*

X

¿Qué se siente estar en ácido? Esta ilusión óptica te acerca a la experiencia (VIDEO)

Por: pijamasurf - 07/12/2014

Modifica durante unos instantes tu percepción de la solidez del espacio con esta alucinación/visión óptica

Probablemente no exista un símil apropiado para comparar un viaje de LSD con otra cosa en el mundo, mas que con otro viaje de LSD. La experiencia alucinógena dependerá siempre de la disposición del psiconauta, de la constitución de su propia psique y, para una experiencia positiva, de un ambiente relajado y seguro.

Pero, a nivel perceptual, el imaginario psicodélico asocia el LSD a una vibración u ondulación que atraviesa los objetos del mundo físico y del mundo imaginario permitiendo que las (ilusorias) fronteras entre ambos dominios colapsen durante las horas que duran los efectos de la sustancia sobre el cuerpo. Sin embargo, esta animación de The Illusion Lab permite experimentar durante unos instantes el desarreglo controlado de los sentidos en condiciones absolutamente pasajeras.

Sólo mira las letras que van apareciendo en el centro de la pantalla, léelas en voz alta y, de preferencia, utiliza la pantalla completa para visualizar el video. Al mirar fuera de la pantalla te encontrarás durante unos instantes (sólo unos instantes, no te asustes) dentro de una visión digna del mundo psicodélico. Buen viaje.

Te podría interesar:

Científicos afirman que oler flatulencias podría prevenir el cáncer

Por: pijamasurf - 07/12/2014

El olor y sonido de un pedo o flatulencia produce una reacción de disgusto y se considera poco apropiado celebrarlo. Pero en un contexto clínico y evolutivo, las flatulencias podrían proteger a las células y prevenir enfermedades

fart

Un estudio de la Universidad de Exeter, UK, afirma que aspirar olores nauseabundos podría ayudar al cuerpo a reparar células dañadas y prevenir enfermedades provocadas por el debilitamiento de estas. A pesar de que el sulfuro de hidrógeno (ese olor a huevos podridos de tus flatulencias) puede ser sumamente tóxico en altas dosis, este caso vuelve a recordarnos el principio alquímico de que el veneno bien administrado puede convertirse en medicina.

El doctor Mark Wood, autor del estudio, afirmó en una entrevista que este descubrimiento puede colocar a las flatulencias en el lugar de "héroes de la salud, con profundas implicaciones para futuras terapias de diversas enfermedades".

Dichas terapias incluyen reducción del riesgo de contraer cáncer, sufrir infartos o ataques cardíacos, artritis y demencia, gracias a la preservación de la mitocondria.

Para ello están diseñando un compuesto llamado AP39, que podría descargar pequeñas dosis en el cuerpo a medida que fuera necesario.