*

X

Del piropo a los asaltos sexuales (el machismo mexicano en distintos niveles)

Por: Ana Paula de la Torre - 08/05/2014

¿Son inocentes los piropos en la calle? ¿Son la primera capa de un mundo oscuro de machismo y prepotencia?

piropo-en-la-calleCada vez que una mujer camina en la calle y es abordada con piropos, en particular de corte sexual, es hasta cierto punto turbada, por tratarse de un desconocido que se muestra atrevido y que, de algún modo, está  siendo intromisivo.

Muchos de los piropos y miradas acosadoras que se lanzan en la calle responden, en México, a una cultura masculina de altivez. Aunque muchos podrían parecer inofensivos e incluso simpáticos  en realidad, considerando los niveles de violencia a la mujer en este país, quizá son la punta de una arista más profunda y arraigada: un desdén cultural.

Hace unos años el metro del D. F. fue dividido. Los primeros tres vagones son para mujeres y niños, y el resto es mixto. Esto respondió a una protección justamente relacionada con el machismo. El acoso silencioso en el metro, los manoseos, las miradas abusivas y la intimidación se suceden persistentemente; la mujer es vista como un objeto de deleite, y ello enaltece al hombre atrevido, aquel que orgullosamente la perturba.

Recientemente una colaboradora de The Guardian, Nina Lakhani, radicada en el Distrito Federal, describió como incluso tuvo que cambiar su forma de vestir debido a la objetivación de la mujer en México, narrando cómo, en un día de calor, debe usar blusas con manga, por la intimidante sensación que le provoca viajar en transporte público con ropa de verano.

Lakhani asocia los feminicidios y las violaciones (se comete una cada cuatro minutos en este país) a una cultura machista manifestada en niveles cotidianos como el acoso sexual público que se hace, o con piropos, miradas o, en su caso más burdo, con manoseos.

Cuando la sociedad ha estado acostumbrada a tolerar los piropos en la calle como una manifestación simpática de espontaneidad, quizá también ha dejado que esa actitud acosadora alimente silenciosamente la misoginia y los feminicidios de Juárez, Aguascalientes, el Estado de México o Oaxaca. Hasta las acciones más pequeñas emiten un profundo trasfondo simbólico; ¿permitir que te piropeen es sano? Quizá no, si ampliamos la foto completa.

Como una campaña de concientización, hace unos días se publicó este video de mujeres que, con una cámara escondida, documentan el acoso sexual en la calle.

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

 Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Te podría interesar:

Esto no es un GIF: conoce el trabajo de Akiyoshi Kitaoka, el genio japonés de las ilusiones ópticas

Por: pijamasurf - 08/05/2014

¿Las ilusiones ópticas se hacen? Si esto es así, ¿quién se dedica a eso? Probablemente alguna vez te hiciste esta pregunta, o quizá no y esta es la primera ocasión en que lo piensas. Paradójicamente, es muy posible que conozcas un puñado de ilusiones ópticas que, en cierta forma, se han incorporado a ese conocimiento compartido que por comodidad llamamos cultura general.

Para responder a la pregunta: Sí. Las ilusiones ópticas no surgen de la nada y sí, hay personas cuya ocupación —a veces remunerada— es hacer dibujos que perturben la percepción que tenemos del mundo desde el sentido de la vista.

Una de estas personas es Akiyoshi Kitaoka, japonés de origen, nacido en 1961 y actualmente profesor de psicología en el Colegio de Letras de la Universidad de Ritsumeikan, en Kioto. Kitaoka se especializó en el trazado y diseño de ilusiones ópticas luego de estudiar los procesos cognitivos asociados con la percepción visual y sus características.

En términos generales, el estilo del japonés privilegia la impresión de movimiento, esto es, hacer parecer que una imagen estática se mueve por medio del juego de las formas y los colores. Ese podría considerarse el rasgo distintivo de Kitaoka.

Si este es un entretenimiento o una ocupación, depende, como la ilusión misma, de dónde se le mire. Es, en cualquier forma, un recordatorio de que con cierta frecuencia las cosas no son como nos las presentan nuestros sentidos.

También en Pijama Surf:

Esta ilusión óptica descubierta por Aristóteles continúa asombrando al mundo (VIDEO)

Desafía tu noción de realidad: ¿Qué nos dicen las ilusiones ópticas sobre el cerebro?

[Imágenes vía The Guardian]