*

X

Esta gema turquesa es el verano de Alaska visto desde el espacio (FOTO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/05/2014

Una poética captura espacial muestra un glaciar como si fuera una gota-piedra preciosa

turquesa-gema

 

La imagen del día viene del NASA Earth Observatory que completa el círculo polar entre la poesía y la ciencia. Una gema turquesa que es un emblema del verano, el regalo de un dios hiperbóreo, una joya delicada que en realidad nos muestra, como el cristal de una ventana, la geografía del sur este de Alaska: una visión de un estanque derritiéndose en la cima de un glaciar. Este es el efecto puro del verano que hace mella en el hielo y nos deja una gota labrada de azul.

La imagen fue tomada por el avión de investigación ártica ER-2 el 16 de julio a 20,000m de altura en un vuelo de reconocimiento estudiando la topografía del norte de nuestro planeta, así como las nubes y las formaciones de hielo, en un esfuerzo por mejorar las mediciones satelitales.

Te podría interesar:

Resuelven el enigma de las "Piedras Deslizantes" del Valle de la Muerte

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/05/2014

Una serie de piedras, que parecían moverse solas de manera misteriosas, habían dejado perplejos a científicos por décadas hasta una reciente investigación.

racetrack-playa

Uno de los enigmas más poéticos de la naturaleza ha sido resuelto por investigadores del Instituto Scripps de Oceanografía de San Diego: finalmente se ha observado el movimiento de un grupo de piedras que parecía deslizarse de manera furtiva, burlando el ojo humano.

En el Valle de la Muerte de California hay un lago seco en el que se había detectado un hasta ahora misterioso fenómeno: una serie de grandes piedras  que dejan huellas en zig-zag por cientos de metros en la arena, en un lugar que se conoce como Racetrack Playa, debido a los rastros que dejan las piedras. Por varios años, ante una causa desconocida, se bromeaba que las piedras sólo se movían cuando no había nadie para observarlas, en un juego fantasmagórico que se burlaba de los científicos. Por ejemplo, el caso de la piedra “Karen” que, con sus más de 300 kilos de peso, no se movió por 7 años y había desaparecido un año después cuando los investigadores regresaron (luego Karen fue identificada a más de medio kilómetro de donde se había localizado cuando se realizó el estudio).

Al final fue la ayuda tecnológica, la que permitió resolver el enigma. los investigadores colocaron desde el 2011 sus propias rocas con un GPS integrado para registrar las condiciones con las que estas formaciones minerales se desplazaban dentro del valle. Al parecer las piedras se mueven con cierto capricho. Para que el desplazamiento ocurra debe de haber una superficie inundada por la lluvia que fluye de las montaña con una profundidad que no cubra totalmente a las piedras. A esto se le suma un descenso nocturno en la temperatura que forma "una ventana de hielo". El sol luego derrite el hielo y crea estructuras resquebrajadas de hielo las cuales pueden actuar como "resbaladillas" cuando sopla un viento ligero y arrastrar a las piedras. Cuarteados trineos azarosos en el desierto. Cuando el lago se seca quedan los famosos rastros de las piedras deslizantes en el valle. Así que son varias las condiciones que deben de conjugarse para que este movimiento pueda ocurrir.