*

X

¿Los estados generados por drogas, alcohol y sexo están sólo en la mente? (Sobre la hipnosis y los estados alterados)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 07/23/2014

Los estados alterados de conciencia podrían producirse mediante inducción hipnótica lo cual, más que una atracción de entretenimiento, podría generar una nueva cultura de drogas de la conciencia despierta: sin efectos secundarios y reversibles en segundos

En un nivel muy básico, todos los estados de la conciencia tienen lugar precisamente en la conciencia: la vigilia, el sueño, así como la ebriedad y los "estados alterados" solamente son posibles mediante el complejo código de nuestra percepción.

¿Pero qué pasaría si esta percepción pudiera hackearse, pudiera decodificarse y utilizarse para experimentar estados eufóricos o de gran exaltación sin los perjudiciales efectos secundarios y adictivos que pueden tener algunas sustancias químicas?

El hipnotista Albert Nerenberg (llamado Neuron sobre el escenario) revive un antiguo truco de hipnosis que consiste en hacer que un grupo de voluntarios se comporte como si estuvieran ebrios, o que experimenten alucinaciones y estados alterados bajo el influjo de drogas mentales...

"No estoy hablando de sutiles subidones de conciencia", afirma Neuron. "La gente describe estas experiencias como totalmente reales, y vemos los efectos secundarios físicamente. Ritmo cardiaco acelerado, dilatación de pupilas, alucinaciones profundas. La única diferencia es que pueden volver a estar sobrios en segundos".

Las implicaciones de algo así tienen el potencial de crear una industria de "drogas descafeinadas", que si se toma en serio podría desactivar la guerra contra las drogas y crear exóticas nuevas sustancias (mentales) de diseñador, como una que produzca hilaridad frente a declaraciones serias, o que te haga imaginar que toda la gente está desnuda (como ocurre efectivamente en el video).

Te podría interesar:

"El desenvolvimiento de la flor cósmica": ¿la mejor animación psicodélica de 2014?

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 07/23/2014

Una de las más elegantes y visualmente deliciosas animaciones que este rubro nos ha regalado

 

Vemos, muchas veces, animaciones psicodélicas turbocargadas de mandalas y conjuntos fractales disolviéndose en un un flujo de transformación, que al final son solamente un poco de pirotecnica gráfica. No es el caso del trabajo de Ben Ridgway, Cosmic Flower Unfolding, una de las más elegantes y visualmente deliciosas animaciones que este rubro nos ha regalado, ganadora de múltiples premios. En menos de 2 minutos podemos entrar al corazón de la materia submarina, en donde cobra vida la información de seres que evocan anémonas, dinoflagelados, medusas, moléculas de sal, algas y flores eléctricas y son también mandalas, glifos, arabescos y partículas de un superorganismo que nos recuerda a una especie de fauno marino o una ondina psicodélica cuyo rostro está compuesto de flores azules transparentes y cuyo cuerpo es un portal como la boca abierta del océano. Entramos a la repetición hipnótica que lo mismo podría ser el lento acercamiento de un viaje de DMT que la apertura del libro de la naturaleza, un poco en el tenor del trabajo de Ernst Haeckel.

El flujo emergente de la animación parece estar sincronizado con un patrón de olas, como la respiració de un mar cibernético o un silencio enteógeno que nos permite escuchar la palpitación de la vida misma, el universo vegetal y mineral con sus secretos. La animación, al final, no es sólo una bella estampa decorativa o una distracción más; cumple la función de revelarnos y hacernos adentrar en la noción de que la materia está hecha de un código, que contiene joyas secretas, y las formas geométricas son un puente de conciencia a la integración de la unidad entre todas las cosas. Es un vehículo sucedáneo del viaje psicodélico mismo.

Screen shot 2014-08-12 at 10.19.18 AM