*

X

La ciencia comprueba que el estrés es altamente contagioso

Salud

Por: pijamasurf - 07/13/2014

Posiblemente ya lo sospechabas, y ahora la ciencia lo comprueba: el estrés es muy contagioso a través de los sentidos

estres2

Investigadores de la Universidad de St. Louis y la Universidad de California en San Francisco han encontrado pruebas de algo que muchos hemos experimentado pero no estaba sustentado científicamente: el estrés es muy contagioso.

En el experimento en St. Louis, los sujetos fueron obligados a observar situaciones estresantes, como un hombre defendiéndose contra falsas acusaciones. Inmediatamente, los observadores obtuvieron el estrés del defensor, teniendo una evidente alza en sus niveles de cortisona.

Por su parte, en San Francisco encontraron que el estrés se contagiaba fácilmente entre las mamás y su bebes.

Durante largo tiempo, la ciencia se ha preguntado acerca de los mecanismos que hacen que las emociones se transfieran de una persona a otra. Ahora se piensa que el estrés se contagia a través de los sentidos, al captar los signos sutiles del lenguaje corporal. Aunque el estrés se puede transmitir entre extraños, se crea un vínculo mucho más fuerte entre personas familiares.

Además, el estudio de San Francisco muestra que la ansiedad puede ser captada desde que somos muy pequeños, menos simbólicamente pero más sensorialmente, a través del tacto de nuestras madres.

Y tú, ¿en qué situaciones has sentido que te contagias de estrés?

Te podría interesar:

Comer materia fecal podría curarte de múltiples enfermedades

Salud

Por: pijamasurf - 07/13/2014

Los trasplantes fecales podrían ser uno de los probióticos más efectivos

fecal-transplant-3Antes habíamos visto cómo comer un poco de tierra puede considerarse bueno para la salud; ahora consideremos por qué comer heces fecales podría ser una importante herramienta para sanar diversos padecimientos. En los dos casos la clave tiene que ver con las bacterias y demás microorganismos que pueden encontrarse en las heces fecales y en la tierra, los cuales son vitales para mantener el balance del microbioma humano (el ecosistema que formamos junto a nuestra flora intestinal).

El New York Times reportó sobre un caso extremo en el que un paciente no respondía a antibióticos luego de contraer una infección de Clostridium difficile que lo había dejado ya en un estado en el que tenía que utilizar una silla de ruedas por la constante diarrea que padecía. Su médico, el Dr. Khoruts de la Universidad de Minnesota, recurrió in extremis a un trasplante, en este caso, de su esposo. Para poder darle la bacteria sana de su esposo, el Dr. Khoruts mezlcó una solución salina con el excremento del hombre. Increíblemente, la diarrea desapareció en un día y no regresó. Al analizar los microbios de esta mujer, el Dr. Khoruts descubrió que las bacterias de su esposo habían colonizado su intestino, precipitando la cura de su enfermedad.

Este procedimiento es conocido como bacterioterapia o trasplante fecal y ha cobrado cierta popularidad en los últimos años como un medio efectivo para restaurar la flora intestinal --muchas veces dañada por el uso de antibióticos. 

El Dr. Paul Jaminet señala que esta terapia bacterial puede hacerse también simplemente comiendo las heces fecales de una persona sana o insertándolas en el recto --aunque siempre es recomendable tener supervisión calificada. Recomienda tomar mucha agua después de comer las heces fecales, para que las bacterias laven el estómago y rompan la barrera de ácido. 

Los trasplantes fecales podrían ser los mejores probióticos disponibles, ya que suele ser difícil encontrar exactamente la cepa de bacterias necesaria y la mayoría sólo se basan en lactatos. Algunos doctores recomiendan probióticos basados en la tierra (soil-based) o incluso los que se pueden obtener de alimentos fermentados como el kimchi, la col agria, los búlgaros o, en México, el pulque.

La importancia de los probióticos en la dieta no debe subestimarse, ya que mantener un equilibrio en nuestra flora intestinal es vital para tratar diversos padecimientos como la enfermedad de Crohn, la disbiosis, el síndrome de intestino irritable, Candida e incluso diversas enfermedades mentales, como sugiere el trabajo de la Dra. Natasha Campbell

El ser humano tiene 10 veces más células bacterianas que propiamente humanas y la gran mayoría de neurotransmisores son producidos en el intestino, a la vez que nuestro microbioma forma nuestro sistema inmune adquirido. Es importante recordar y saber que cuando nos alimentamos también estamos alimentando a este delicado ecosistema con el cual formamos un superorganismo.

Así que recuerda, con un aire de poesía escatológica: comer caca te puede hacer más fuerte. Y si tienes un amigo muy sano, quizás sea el momento de pedirle un regalo cuando vaya al baño. Lazos coprofílicos que sanan.