*

X

Esta máquina para dibujar penes podría ayudar a iluminarte (VIDEO)

Por: pijamasurf - 07/23/2014

Esta maquina está exclusivamente diseñada para trazar falos con un Sharpie mediante, simplemente, oprimir un botón

Con el fin de facilitarnos tareas y acelerar nuestra evolución, a lo largo de los siglos los seres humanos hemos cultivado miles de máquinas que pueden aprovecharse en incontables rubros. Sin embargo, hay ocasiones en las que, más allá de la simple utilidad, un plano que, aunque responda al pulso evolutivo, no deja de ser esencialmente primitivo, estos artefactos persiguen objetivos más trascendentales o etéreos: por ejemplo la estética, la poesía o la reflexión. Y tal vez, está maquina que funciona exclusivamente para dibujar falos es un caso que podríamos incluir en este último segmento. Su fin es tan ridículamente abstracto que termina ofreciendo un pretexto para reflexionar largamente: ¿por qué existen cosas así? ¿quién es capaz de acumular tal cantidad de ocio para terminar creándolas? ¿podría convertirse en un instrumento psicoanalítico? Interrogantes todas que podrían detonar algunas de las mayores virtudes a nuestro alcance, por ejemplo la creatividad o, incluso, el wu wei (la no mente), detonante directo de esa epifanía climática que llamamos iluminación. 

 

Te podría interesar:

Nomad: fascinantes fotografías de los eternos viajeros

Por: pijamasurf - 07/23/2014

El fotógrafo Jeroen Toirkens nos lleva a conocer la vida de los nómadas del hemisferio norte

nomad9

El término “nómada” hoy en día es una metáfora común para el errante a la deriva. Pero de hecho, el movimiento de los nómadas tradicionales está lejos de ser azaroso: es tanto predeterminado como sistemático. La mayoría de ellos vive en áreas marginales como desiertos, estepas y tundras, en donde la movilidad se vuelve una estrategia lógica y eficiente para recolectar recursos escasos que están dispersos de manera desigual a lo largo de territorios grandes. Quizá estemos llegando al día en que los nómadas que aún caminan el mundo sean las últimas generaciones. El fotógrafo Jeroen Toirkens creó un fascinante libro visual de los últimos nómadas del hemisferio norte, desde Groenlandia hasta Turquía.

Nomad tomó una década en completarse. Despliega 150 fotografías en blanco y negro que revelan lo que se siente como una realidad alterna, a veces severa, a veces absolutamente poética. Las culturas nómadas, mediante este libro, aparecen como una suerte de isla en el océano de las “otras culturas”. Algo tan lejano al nuevo orden mundial, lleno de ciudades y marcas de civilización, que parece imposible.

nomad8

nomad7

nomad6

Jelle Brandt Corstius, en el prólogo del libro, explica:

Desde los comienzos del tiempo, la gente nómada ha recorrido el mundo. Buscando comida, alimentando a su ganado. Buscando una existencia, libertad. Viviendo en lo salvaje, las montañas, desiertos, tundra y hielo. Con solamente una delgada capa de tela entre ellos y la naturaleza. La Tierra en el siglo XXI es un lugar atestado, calles y ciudades en todas partes. Sin embargo, de alguna manera, estas personas se aferran a tradiciones que se remontan a los comienzos de la civilización humana.

 

nomad20

nomad2

nomad18

En su totalidad, el libro es un bello ejercicio de cambio de perspectiva. Nos invita a dirigir nuestra atención e imaginación a una parte del mundo (nuestro mundo) que funciona bajo otras leyes y está en constante movimiento. Es otra manera de pensar en la condición humana y su relación con la naturaleza.

nomad15

nomad17