*

X

La ciencia nos dice cómo parar penalties correctamente (spoiler: estadísticamente, es casi imposible)

Por: pijamasurf - 07/07/2014

¿Es posible encontrar una base estadística para predecir el comportamiento de una pelota y evitar que entre en la portería durante un tiro de penal? Las conclusiones de estos estudios son desalentadoras

Los mexicanos aún se encuentran sumidos en el rencor debido a que el Tri fue eliminado de Brasil 2014 debido a un tiro de penal en el juego contra Holanda. Chile y Costa Rica corrieron con la misma suerte en ronda de penales. Y es que un tiro de penal o penaltie es el peor escenario posible para conseguir la victoria, pues el guardameta tiene a la física en su contra, además de la estadística: según una investigación de Michael Bar-Eli, de la Universidad de Negev en Israel, 85% de los tiros de penal resultan en goles.

Analizando videos de 286 tiros de penal de ligas profesionales en Europa y Sudamérica, además de torneos en Europa y Copas del Mundo, cada cobro fue reducido a un puñado de variables: cada tiro puede ir en tres direcciones verticales (alta, media o baja) con respecto a la portería, al igual que en tres horizontales (derecha, centro o izquierda). A su vez, los movimientos del arquero fueron divididos en tres opciones: saltar a izquierda, derecha o quedarse en el centro. La estadística es desoladora, pues 85% de los tiros de penal resultan en goles o, lo que es lo mismo, en la incapacidad del arquero para elegir la trayectoria correcta del balón y evitar el gol.

57% de los tiros fueron colocados en el tercio inferior, con una cifra de éxito de ~80%; en comparación, sólo 13% de los tiros fueron colocados en el tercio superior de la portería, pero 100% de ellos resultaron en goles.

El movimiento del portero es otra variable importante: al intentar detener el balón, los porteros saltan a izquierda o derecha 94% de las veces, pero su tasa de éxito es sólo de 40%. Lo interesante es que cuando el arquero se queda en el centro de la portería y el tiro coincide con él, logran evitar el gol 60% de las veces. Dado que 30% de los tiros de penal se dirigen al centro de la portería, quedarse quietos podría aumentar las probabilidades de detener el balón hasta en 33%.

¿Así que la mejor estrategia para detener penales es no moverse de lugar? Es posible, pero la estadística no siempre es tomada en cuenta en el campo de juego. Sin embargo, un portero que no se moviera de su lugar durante un tiro probablemente sería tildado de flojo o poco hábil; y es que la verdadera conclusión de Bar-Eli es que el esfuerzo aparentemente "heroico" de los guardametas por saltar hacia uno u otro lado de la portería (cubriendo apenas 1/9 parte del ancho de esta) crea la percepción de que el portero "intenta" hacer algo para detener el tiro.

La física puede darnos otro puñado de variables interesantes. Por ejemplo, según Rhett Allain, la velocidad de los penales cobrados durante el juego de Brasil contra Chile fluctuó entre 38 y 65km/hr (30m/s en promedio) en los 11 metros que separan al balón de la zona de penal hasta la línea de gol.

Para tratar de dar la percepción de que se hace algo para evitar el gol, los arqueros comienzan a moverse 0.2 segundos antes de que el balón se mueva, a una aceleración que Allain sitúa en 5.26m/s2. Si el arquero comienza a moverse al centro de la portería, ¿cuánto le tomará llegar a cualquiera de los lados de la portería, que mide 7.32m de ancho? Comenzando a velocidad cero, es posible situar la posición del arquero según esta ecuación de movimiento:

La te xi t 1

Con una posición final de x a 3.66m del centro y una aceleración de 5.26m/s2, el arquero tiene 1.18 segundos para estar en el lugar donde el balón puede o no estar; sin embargo, la velocidad más baja de los tiros de dicho encuentro fue de 17.9m/s, lo que permite que el balón cubra los 11 metros del pie del tirador hasta la línea de gol en tan sólo 0.61 segundos.

En contraposición con las conclusiones de Bar-Eli, Allain afirma que adivinar es la ruta más exitosa para detener el balón. Dicho de otra forma, no hay forma física en que un portero pueda predecir con 100% de eficacia la trayectoria ni la velocidad de un balón a esa distancia, además de que cuenta sólo con una oportunidad para hacerlo.

Resta decir: no fue penal, pero si lo fuera, el arquero tiene la física y la estadística en su contra.

Te podría interesar:

¿Son estos retratos de presidentes de E. U. con senos en la cara lo mejor que le ha pasado al arte contemporáneo?

Por: pijamasurf - 07/07/2014

Emily Deutchman es una pintora con un nicho muy específico: retratos en acuarela de presidentes de Estados Unidos con senos en la cara. La serie Presidents with Boob Faces entrega exactamente lo mismo que ofrece: 44 reinterpretaciones de los retratos oficiales (menos el de Obama) de los presidentes de E. U. con glándulas mamarias en el rostro.

A decir de Deutchman, el propósito fue "subvertir la solemnidad de estas figuras icónicas al transformar sus rostros con infantiles dibujos de senos", además de que la serie "explora la permutación de un concepto ejecutado 44 veces y la posibilidad de diversidad hallada en esa idea".

Los retratos son lo mejor que le ha pasado al arte del absurdo con senos desde la novela El pecho (The Breast) de Philip Roth.