*

X

Tal vez sea hora de reducir la semana laboral a 4 días

Por: Pedro Luizao - 07/22/2014

Hoy existen los argumentos, y seguramente el deseo, para comenzar a experimentar con el actual modelo de empleo, y reducir los días de la semana laboral parece una ruta obvia

Screen Shot 2014-07-22 at 9.07.07 PM

Pocas personas lo disfrutan, muchas incluso lo aborrecen; sin embargo, la mayoría le dedicaremos una muy buena parte de nuestras vidas. Evidentemente estamos hablando del empleo, un concepto que llegó para regir la existencia de millones de personas. Se calcula que, a lo largo de nuestra vida, destinaremos alrededor de 100 mil horas a esta actividad; el problema es que, si no nos gusta o si la detestamos, entonces supongo que difícilmente podríamos hablar de una existencia grata. Y si esta es la situación de una buena porción de la población mundial, entonces quizá sea momento para tomar medidas en busca de editar este modelo.   

El concepto de empleo como tal surgió en el Renacimiento –curiosamente, junto con los primeros antecedentes del corporativismo. A partir de entonces se ha ido consagrando como una especie de mal necesario al cual decenas de generaciones han estado expuestas. Y absurdamente el esquema, en lugar de experimentar cambios para proveer un estilo de vida más agradable, parece que ha estado orientado –en una tendencia seguramente dictada por el mercado y el consumo– a estrechar su cooptación: hoy laboramos más tiempo y nuestras metas de productividad son cada vez mayores.   

186336503302837259_j5ix7cay_c

Aparentemente, y tras una larga espera, hoy estamos en condiciones de comenzar a experimentar a gran escala con el tradicional modelo de empleo: tecnologías que facilitan la conectividad y coordinación a distancia, la popularización de esquemas como el freelanceo, la noción de que productividad no es proporcional a horas de arresto laboral, etc. Y una ruta obvia sería reducir el número de días de la semana laboral a, por ejemplo, cuatro. En su artículo sobre este mismo asunto, publicado en Alternet, Lynn Stuart Parramore cita una encuesta que revela que 70% de los millonarios consideran que una semana laboral de cuatro días es una "idea valida". Mientras que uno de los hombres más ricos del mundo, el mexicano Carlos Slim, sorprendió hace unos días al declarar que una semana de tres días laborales podría ayudar a disminuir la pobreza y elevar la calidad de vida. Obviamente llama la atención el que si estos empresarios en realidad estuvieran a favor de reducir los días laborales por semana, ya habrían podido comenzar el experimento con sus cientos de miles de empleados. 

En su mismo artículo, Stuart envista una serie de beneficios que podría proveer el laborar solamente cuatro días, entre ellos:

Productividad / Aparentemente, entre menos horas para trabajar tengamos, más eficientes nos volvemos en nuestras tareas. Esa merma acumulada con sistemáticas microdosis de procastinación propia de prácticamente cualquier empleado podría eliminarse mediante una especie de acuerdo mutuo entre empleados y empleadores, a cambio de reducir la semana laboral.

Felicidad / Para justificar este potencial beneficio parece innecesario recurrir a estudios o estadísticas, pues difícilmente alguien argumentará en contra de la premisa que un empleado que tenga tres días libres no sería más feliz que teniendo sólo dos. 

Medio ambiente / Menos días de trabajo equivalen a menos tiempo de traslado y por lo tanto a menos tráfico... y menos contaminación. Un reporte del Centre for Economic and Policy Research sugiere que, si mundialmente redujéramos los horarios laborales, ello reduciría a la mitad las expectativas de emisión de carbono entre hoy y el año 2100. 

Sobra decir que no se trata de promover la gestación de un ejército de holgazanes, pero tampoco se trata de diseñar vías para que la gente consuma ilimitadamente más (trabajando más horas para lograrlo). En el fondo no queremos más iPads o ropa; tal vez lo que realmente necesitamos es disponer de mejores condiciones de vida, reducir el ya ubicuo estrés, tener más tiempo para leer, experimentar o crear proyectos sin fines de lucro y entregarnos a experiencias "metaproductivas". 

