*

X

Aprueban la controvertida reforma energética en México: estos son los puntos más criticados

Por: Ana Paula de la Torre - 08/07/2014

Mientras Alemania usará solo energías limpias para el 2050, la nueva reforma energética es anacrónica y promueve un nuevo y evidente enemigo ecológico: el fracking

máscarasPetróleos Mexicanos, la petrolera que pertenece enteramente al país desde 1938 y que desafió a los intereses extranjeros, hoy, en opinión de muchos, se ha preparado para servir a transnacionales petroleras. La situación de PEMEX ha estado desde hace décadas colmada de opacidad: sus dirigentes sindicales suelen tener lujos de multimillonarios y, en la última década, se ha dejado de producir un millón de barriles diarios. México importa hasta 50% de su gasolina, y 40% de su gas. Es decir, la industria energética está evidentemente deteriorada pero, hoy que las energías limpias pudieran ser una opción para la economía nacional, se aprobó una reforma energética que pareciera  preparar superfluamente a PEMEX para que sea atractiva a las inversiones de los consorcios más voraces del planeta, las petroleras.

 

Los puntos más polémicos

Después de 18 días de discusiones de los legisladores y 170 horas de votación en el pleno, los partidos de siempre: PRI, PAN, PVEM y Nueva Alianza aprobaron sospechosamente, casi hegemónicamente, las 21 leyes, y desecharon más de 3,500 reservas propuestas por la izquierda.

Mientras la ONU clama por un viraje en el uso de la energía de hidrocarburos, el gobierno mexicano está proyectando el uso de estos, a largo plazo, como palanca de desarrollo.

Los puntos más criticados por activistas y especialistas, aprobados en la reforma energética, son los siguientes:

Se promueve el fracking para extraer gas de lutitas: método que ha sido prohibido en otros países y cuyos turbadores efectos, entre los temblores, han sido documentados.

Se obligará a los dueños de la tierra a cederla, al menos temporalmente: bajo la figura de ocupación temporal, los dueños de tierras donde existan hidrocarburos deberán cederlas y recibirán una renta de hasta 3% de las utilidades, pero estarán obligados a negociar: no podrán rehusarse a entregar sus tierras.

Los contratos: en los contratos de explotación de los hidrocarburos se incluye la figura de utilidad compartida en la que los consorcios y la paraestatal se dividirán las ganancias, y en las demás figuras, en todas, se incluye una compartición de utilidades, incluso en especie, en lugar de sólo pagar por los servicios que se hagan; es decir, será un jugoso negocio para las transnacionales.

Los mexicanos pagarán los pasivos laborales de PEMEX: mientras los mexicanos observan cómo los altos dirigentes de la empresa están inexplicablemente enriquecidos y la opacidad es evidente, más que generar mecanismos de transparencia, es decir, sanear verdaderamente PEMEX, pareciera que volverán a la empresa atractiva para las transnacionales, sin verdaderamente sanear sus vicios. Se pagará un billón 347 mil millones de pesos, es decir, más de 100 mil millones de dólares como deuda pública, por un desorden financiero que nadie garantiza que no volverá a ocurrir. Es difícil dimensionar esa cantidad de dinero, y será pagada por los impuestos de los mexicanos; ese dinero dejará de invertirse en otras áreas. 

Los supuestos beneficios

La apertura de mercados de los años noventa no necesariamente significó un beneficio para los mexicanos: las carreteras, por ejemplo, aún son privadas y costosas, pese a la promesa modernizadora, muy parecida a la de hoy; los bancos tampoco mejoraron el servicio de crédito, por ejemplo, y las telecomunicaciones se concentraron en un solo agente. Hoy se promete que la apertura a los mercados internacionales ayudará a que PEMEX se vuelva eficiente, pero los mexicanos parecieran dudar de estas promesas.

Alemania se convertirá en un país que emplee únicamente energías limpias en 2050. Hoy ha llegado a producir 50% de su electricidad con ellas. México, en cambio, está apostando gran parte de su motor económico a energías derivadas de los hidrocarburos. Hay mucho escepticismo en el aire, desconfianza y, sobre todo, una gran preocupación ecológica, cuando México tiene un gran potencial en el uso de energías limpias. Para muchos, la reforma es un sinsentido en sí misma, si se memoran las necesidades ecológicas globales.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

 Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Te podría interesar:

Cómo evitar que el alcohol afecte tu ciclo de sueño

Por: pijamasurf - 08/07/2014

Una noche de fiesta no termina cuando llegas a tu cama: es justo entonces cuando tu cuerpo comienza el duro trabajo de deshacerse de todas esas cervezas, whiskies o margaritas con que lo has inundado, por lo que podrías despertarte sintiéndote aún más cansado que al irte a dormir

party-hangover

Tal vez te hayas encontrado despertando muy temprano, a pesar de estar cansado, después de una noche de fiesta o después de beber varios tragos antes de dormir. El alcohol tiene diferentes efectos en diferentes personas, pero una cosa es clara: su consumo puede tener consecuencias poco saludables no solamente en el hígado, sino en los patrones de sueño.

Timothy Roehrs y Thomas Roth trabajan en el Centro de Investigación de Desórdenes del Sueño en Detroit, Michigan y afirman que, entre las personas no alcohólicas, un trago ocasional puede ayudar a conciliar con mayor facilidad el sueño; esto se debe a que el alcohol tiene un efecto sedante sobre el organismo.

Sin embargo, el efecto sedante se va diluyendo si el consumo de alcohol aumenta, debido a que el organismo desarrolla tolerancia rápidamente y, mientras más bebas, tus ciclos de sueño se verán afectados.

Según Roehrs y Roth, una dosis moderada de alcohol (definida como una media de entre 0.06-0.08 de alcohol en la sangre, aunque puedes saber más de las dosis en este útil convertidor) una hora antes de dormir puede noquearte de inmediato; sin embargo, en la segunda fase de tu ciclo de sueño, cuando el alcohol ha sido metabolizado, se presenta el "efecto rebote", que consiste en un ajuste del cuerpo a la presencia del alcohol durante la primera fase del periodo de sueño y un esfuerzo por mantener el patrón de sueño durante el resto de la noche, pues después de metabolizar el alcohol, el cuerpo puede creer que el ciclo de sueño ha terminado y despertar.

En promedio, una persona normal puede metabolizar una ingesta de alcohol moderada en unas cuatro o cinco horas, lo cual explica por qué te despiertas antes del alba, sin sueño y con deshidratación, después de una fiesta: el efecto rebote te ha sacado de tu sueño en lo más profundo de su ciclo:

Why You Always Wake Up Early After A Night Of Drinking

Además de contribuir al look "desvelado", la falta de sueño ocasionada por el alcohol interfiere con el ciclo de autoregeneración de nuestros cuerpos: "A medida que el alcohol comienza a procesarse, tu cuerpo puede salir del sueño profundo y regresar al estado REM, desde donde es mucho más fácil despertar. Es por eso que a menudo despiertas apenas después de unas pocas horas de sueño cuando has estado bebiendo".

Si vas a beber y a pesar de ello quieres tener una buena noche de sueño, procura cortar la ingesta unas cuatro horas antes de acostarte. Sabemos que es difícil, pero la opción, muchas veces, es noquearte con alcohol y despertar a las pocas horas --sintiéndote como si no hubieras dormido nada.