

themis-mars

 

La críptica belleza de las dunas en el cráter Temis, formando una especie de convolución cerebral concéntrica, una formación en C. 

Las dunas son indicadores únicos de la interacción entre la atmósfera y la superficie; se acumulan donde existen granos arenosos que son arrastrados por la saltación provocada por los vientos. Estudiar las dunas es parte de la ciencia atmosférica pero también sedimentaria; los vientos son influenciados por cambios en los parámetros de la órbita de Marte, por lo que esta "lectura de arena" es una fuente de enorme cantidad de información interrelacionada.

 

mars-dunes-06-670x440-140114

En la Tierra se ha observado también una poética relación fractal entre las nubes y las dunas, que encarna la idea de que la Tierra es el espejo del cielo. Para seguir con este juego micro-macro-cósmico, los invitamos también a darse una vuelta por el paisaje interior de los granos de arena, que contienen mundos dentro.

dunes-hellas-basin-mars

Relieve de dunas en la cuenca de Hellas (la Grecia marciana), rasguños en la piel de Ares. 

Twitter del autor: @alepholo