Al parecer todo está dispuesto para comenzar a experimentar seriamente con el actual modelo de empleo (quizá tras cuestionarnos por que no lo hicimos muchos años atrás). Y la reducción de la semana laboral es un recurso obvio y viable con el cual podríamos comenzar. Aunque también vale la pena recalcar que, más allá de editar sustancialmente el actual sistema, también deberíamos estar imaginando modelos completamente alternativos al que hoy nos rige. En este sentido me gustaría concluir con una cita (a la cual ya antes he recurrido) de uno de los teóricos culturales más lúcidos y equilibrados, el señor Douglas Rushkoff:

Me da miedo siquiera preguntarlo, pero ¿desde cuándo el desempleo se convirtió en un problema? Entiendo que todos queremos nuestro salario, o al menos queremos dinero. Queremos alimento, techo, vestido y todas esas cosas que el dinero puede adquirir. ¿Pero de verdad queremos empleos? […] La pregunta que tenemos que comenzar a hacernos no es cómo emplearemos a toda esa gente que es reemplazada por la tecnología (en la era digital), sino cómo podemos organizar una sociedad alrededor de algo más allá del empleo.   

 

 

Te podría interesar:

Estos son los autores de los mensajes de spam que recibes a diario (FOTOS)

Por: Javier Raya - 07/22/2014

Existe una narrativa, una estética y una ética implícitas en el spam o correo no deseado; las imágenes de Cristina de Middel dan cuenta de ellas gráficamente

La fotoperiodista Cristina de Middel recibe cada mañana, al igual que millones de personas en el mundo, correo basura (spam) en su bandeja de entrada. Y ella, como cualquiera, sabe que existe un botón en su proveedor de correo electrónico que envía ese spam a la bandeja correspondiente, e inmediatamente se enfoca en los mails que le interesan. Pero Cristina, a diferencia de los millones que reciben spam a diario, se dio a la tarea de recrear las escenas descritas en muchos de ellos.

Qué duda cabe de que existe una narrativa del spam: cirugías extremas a millonarios, una joven en un país del tercer mundo pidiéndote que te cases con ella para ayudarla a mejorar su situación a cambio de favores sexuales, un corredor de bolsa que amaneció generoso y quiere compartirte una gran rebanada de pastel antes de que los impuestos lo devoren, filántropos de todo tipo dándote la oportunidad de hacer lo correcto, sin riesgos, desde tu bandeja de entrada, para lo cual sólo te piden algunos datos bancarios, como si fuese un detalle menor de la transacción...

La serie Poly-Spam "busca construir el retrato hablado de quienes los envían", escribe de Middel, "utilizando cada detalle especificado y traduciéndolo a imágenes con especial cuidado en el ambiente dramático del momento específico en el que el email fue enviado".

¿Existen rostros detrás de todas las palabras? ¿O hemos entrado en la época en que los textos automatizados (como las abigarradas traducciones hechas en Google Translate, como si fueran el estilo propio de la escritura robotizada) son tan comunes que hemos dejado de ser capaces de comunicarnos con los demás, a pesar de poseer todas las herramientas para hacerlo? ¿Qué hay detrás de esa urgencia de ganarse la lotería o de recibir una herencia cuantiosa? ¿Hemos pensado que estos mensajes que desechamos con tanta facilidad son las formas textuales que más se han reproducido en la historia de la humanidad, más que la Biblia y que todos los libros impresos?

El spam, ciertamente, no nos dice nada que no sepamos: que la ética en nuestros días es indiscernible de la ganancia. El acto sin garantías, por pura "buena voluntad", como suele decirse, ha quedado cancelado en la práctica; la prueba es que muchos siguen cayendo (phishing) en el anzuelo de la empatía y de la militancia online.

La incomunicación en la era de la información se muestra una vez más paródicamente, extrayendo del imaginario colectivo los arquetipos que pueblan las pesadillas de las computadoras. O algo por el estilo.

El spam original puede leerse (si tal cosa es deseable) aquí.

Twitter del autor: @javier_raya