*

X

Peces habitan este centro comercial abandonado de Bangkok (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/02/2014

Jesse Rockwell, chef y viajero, tomó estas imágenes que registran el inevitable regreso de todo al mundo natural, en este caso un centro comercial en ruinas desde 1999, que ahora es el estanque de cientos de peces nativos de Tailandia

Hace unos días compartimos en Pijama Surf una serie fotográfica sobre lugares de factura humana reconquistados por la naturaleza: barcos, casas, parques de diversiones y otras edificaciones que luego del abandono se incorporaron lenta, inevitablemente al entorno natural. O fueron incorporados, para decirlo con mayor precisión, pues en este caso la voz pasiva acentúa ese poder del ecosistema que de algún modo consiste en atraer para sí todo aquello que está a su alcance, buscando siempre armonizarlo con respecto al equilibrio natural. En todo caso es el hombre quien, en su salto evolutivo, comenzó a rivalizar con la naturaleza y alterar al mundo a su favor.

Para continuar documentando ese singular contraste que se presenta cuando las obras de los hombres regresan, y al mismo tiempo no, a un ya imposible estado primigenio, publicamos ahora estas imágenes de un centro comercial en Bangkok, Tailandia que, anteriormente en ruinas después de sufrir un incendio en 1999, es ahora el hábitat de cientos de peces nativos de la zona.

De paso por el país asiático, el chef y viajero Jesse Rockwell tomó estas impresionantes fotografías de lo que llamó un “acuario urbano”; ciertamente uno involuntario y que, como tal, podría más bien perder tal denominación a cambio de una menos humanizada.

Te podría interesar:

Esta gema turquesa es el verano de Alaska visto desde el espacio (FOTO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/02/2014

Una poética captura espacial muestra un glaciar como si fuera una gota-piedra preciosa

turquesa-gema

 

La imagen del día viene del NASA Earth Observatory que completa el círculo polar entre la poesía y la ciencia. Una gema turquesa que es un emblema del verano, el regalo de un dios hiperbóreo, una joya delicada que en realidad nos muestra, como el cristal de una ventana, la geografía del sur este de Alaska: una visión de un estanque derritiéndose en la cima de un glaciar. Este es el efecto puro del verano que hace mella en el hielo y nos deja una gota labrada de azul.

La imagen fue tomada por el avión de investigación ártica ER-2 el 16 de julio a 20,000m de altura en un vuelo de reconocimiento estudiando la topografía del norte de nuestro planeta, así como las nubes y las formaciones de hielo, en un esfuerzo por mejorar las mediciones satelitales.