*

X

Acompaña tu tarde nublada con T. S. Eliot leyendo El libro de gatos prácticos del viejo Possum

Por: Lucia Ortiz Monasterio - 07/28/2014

Las tardes de este verano se verían bien acompañadas de las lecturas de T. S. Eliot de sus gatos pácticos. Escúchalo aquí

Old-Possum-cover

Si hubieras vivido en 1939 en Inglaterra siendo un amante de los gatos, seguramente hubieras comprado la versión de arriba de Old Possum’s Book of Practical Cats, con la portada que el mismo T. S. Eliot dibujó a mano. (Hoy en día esa edición cuesta poco más de 37,000 dólares). Pero Eliot no sólo dibujó la carátula para su libro, sino que lo leyó en voz alta para hacer un audiolibro.

La voz de Eliot es bien conocida porque va de las profundidades a las colinas con brincos parecidos, precisamente, a los de un gato. (The Rum-Tum-Tugger is a cu-rious cat) Hay otras versiones posteriores de El libro de gatos prácticos del viejo Possum, pero no deberías perderte la voz del poeta presentando a Rum Tum Tugger, Mr. Mistoffelees y Macavity, el gato misterioso. El playlist es un gran acompañante para tardes nubladas como esta.

Open Culture acaba de añadir la versión original del audiolibro a su increíble colección de 550 audiolibros gratuitos. También puedes escuchar al autor de “The Wasteland” leyendo a sus gatos en Spotify:

 

 

Twitter del autor: @luciaomr

Leyes surrealistas, estúpidas y sin embargo vigentes en Estados Unidos

Por: pijamasurf - 07/28/2014

Una ley es promulgada porque alguien la rompió: esta serie nos muestra algunas de las cosas más estúpidas que, por alguna extraña razón, son ilegales

Las leyes de los países son las encargadas de normar el comportamiento de los ciudadanos --pero existen leyes que parecen haber surgido de historias divertidas, estúpidas o simplemente fuera de lo común.

La fotógrafa Olivia Locher ha realizado la serie I Fought the Law con la intención de ilustrar y satirizar algunas de las leyes más tontas (y vigentes) en E. U.

Hacer un picnic en un cementerio o hacerle cosquillas a una mujer bajo la barbilla parecen prohibiciones salidas de un Evangelio hiperconservador o de un sitcom enfermo; sin embargo, la investigación de Locher muestra que en algún momento había cierta lógica en estas leyes.

Por ejemplo, la ley sobre ponerte una moneda en la oreja (Hawaii) entró en vigencia luego de comprobarse que los vendedores de droga tenían la costumbre de identificarse de esta manera.