*

X

29 días de la Operación Margen Protector: Gaza en dolorosas imágenes (FOTOS)

Por: pijamasurf - 08/06/2014

A casi un mes del inicio de la Operación Margen Protector, el pueblo palestino asentado en Gaza ha tenido que pagar con creces una factura que quizá no le correspondía del todo

Un día, en un extremo del mundo, el equipo nacional de Alemania goleaba a la selección de Brasil en el campeonato del cual el país sudamericano fue el anfitrión. Eran los últimos días del Mundial y la atención pública internacional estaba más o menos concentrada en esa fiesta mayor del futbol.

Ese mismo día, a la misma hora pero en latitudes muy distintas, el gobierno de Israel dio inicio a la Operación Margen Protector, una maniobra militar que tuvo como pretexto decisivo el secuestro y posterior asesinato de tres jóvenes israelíes en territorio cisjordano. El gobierno atribuyó el crimen a la organización palestina Hamas, que domina la franja de Gaza. Y aunque Hamas negó tener participación o conocimiento del hecho, la imputación unilateral del gobierno israelí bastó para desencadenar la violencia en la zona, marcada sobre todo por bombardeos cotidianos por parte de uno y otro bando que hasta la fecha, 28 días después, han cobrado la vida de casi 2 mil personas, la mayoría de ellos palestinos, la mayoría de ellos civiles (casi 8 de cada 10) y de éstos, casi un tercio, mujeres y niños. Israel, por su parte, ha perdido a 64 soldados y dos civiles.

La razón de esta disparidad, como algunos saben, es la desproporción existente entre la tecnología militar con que cuenta cada uno de los combatientes. Desde la creación del Estado de Israel en 1947, las grandes potencias de Occidente se entregaron de lleno al fortalecimiento de la capacidad armamentista del gobierno recién instaurado. De ahí que, también desde esos años, el gobierno israelí haya sido denunciado por emprender guerras injustas contra los palestinos y otros países árabes que se encontraban claramente delimitados en la zona. Y esta no es la excepción. Mientras que Hamas ha lanzado 800 misiles desde Gaza hacia territorio israelí, este gobierno ha ejecutado 1,300 bombardeos contra territorio palestino.

Asimismo, el repetido ataque de instalaciones civiles como mezquitas, escuelas y hospitales palestinos so pretexto de que ahí se almacena armamento le ha valido al gobierno israelí condenas severas por parte incluso de la ONU, cuyo secretario general se lamentó hace unos días de las muertes de niños provocadas por bombardeos israelíes contra escuelas administradas por la ONU y destinadas a refugiados palestinos. Hamas, es cierto, ha almacenado armamento en este tipo de edificios; sin embargo, organizaciones como Amnistía Internacional dan cuenta de "los ataques indiscriminados y desproporcionados” que el gobierno israelí emprende como represalia.

Ninguna guerra es justa, quizá por definición o al menos de acuerdo al curso que el ser humano ha seguido en esa historia que llamamos Historia y que en buena medida está construida sobre lechos de cadáveres, trofeos del poderoso sobre el débil. ¿Cómo actuaría Hamas si dispusiera de la capacidad militar del gobierno israelí? No podemos saberlo, y quizá ni siquiera sea provechoso especular al respecto.

Lo único cierto es esto: un territorio en ruinas; familias que dejan su hogar, tal vez dejando un muerto en el camino, quién sabe si ajenos a esos designios que poco o nada tienen de inescrutables y que, al final de todo, resultan en la muerte de personas cuya vida quizá se encontraba a años de luz del escritorio en donde se tomó la decisión de iniciar una operación militar.

