*

X

El PAN eliminó a la sociedad civil de los libros de texto, acusan expertos mexicanos

Por: PijamaSurf Mexico - 08/15/2014

Según expertos, los libros dan a entender que el gobierno construyó mayores libertades para los mexicanos, y no la sociedad civil

patriaDicen que la historia es de quien la escribe. Por años, las sociedades críticas se han cuestionado la historia oficial enseñada en las escuelas y desde los medios de comunicación y el gobierno. La historia, también se dice, es la de los ganadores. Es decir, jamás podremos conocer la versión de los perdedores de las grandes guerras y conquistas desde la época antigua: los que ganan son también los que tienen la posibilidad de contar la historia.

Recientemente, los expertos César Navarro Gallegos y Tatiana Coll Lebedeff señalaron que los nuevos textos gratuitos de historia en México, que llegarán a siete millones de niños y que fueron creados por panistas --el PAN es el partido mexicano más conservador--, engloban textos donde la figura de la autoridad es la responsable y heroína de los cambios políticos en México.

Se trata de un mensaje simbólico muy poderoso porque se elimina el papel de la sociedad civil, como las luchas estudiantiles en los sesenta o el movimiento tras la supuesta caída del sistema electoral en 1988, en la construcción de una sociedad más libre. De esta forma, con estos libros los niños aprenderán que el Estado ha sido el principal benefactor, sumándose así un paternalismo por el que se lucha por acabar en México desde hace muchos años.

Los historiadores también apuntan a que se imprime un sentido semántico de sumisión; por ejemplo, se sustituyó la palabra "conquista" por "virreinato". Esto elimina el mensaje de opresión que significó la llegada de los españoles y lo traduce simplemente a una nueva forma de gobierno. Para los autores de los libros “no hubo conquista, sino un encuentro de dos mundos”, señalaron los historiadores. Lo anterior elimina de la historia las injusticias perpetradas por los españoles.

 (La Jornada)

 

 

Te podría interesar:

¿Comprarías cocaína en la deepweb para apoyar el comercio justo con campesinos latinoamericanos?

Por: pijamasurf - 08/15/2014

En realidad, el comprador no puede saber si su compra está beneficiando a los cárteles de la droga o a los campesinos del tercer mundo, pero una cosa es segura: la gente que compra un café en Starbucks está motivada por los mismos argumentos que la gente que compra cocaína en Silk Road 2.0

 fairtrade

¿Qué tienen en común Starbucks y una tienda de drogas ilegales por internet? Ambos buscan persuadirte no sólo de que su producto es bueno sino de que tú, al comprarlo, estás ayudando a campesinos del tercer mundo.

Silk Road fue cerrado por el FBI en octubre del año pasado, pero las opciones de venta de drogas en la deepweb (también llamada darknet o "país de las maravillas") siguen apareciendo para atender una demanda creciente. Agora, Atlantis, Pandora y Silk Road 2.0 son sitios que han comenzado a aplicar estrategias de publicidad y ventas del capitalismo salvaje en la darknet, un espacio considerado como bastión libertario y contracultural durante mucho tiempo.

Y es que Silk Road y sus parangones son capaces de procesar hasta 22 millones de dólares al año, lo que las coloca en una posición donde las tácticas corporativas comienzan a ser indispensables para mantenerse en el mercado: venta de muestras, ofertas de tiempo limitado y bonos de lealtad.

James Martin es experto en el tema de la venta de drogas en la deepweb; según él, el anonimato implicado en estas transacciones impide estrategias de branding tradicional. Tienes que convencer a tus compradores potenciales con estrategias diferenciadoras como la de un australiano que se describe como "orgulloso patrocinador de Wikileaks".

El comercio justo (fair-trade) y la ética son dos etiquetas más: especialmente entre los vendedores de cocaína, suele mencionarse que el producto no viene de cárteles o de la policía, y se trata de convencer al comprador de que su compra "está ayudando a los campesinos de Perú, Bolivia y a algunos estudiantes de química en Brasil, Paraguay y Argentina. ¡Hacemos comercio justo!".

Un vendedor de opio asegura a sus compradores que "al comprar esto estás apoyando a los campesinos locales de los valles de Guatemala y no financias a los violentos cárteles de las drogas".

Tal vez sea muy pronto para decir si los hackers derrotarán a los cárteles, pero al menos en el nivel publicitario, la darknet conoce a su target: gente con cierta habilidad con las computadoras --por encima del promedio--, concientes políticamente y con una inclinación por morder la trampa de la ética corporativa aunque se disfrace de consumo. Debido al anonimato imperante en la darknet es imposible saber si efectivamente se trata de fair-trade, pero es interesante ver cómo lo que funciona para vender café sobrevalorado sirve también para vender cocaína: la culpa de clase.