También en Pijama Surf: Israel no quiere la paz: carta abierta de Brian Eno a favor de Palestina

Aprueban la controvertida reforma energética en México: estos son los puntos más criticados

Por: Ana Paula de la Torre - 08/06/2014

Mientras Alemania usará solo energías limpias para el 2050, la nueva reforma energética es anacrónica y promueve un nuevo y evidente enemigo ecológico: el fracking

máscarasPetróleos Mexicanos, la petrolera que pertenece enteramente al país desde 1938 y que desafió a los intereses extranjeros, hoy, en opinión de muchos, se ha preparado para servir a transnacionales petroleras. La situación de PEMEX ha estado desde hace décadas colmada de opacidad: sus dirigentes sindicales suelen tener lujos de multimillonarios y, en la última década, se ha dejado de producir un millón de barriles diarios. México importa hasta 50% de su gasolina, y 40% de su gas. Es decir, la industria energética está evidentemente deteriorada pero, hoy que las energías limpias pudieran ser una opción para la economía nacional, se aprobó una reforma energética que pareciera  preparar superfluamente a PEMEX para que sea atractiva a las inversiones de los consorcios más voraces del planeta, las petroleras.

 

Los puntos más polémicos

Después de 18 días de discusiones de los legisladores y 170 horas de votación en el pleno, los partidos de siempre: PRI, PAN, PVEM y Nueva Alianza aprobaron sospechosamente, casi hegemónicamente, las 21 leyes, y desecharon más de 3,500 reservas propuestas por la izquierda.

Mientras la ONU clama por un viraje en el uso de la energía de hidrocarburos, el gobierno mexicano está proyectando el uso de estos, a largo plazo, como palanca de desarrollo.

Los puntos más criticados por activistas y especialistas, aprobados en la reforma energética, son los siguientes:

Se promueve el fracking para extraer gas de lutitas: método que ha sido prohibido en otros países y cuyos turbadores efectos, entre los temblores, han sido documentados.

Se obligará a los dueños de la tierra a cederla, al menos temporalmente: bajo la figura de ocupación temporal, los dueños de tierras donde existan hidrocarburos deberán cederlas y recibirán una renta de hasta 3% de las utilidades, pero estarán obligados a negociar: no podrán rehusarse a entregar sus tierras.

Los contratos: en los contratos de explotación de los hidrocarburos se incluye la figura de utilidad compartida en la que los consorcios y la paraestatal se dividirán las ganancias, y en las demás figuras, en todas, se incluye una compartición de utilidades, incluso en especie, en lugar de sólo pagar por los servicios que se hagan; es decir, será un jugoso negocio para las transnacionales.

Los mexicanos pagarán los pasivos laborales de PEMEX: mientras los mexicanos observan cómo los altos dirigentes de la empresa están inexplicablemente enriquecidos y la opacidad es evidente, más que generar mecanismos de transparencia, es decir, sanear verdaderamente PEMEX, pareciera que volverán a la empresa atractiva para las transnacionales, sin verdaderamente sanear sus vicios. Se pagará un billón 347 mil millones de pesos, es decir, más de 100 mil millones de dólares como deuda pública, por un desorden financiero que nadie garantiza que no volverá a ocurrir. Es difícil dimensionar esa cantidad de dinero, y será pagada por los impuestos de los mexicanos; ese dinero dejará de invertirse en otras áreas. 

Los supuestos beneficios

La apertura de mercados de los años noventa no necesariamente significó un beneficio para los mexicanos: las carreteras, por ejemplo, aún son privadas y costosas, pese a la promesa modernizadora, muy parecida a la de hoy; los bancos tampoco mejoraron el servicio de crédito, por ejemplo, y las telecomunicaciones se concentraron en un solo agente. Hoy se promete que la apertura a los mercados internacionales ayudará a que PEMEX se vuelva eficiente, pero los mexicanos parecieran dudar de estas promesas.

Alemania se convertirá en un país que emplee únicamente energías limpias en 2050. Hoy ha llegado a producir 50% de su electricidad con ellas. México, en cambio, está apostando gran parte de su motor económico a energías derivadas de los hidrocarburos. Hay mucho escepticismo en el aire, desconfianza y, sobre todo, una gran preocupación ecológica, cuando México tiene un gran potencial en el uso de energías limpias. Para muchos, la reforma es un sinsentido en sí misma, si se memoran las necesidades ecológicas globales.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

 Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.